Tres policías son acusados de extorsionar a un comerciante

Los agentes le exigieron $1,000 a la víctima a cambio de no decomisarle la mercadería de la que supuestamente no tenía documentación. El Juzgado Quinto de Paz ordenó que uno de ellos siguiera detenido y los otros dos que fueran procesados en libertad.

Uno de los policías acusados de extorsión a antes de entrar a la audiencia inicial. Foto EDH / Húber Rosales

Por David Marroquín

Nov 27, 2019- 15:28

Tres policías  enfrentaron ayer la audiencia inicial al ser acusados por la Fiscalía General de haber extorsionado con $1,000 a un comerciante de San Salvador.

Después de la audiencia, el Juzgado Quinto de Paz ordenó que uno de ellos siguiera detenido y los otros dos que sean procesados en libertad, pero con brazaletes electrónicos, informó la oficina de prensa del Centro Judicial “Isidro Menéndez”.

El agente, Moisés David Martínez Landaverde, de 31; se mantendrá en detención de forma preventiva y sus otros dos compañeros, Jaime Oswaldo Salazar Cáceres, de 46 años; y Carlos Roberto Alférez Salguero, de 52; deberán de cumplir con una serie de medidas como presentarse cada ocho días al juzgado, no salir del país ni cambiar de domicilio; y además tendrán que andar con brazalete electrónico.

Los tres fueron capturados el 23 de noviembre pasado al final de la avenida Mérida en la colonia Monserrat.

La acusación fiscal señala que los tres policías llegaron uniformados el 18 de diciembre pasado al negocio de la víctima y le pidieron la documentación de la mercadería que comercializaba.

Entonces los policías le dijeron que si no tenía los documentos que amparara la legalidad de la mercadería, se la iban a decomisar o que les entregara $1,000. Sin embargo, la víctima les dijo que solo $500 les iba a dar porque solo eso tenía, según la Fiscalía.

Los imputados recibieron el dinero y se retiraron, no sin antes decirle al comerciante que iban a regresar por el resto del dinero exigido. Tres días después, los tres imputados llegaron al establecimiento, supuestamente para cobrarle el dinero restante.

Sin embargo, la víctima les dijo que no les iba a dar nada porque no tenían una orden judicial para decomisar la mercadería y llamó al sistema de emergencias 911 de la Policía para denunciarlos. Al llegar los policías, éstos arrestaron a sus compañeros en flagrancia y los pusieron a la órdenes de la Fiscalía General.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad