“Jugaron con nuestra dignidad como familia de un profesional de salud”, denuncia hija de anestesista fallecido por COVID-19

La familia recibió la llamada que el profesional de primera línea sería dado de alta el 27 de julio, pero al llegar les dijeron que fue una “equivocación” y que había muerto el 25.

Por Liseth Alas / E. Chacón

Jul 28, 2020- 21:40

En medio del dolor, la impotencia y frustración que la embarga, la hija de un anestesista salvadoreño hizo una denuncia pública ante la forma abrupta en la que su familia fue informada sobre el fallecimiento de su padre a causa de COVID-19. Él era atendido en el Hospital El Salvador.

Daniela Rivera Roque relata en un post de Facebook el difícil momento por el que han atravesado y, el cual, no logran asimilar, pues cuando recibieron la llamada desde el centro médico fue para que acudieran a recoger al paciente que sería dado de alta la tarde del 27 de julio, pero no fue así.

“Jugaron con mis sentimientos y los de la familia y no es justo… mi papá también fue de primera línea y al menos un trato digno para dar la noticia nos merecíamos…. Me duele hasta el alma”, señala Rivera.

“No se vale que jueguen con mi dolor, el dolor de toda una familia que celebraba el alta de mi papá José Rivera hasta hoy todavía por la tarde (27 de julio)… gritamos a los cuatro vientos que mi papá había sido librado de esto… En la mañana recibimos la llamada de Trabajo Social del Hospital de El Salvador informando que mi padre tenía el alta y que teníamos que ir por él a las 2:00 pm. Con un gran grito de emoción y con muchas lágrimas celebrábamos eso”, dice en la publicación.

LEA ADEMÁS: “Luchamos mami, hasta donde pudimos juntos”, la despedida del hijo de Margarita, trabajadora de área de farmacia fallecida por COVID-19

Prosigue que la familia llegó puntual al hospital y con ansias de volver a ver a su ser querido, después de mucho tiempo. Daniela era uno de los integrantes de los Rivera Roque que estaba atenta a ese momento. Ella tenía lista la bolsa de ropa y esperaba la indicación del personal del centro asistencial para poder entregarla.

“Nos fuimos puntuales a traerlo, al ver que no salía me acerque a Trabajo Social para informar que le llevaba ropa para que él saliera porque sabía que no tenía…. Me tuvieron un rato esperando con esa bolsa en mis piernas con la ropa de mi padre dentro y con nuestras esperanzas y felicidad por estar listos para verlo”, detalla.

Sin embargo, todo fue en vano. Personal del lugar se acercó a ella para llevarla a “un cuarto aislado”, donde fue informada que fue un error y que su padre había muerto, pero desde el sábado 25 de julio.

“Luego de un tiempo de muchos sentimientos se acercaban varios a pedirme ir a un cuarto aislado… ahí me daban la noticia, la peor de mi vida… De que todo había sido una equivocación, así ‘patada al pecho’, mi padre había muerto y lo peor que no hoy (27 de julio), sino desde el sábado 25… Mi mundo se vino abajo, mi mente no asimilaba y les llevaba la contraria diciendo que no, que ya me habían llamado que solo le llevaba su ropita…como era posible eso?”, lamentó.

“Hoy lloro por mi padre, pero más aún por haber jugado con nuestra dignidad como familia de un profesional de salud que perdió esta gran batalla”, finaliza Rivera.

LEA TAMBIÉN: “No solo salvó vidas, también luchó por rescatar a jóvenes en riesgo”, dice esposa de anestesiólogo fallecido por COVID-19

El hecho ha causado indignación en la red social, donde usuarios se solidarizan con la familia y cuestionan la forma en que las autoridades están manejando la pandemia. Algunos coinciden que no es la primera vez que ocurre este tipo de casos que consideran se dan por “negligencia”.

Muchos, también, aprovechan para recordar las experiencias que compartieron con “don Memo” como era conocido cariñosamente Rivera. Él laboraba en el Hospital Nacional Santa Gertrudis de San Vicente.

En una publicación que Daniela compartió el pasado 17 de julio resumió los mejores momentos de su padre durante  su profesión, con los que sin lugar a duda lo recordará siempre:

“Toda la vida me he sentido orgullosa de vos… Todo mundo te recuerda con mucho cariño y ha quedado demostrado con sus oraciones y buenos deseos de muchos en estos momentos… Que bien se siente ser tu hija papá… Saber que la gente te quiere y te admira y que siempre te recuerda por cosas buenas es demasiado gratificante para tu familia… Que bien se siente cuando me dicen, por ejemplo, que tu ayudaste a muchas madres a traer a sus hijos al mundo, sintiendo paz antes de dormirse después de tu anestesia… De esas, muchas han sido mamás de amigas de ahora y por supuesto hasta a una que otra amiga… Has sido el doctor de todos los de la familia y hasta los de la colonia”.

TE PUEDE INTERESAR: “Cuida de mamá, ahora tú tendrás las riendas de casa”, así se despidió un trabajador de salud a través de una llamada

Colegio Médico se pronuncia

El presidente del Colegio Médico, Milton Brizuela, evaluó que ese tipo de errores es resultado de la desorganización e improvisación con que el Gobierno atiende la pandemia.

“Pensábamos que eso sólo se iba a dar al inicio del manejo de la pandemia, pero estamos viendo que los errores continúan porque no hay una planificación adecuada, no se asigna personal para la tarea, ni supervisión. El señor ministro y el ministerio debería estar asumiendo la responsabilidad de esos errores, y no sabemos si también hubo error en el manejo (del paciente)”, analizó el doctor Brizuela.

El representante del Colegio Médico expuso que debido a lo repetitivo de casos en donde se brinda información errada de los pacientes, “lo ideal sería formar un equipo de diferentes organizaciones que tienen que ver con la salud para evaluar el trabajo, hacer auditoria de lo que se está haciendo y si hay errores corregirlo inmediatamente”.

El doctor Brizuela lamentó el deceso del anestesiólogo, José Rivera, “duele el fallecimiento y que sea tratado de esa manera solo refleja que no hay consideración para el personal de primera línea”, dijo Brizuela.

Añadió que en el trato que está recibiendo la población no “hay dignidad para el paciente, ni la familia. Eso es lamentable, no es simple error, lo vemos como algo estructural y repetitivo que hace el Gobierno”.

Tres casos más

A finales de junio,  Pedro Marín, de 50 años, fue ingresado en el Hospital San Bartolo por una baja en niveles de azúcar y problemas respiratorios. Días después, a la familia le avisaron que sería dado de alta, pero al llegar les dijeron que murió por COVID.

También, en una entrevista dado por el alcalde de San Miguel, Miguel Pereira, a mediados de este mes, narró:“ La semana pasada llegó una persona a la oficina del cementerio municipal a preguntar por su familiar porque cuando llamó al hospital le dijeron que estaba bien de salud y que se estaba recuperando, pero en realidad la persona tenía tres días de estar enterrado; hay desorden ahí”.

A inicios de este mes, cuando Moíses Deras iba a velar a su padre, abrió el ataúd y se percató de que el cadáver no era el de su progenitor, Marco Tulio Deras.

Tras buscarlo por cinco horas en la morgue y en el Hospital General, la familia halló el cuerpo bajo otro nombre, el de Luis Alberto Padilla.

Podrías leer:

Familia llegó al Hospital San Bartolo a recoger a su pariente, pero se los entregaron muerto bajo sospecha de COVID

Pedro Marín, de 50 años, fue ingresado en el Hospital San Bartolo por una baja en niveles de azúcar y problemas respiratorios. Días después, a la familia le avisaron que sería dado de alta, pero al llegar les dijeron que murió por COVID.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad