El Salvador en busca de sistemas constructivos resistentes a sismos

La Agencia de Cooperación Japonesa ha equipado y capacitado, en los últimos años, a varios ingenieros locales para investigar y desarrollar modelos de construcción más fuertes.

Profesionales latinoamericanos que han sido capacitados por la agencia internacional del Japón (JICA) participaron en una prueba en la cual se midió la resistencia de materiales de construcción en el "Laboratorio de mesa inclinada" de la facultad de ingeniería de la UES.

Por Susana Joma

Jul 23, 2017- 19:00

Dada la situación de vulnerabilidad frente a los terremotos, El Salvador enfrenta el reto de encontrar sistemas de construcción resistentes, por lo que la Agencia de Cooperación Japonesa (JICA, por sus siglas en inglés) le ha dado la mano para tener avances en el campo.

En la actualidad El Salvador es el único país de la región que posee un Laboratorio de Mesa Inclinada, el cual sirve para que los ingenieros puedan probar modelos de construcción, especialmente de viviendas sociales, con miras a identificar sus debilidades.

 

 

El laboratorio está en el seno de la Universidad de El Salvador (UES) y fue construido con fondos provistos por la JICA en el marco del programa TAISHIN que ese organismo japonés ha ejecutado a nivel local en las últimas décadas.

Según datos proporcionados por la JICA, este laboratorio es uno de los pocos a escala real que hay en Latinoamérica y ya se le está sacando mucho provecho para hacer investigaciones y capacitar a los profesionales del país y del extranjero.

A finales de la semana pasada un contingente de 14 ingenieros provenientes de El Salador, Chile, México, República Dominicana, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, sometieron a prueba sobre la Mesa Inclinable un modelo de construcción fabricado por Fundasal con bloques de adobe (mezcla de arcilla y tierra blanca).

Los especialistas hicieron que la mesa, que está dotada de un sistema hidráulico, se inclinara de forma progresiva y en la medida que eso ocurría se generó cierta presión en las paredes de la construcción: La pared central se desplomó cuando la mesa alcanzó una inclinación de 15.36 grados.

Kazuo Fujishiro, jefe representante de JICA, manifestó que el experimento fue parte del curso “Construcción sismo resistente en Latinoamérica” que esa instancia impulsa para beneficio de varias naciones del istmo.

Fujishiro detalló que una fase del proceso de formación se llevó a cabo en Japón y la otra en este país.

“Se lleva a cabo estos esfuerzos para que los ingenieros de los países latinoamericanos se preparen en la tecnología sismo resistente, sobre todo para que las casas de la gente humilde no tengan daños cuando ocurran sismos”, explicó el funcionario japonés.

De acuerdo con lo expresado por el doctor Edgar Peña, vicedecano de la Facultad de Ingeniería de la UES, lo que se busca con el Laboratorio Mesa Inclinable es ver la manera de cómo se puede mejorar el comportamiento de edificaciones frágiles.

El ingeniero Peña señaló que esto es importante dado que fueron las viviendas construidas con ese tipo de material las que más resultaron dañadas en los terremotos ocurridos en 2001, las cuales aún son muy comunes en el área rural.

El modelo constructivo que fue sometido a prueba en esta oportunidad tenía dos aberturas (puerta y ventana) y ya había sido objeto de ciertas mejoras a partir de los resultados obtenidos en experimentos previos. Por ejemplo, tenía una fundación hecha con una mezcla de piedra y cemento que evitará que el agua lluvia empiece a debilitar las paredes; además, tenía varas de castilla a partir de las cuales pusieron las hiladas de ladrillos de adobe.

De acuerdo con el profesional, normalmente las estructuras que no tienen ningún refuerzo fallan antes de los 14 grados de inclinación.

El funcionario precisó que desde 2007 vienen haciendo experimentos en materia de construcción y este es el segundo ensayo que se hace con adobe en el curso que se lleva con el apoyo del JICA.

Para el ingeniero Carlos Escobar, ex becario de JICA y subdirector de la Escuela de Ingeniería Civil, con el apoyo del ente cooperante se ha investigado no solo el sistema de construcción de adobe, sino otros como el de bloque panel, bloque de concreto y el de mampostería confinada.

A partir de las primeras investigaciones, en coordinación con Fundasal y otras instituciones del gobierno, produjeron y difundieron un manual para viviendas nuevas; pero con estas otras pruebas se busca encontrar formas para reforzar las viviendas de adobe que ya están construidas, sobre todo en zonas altamente sísmicas.

“Esto no se queda en investigación. Es importante transmitir esta información hacia los sectores que fueron perjudicados ”, aclaró el ingeniero Escobar, tras señalar la necesidad de generar una cultura antisísmica en los procesos constructivos.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Familia, amigos y exempleados de Nayib Bukele están en el Gobierno
Noticias ¿Sueñas con vivir en otro país? 5 países de inmigración fácil para salvadoreños
Noticias Así será la mega ciudad que construye en El Salvador el líder de la iglesia la Luz del Mundo, detenido en EE.UU. por delitos sexuales