El migrante salvadoreño atropellado en Tijuana soñaba con ser chef en Estados Unidos

Nelson Flores formaba parte de la segunda caravana de salvadoreños que salió el el pasado 31 de octubre. “Yo voy a sacarlas adelante”, les repetía a su tía, prima y sobrina, la familia que ahora lo llora en El Salvador.

Cecilia Flores no ha podido conciliar el sueño desde que recibió la trágica noticia: su sobrino, al que crió como un hijo, había muerto atropellado en Tijuana persiguiendo su sueño. Foto EDH / Jessica Orellana

Por Marvin Romero

Dic 07, 2018- 06:52

Pasaban veinte minutos de la una de la madrugada y el teléfono en la casa de la familia Flores no paraba de sonar. Era el primer día de diciembre y hacía frío. Al otro lado de la línea telefónica, una mujer intentaba desesperadamente hablar con Cecilia Flores, la matriarca del hogar, para decirle que su sobrino, a quien Cecilia consideraba casi un hijo, estaba muerto.

La hija de Cecilia contestó la llamada. Al colgar, respiró profundo antes de intentar despertar a su madre. Trató de escoger con cuidado las palabras que utilizaría, pero no había forma compasiva de decir lo que debía decirle: “Mamá, Nelson tuvo un accidente y está muerto”, es lo que Cecilia ha decidido recordar de aquella madrugada. Lo repite un par de veces, como si esa frase hicieran olas infinitas en su memoria. Confiesa que, desde esa fría noche, no ha conseguido volver a dormir tranquila.

 

 

Nelson Armando Flores, de 36 años, murió arrollado por una camioneta Ford F50 color blanco que era conducida por un hombre en estado de ebriedad, así lo informaron las autoridades mexicanas. Eso es lo único que sabe la familia.

GALERÍA DE FOTOS:

La angustia de la familia del salvadoreño que murió atropellado en Tijuana

Veinte minutos pasaban de la una de la madrugada del 01 de diciembre de 2018 cuando Cecilia Flores recibió una llamada telefónica en donde le confirmaban que su sobrino, Nelson Flores había muerto atropellado en Tijuana, México. Él era parte de la segunda caravana de migrantes salvadoreños que dejó el país el pasado 31 de octubre.

El hecho sucedió seis horas antes de la llamada, en la colonia Mariano Matamoros de la ciudad de Tijuana en Baja California, México. Allá eran las cinco de la tarde, en El Salvador eran las siete de la noche. El sobrino de Cecilia caminaba por una acera cuando fue embestido, a pocos metros del albergue El Barretal, en donde residía temporalmente.

Una de las fotografías que la familia de Nelson más atesora es en donde el salvadoreño aparece frente a un letrero con la palabra Tijuana. Se la tomó a su llegada a la ciudad fronteriza con Estados Unidos y fue una de las últimas imágenes que les compartió. Foto EDH/ Jessica Orellana

Nelson formaba parte de la segunda Caravana de migrantes salvadoreños que salió del país el pasado 31 de octubre, con rumbo a la frontera norte de México. Llevaba unos días en Tijuana y estaba a la espera de poder cruzar a Estados Unidos para solicitar asilo.

Según datos oficiales de la Dirección General de Migración y Extranjería, un total de  2,719 personas dejaron El Salvador, sumadas las cuatro Caravanas que partieron desde finales de octubre pasado. En la primera, del 28 de octubre, abandonaron el país 685 personas y lo hicieron a través de la frontera La Hachadura.

Nelson ya se encontraba en la lista de espera para poder pasar a territorio de Estados Unidos y solicitar su condición de asilo. Foto EDH/ Jessica Orellana

En la segunda Caravana, del 31 de octubre, salieron de El Salvador 1,778 personas: 1,049 abandonaron el país por la frontera La Hachadura y 729 lo hicieron por el paso fronterizo de San Cristóbal. En la movilización del 05 de noviembre, la más pequeña de todas, solo se registró la salida de 55 salvadoreños por el paso fronterizo de Las Chinamas.

Por último, en la Caravana del 18 de noviembre fueron 201 personas quienes dejaron El Salvador: 195 abandonaron el país a través de la frontera La Hachadura y seis salvadoreños lo hicieron por el punto fronterizo de San Cristóbal. Nelson viajaba con uno de los primeros grupos de la segunda Caravana que logró llegar hasta Tijuana.

VIDEO

Escalar el muro México-EEUU, el desafiante intento de migrantes

A plena luz del día algunas familias de migrantes centroamericanos que llegaron a la mexicana Tijuana escalan el muro fronterizo hacia Estados Unidos para buscar el sueño americano pese a las amenazas del presidente Donald Trump.

Antes de arribar a ese punto fronterizo, Nelson debió recorrer, en México, la ruta Noroeste, de más de 5,000 kilómetros, que han seguido miles de centroamericanos en su rumbo hacia el sueño americano. Atravesó Guadalajara, Manzanillo, Mazatlán y Hermosillo, hasta llegar a Baja California, en donde los migrantes se refugian en albergues temporales.

“Me dijo que ya le habían puesto una pulsera en la mano, se suponía que era de los siguientes en pasar al otro lado para pedir el asilo”, declara Cecilia, sentada en el sofá de su casa y rodeada por las fotografías de su sobrino, que parecen observarla mientras cuelgan de la pared.

Nelson Flores era prácticamente un huérfano, su madre murió cuando él tenia tan solo cinco años de edad y su padre estuvo ausente casi toda su vida. Foto EDH/ Jessica Orellana

Todas corresponden a cuando Nelson era tan solo un niño. “Hoy, con esto de los celulares ya no se imprimen fotografías como antes”, se excusa al notar que no hay retratos de su sobrino como adolescente o como adulto. Lá única es una pequeña estampa de cuando el joven Nelson se graduó de bachiller en 2011.

“Siempre fue un muchacho tranquilo, iba a la escuela y jamás se metía en problemas”, recuerda y sostiene entre sus manos una de las fotografías que estaba en la pared. En el retrato, Nelson mira directamente a la cámara y sonríe con cierta picardía y astucia, parecía estar feliz. La imagen tiene alrededor un marco de madera clara, algo manchado por el paso de los años. En la parte de arriba del marco, están talladas las palabras “Te Extraño”.

Nelson Armando Flores junto a dos amigos y compañeros de caravana en Guatemala. Foto EDH / Cortesía

Un abrupto silencio, lleno de cualquier cantidad de tristezas, le arrebató las palabras de la boca a Cecilia y sus ojos enrojecidos fueron evidencia del dolor de cada paso que daba por las calles de su memoria: “él soñaba mucho, me decía que quería ser abogado, a los días cambiaba y quería trabajar en un avión, después quería ser maestro y siempre era un sueño distinto”, intenta narrar con la voz entrecortada, a punto de romperse.

“Hace poco fue su cumpleaños, el 03 de noviembre”, agrega y la última palabra de esa frase se le desbarata de los labios, en un llanto suelto y desbocado: “es como que me han arrancado un pedazo del corazón”, alcanza a decir y no puede seguir hablando.

Desde pequeño, Nelson soñaba con dedicarse a alguna profesión importante. Quiso ser piloto, maestro y abogado. Foto EDH/ Jessica Orellana

“No las voy a olvidar”

La madre de Nelson murió cuando él tenía apenas cinco años de edad. Fue Cecilia quien lo educó desde entonces y se prometió a sí misma que aquel niño de la risa traviesa, en la fotografía que sostenía entre sus manos, jamás estaría solo.

Cecilia tiene un hermano, Miguel, una hija y una nieta: ellos eran la familia de Nelson en El Salvador. La mujer relata que su sobrino le dijo en una ocasión, antes de partir con la Caravana, que su objetivo era llegar a Estados Unidos para conseguir un trabajo como Chef y así ganar el dinero suficiente para ayudarlos a salir adelante y no dejarlos solos como ellos no lo dejaron solo a él.

Nelson ya trabajaba como cocinero en El Salvador. Esa era su más reciente profesión soñada, como aquellas que tenía siendo un niño. “Me contaba de sus planes de estudiar cocina y convertirse en Chef”, relata Cecilia y explica que ya se encontraban en el proceso de aplicar a programas de becas para escuelas de cocina en El Salvador.

La familia de Nelson vive angustiada desde la madrugada del 01 de diciembre, cuando fueron notificados de la muerte del salvadoreño. Foto EDH/ Jessica Orellana

“Cuando sea cocinero en Estados Unidos, un día voy a tener papeles legales y las voy a mandar a traer”, recuerda Cecilia que su sobrino le dijo antes de emprender el viaje. “Yo no las voy a olvidar, voy a sacarlas adelante”, les repetía constantemente a su tía, prima y sobrina. A la pequeña, de tan solo cuatro años de edad, Nelson solía llamarla “Niru”, de cariño: “vas a crecer bien, porque yo voy a cuidarte desde lejos”, le decía en esas tardes en las que pasaban horas jugando juntos.

El éxodo

2,719

El total de salvadoreños que dejaron el país, sumadas las cuatro caravanas que partieron desde finales de octubre pasado

Incluso durante su travesía entre El Salvador y Tijuana, Nelson se mantuvo en constante contacto con su familia. Les escribía casi a diario y les enviaba fotografías de los lugares a los que llegaba junto al resto de migrantes de la segunda Caravana. Compartía el teléfono celular con otros dos salvadoreños que conoció en el recorrido.

Cecilia recuerda que siempre que le escribía trataba de persuadirlo para que abandonara la Caravana y se regresara, pero él se negó cada vez.

Las autoridades de migración reportan que, de los 2,719 salvadoreños que dejaron el país en las cuatro Caravanas, un total de 875 han regresado a El Salvador. Eso significa que el 32.18% de los integrantes de las caravanas retornaron al país: 406 personas lo hicieron de forma voluntaria, mientras que 469 fueron deportadas por la autoridad migratoria desde México.

También:

Migrantes de la caravana intentan cruzar el muro con EE.UU. y son repelidos por la Patrulla Fronteriza con gas lacrimógeno

El Gobierno de Estados Unidos cerró el paso fronterizo de San Ysidro, entre San Diego y Tijuana, después de que cientos de migrantes centroamericanos rompieran un cerco de la policía mexicana

¿Cuándo regresa?

Desde la madrugada en que se enteraron de la noticia, la familia Flores vive en una constante incertidumbre sobre el proceso de repatriación del cuerpo de Nelson, desde Tijuana. Y no solo ellos están al pendiente, toda la comunidad en donde residen pregunta a diario por él.

El sobrino de Cecilia era bien conocido entre sus vecinos, la mayoría lo vio crecer o jugar con sus propios hijos y no hay quien esté ajeno a lo sucedido. En la calle, a la mitad del ardiente sol del mediodía, en un laberinto de pasajes, Cecilia contesta varias veces a la misma pregunta: “¿Cuándo regresa?”

“Nos han dicho que puede tardar 15 días o pueden ser meses”, contesta. “Bueno, ahí nos avisa para acompañarla”, le responden, con una palmadita en la espalda o una caricia en la mano y ella sigue su camino.

Su celular también suena constantemente y por sus respuestas, pareciera que las preguntas son siempre las mismas: “De 15 días a dos meses y dicen que tenemos que alistar de 12 a 15 mil dólares y nosotros ¿de dónde?”, explica Cecilia a través del teléfono. “Pero ya fuimos a Cancillería y nos dijeron que no vamos a poner ni un centavo”, añade como tratando de tranquilizar a quien está del otro lado.

En total fueron 2,719 salvadoreños los que dejaron El Salvador entre el 28 de octubre y el 18 de noviembre pasados en cuatro Caravanas. Foto Cortesía

El lunes 03 de diciembre, Cecilia fue citada por representantes de Cancillería para conocer los detalles de la repatriación. Ella afirma que los funcionarios que la atendieron le aseguraron que la institución asumirá los costos del trayecto desde Tijuana hasta El Salvador y que su familia tendría que pagar únicamente el impuesto del aeropuerto y el trayecto entre la terminal aérea y el hogar de la familia, en donde Nelson sería velado. Para eso tampoco cuentan con recursos.

“Lo que me preocupa es que dicen que quieren investigar al hombre que atropelló a mi sobrino y eso puede retrasarlo todo”, expresa Cecilia al tiempo que solicita a las autoridades pertinentes que agilicen los trámites pues cada día que Nelson está lejos, es un día más de angustia para ella.

“Yo no quiero que él quede por allá tirado, es una agonía pensar eso, quiero tenerlo acá para sepultarlo como debe ser”, dice la mujer entre sollozos. “Nos queremos despedir de él”, agrega y recuerda que la última vez que se comunicaron con su sobrino fue la mañana del día en que murió. Ella le envió varios mensajes de voz, el último de la pequeña Niru, en el que le decía: “Tío en dónde estás, tío venite, tío te quiero”. Cecilia nunca supo si Nelson escuchó los mensajes.

Entre las pertenencias que Nelson dejó en El Salvador, se encuentran dos peluches que le regaló su madre cuando era un niño. A él le gustaban mucho las cosas antiguas. Foto EDH/ Jessica Orellana

Te recomendamos

Movistar Eleonora Carrillo, la inolvidable Miss El Salvador que se convirtió en una exitosa abogada internacional
Movistar Meghan Markle se marcha a Canadá y deja solo a su esposo Harry en Inglaterra
Movistar “Ya estoy viuda y él es soltero”, dijo María Antonieta de las Nieves tras besar en la boca a Edgar Vivar

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad