Enfermero que quita estrés a embarazadas: “Debo tratar al paciente como yo quisiera ser tratado”

Jiovanni De León es un enfermero del área de Ginecología del hospital Zacamil, quien destaca por su peculiar trato a las pacientes en labor de parto. Son más de 23 años de entrega a su profesión y le ha puesto su sello al tema del “parto humanizado”.

Foto EDH / Menly Cortez

Por Violeta Rivas

Oct 23, 2018- 20:26

Hoy se celebra el Día del Hospital, por decreto legislativo número 129, declarado el 24 de octubre de 1946, y en ese marco se ha querido destacar la labor de empleados de los nosocomios públicos, quienes a pesar de las duras críticas hacia la atención de los pacientes, en las salas hospitalarias, existen personas entregadas a su trabajo.

Este es el caso de Omar Jiovanni De León, un enfermero de 45 años que desde hace 23 años ejerce la profesión en el hospital Zacamil, de San Salvador, pero de una forma particular.

De León está asignado al área de Ginecología y sus largas jornadas laborales están llenas de alegrías, ya que cada día le toca la labor de cuidar a las pacientes que están a la espera de sus bebés.

Jiovanni también es conocido como Payasito Tito, tiene ya más de 14 años de ser artista, ya que toca el teclado y también interpreta a personajes.

El profesional de la salud comenta que se graduó de la Escuela Técnica para la Salud y que fue en 1996 que se graduó y llegó a trabajar al hospital.

Durante un día normal de trabajo, Jiovanni labora, si es en el día, 10 horas, en un horario de 7:00 a.m. a 5:00 p.m.; y si es por la noche son 14 horas, una jornada que inicia a las 5:00 p.m. y finaliza a las 7:00 a.m.

 

“En el día a día, nosotros tenemos una gran cantidad de pacientes embarazadas, aparte de prestar atención a otras patologías, nos toca atenderlas desde el principio hasta el fin, desde colocarles el suero, darles las orientaciones hacer el trámite, pasarlas a la sala donde tienen a sus bebés y luego a la sala de recuperación donde les brindamos cuidado a la madre y al hijo”, cuenta De León.

Para que las pacientes se sientan más cómodas, dice el enfermero, y que puedan tener confianza en el personal del hospital, y detectar las inquietudes o dolencias es que practican en su área el denominado “Parto Humanizado”, donde todavía no permiten que entren los padres de los bebés, pero sí tratan la manera de que las futuras madres se sientan relajadas y aminorar el dolor en el trabajo de parto.

Foto EDH / Cortesía

“Cada quien trae sus propios dones o habilidades, y yo estoy en el ámbito artístico, y al mezclar las dos profesiones se hace la mezcla perfecta para cuidar a las pacientes, porque quiera o no ando con entusiasmo para darles ánimo y que no me vean con la cara de seriedad, pero manteniendo siempre el rol ético, respetándolas”, dice De León.

El enfermero cuenta que por ordenes del Ministerio de Salud (Minsal) les comunicaron que debían darles a las pacientes las mejores formas para que tuvieran un parto más humanizado, es así como se le ocurrió implementar en las pacientes ejercicios para antes del parto, lo que les ayuda a relajarse.

“Teníamos que ver la manera de quitar el estrés de las pacientes y, se me ocurrió un día, y como estaba de moda la canción del “Mango Relajado”, me puse a bailar con ellas, y me tomaron un vídeo que se hizo viral, pero lo mejor de todo fue que las pacientes se divertían y las veía que se les olvidaba el estrés hospitalario, y fuimos continuando para ver de qué manera esto se vaya mejorando y ahora tenemos gimnasia con balones para que ellas puedan flexibilizarse y desestresarse”, dice De León.

Jiovanni opina que le gustaría ver que en otros hospitales, ya sean públicos o privados, los trabajadores de la salud tomen esta iniciativa y trabajen junto a los pacientes, para que puedan hacer mejor su estadía hospitalaria implementando este tipo de iniciativas.

Foto EDH / Cortesía

“A veces cuesta ver la vida de una forma más alegre, o les da pena, pero quisiera invitarlos a que más compañeros que trabajan en otros hospitales para que podamos hablar un solo idioma, donde todos podamos ver que la paciente se vaya satisfecha, porque hay tantas técnicas para que puedan tener un mejor parto”, dice el enfermero.

En su caso particular, explica que está con la mente abierta para implementar técnicas diferentes para que los pacientes tengan un buen parto y que con su vídeo viral algunos compañeros le han dicho que han comenzado a realizar ejercicios con las pacientes, y que espera que más empleados retomen la iniciativa.

“Todos los seres humanos somos complejos y sabemos que puede ser que, a veces, tengan malas experiencias en los hospitales, ya sea porque está muy lleno, o por otras razones; pero nosotros estamos haciendo la campaña y ya inició acá, desde hace dos meses, y queremos que avance mucho más para que la población tenga un mejor servicio”, enfatiza Jiovanni.

Asegura que la idea principal del programa del “Parto Humanizado” es del Minsal, pero que él trató de darle un giro positivo y agregarle parte de su personalidad al programa con el baile y ahora con los ejercicios que benefician a las pacientes.


Foto EDH / Menly Cortez

“No es necesario ser un artista, solo es tener una buena actitud hacia el paciente, y en lo personal yo siempre he pensado que debo tratar al paciente como yo quisiera ser tratado, porque uno quisiera que lo atendieran rápido, tener un amigo en el hospital para ser bien atendido, pero no debe ser así, me parece que todos los que trabajamos en Salud debemos tener una buena actitud con los pacientes y atenderlos como si fuera nuestra hermana, nuestra mamá, cualquier familiar y ser accesible”, dice De León.

Jiovanni cuenta que a veces se encuentran en situaciones estresantes para ellos, ya que no hay mucho personal en su área y en ocasiones no hay camas para las pacientes debido a que hay mucha demanda en su área, que son como mareas altas, pero que cuando se calma y hay pocas pacientes en labor, pues ya procede a relajarse y comienza con sus dinámicas.

“Yo he observado que (las pacientes) se ríen, gozan el momento, y hemos observado que el parto ha sido más ágil y con menos trauma para la mamá y para el bebé. Yo me divierto y me alegro de ver que les ayude en su proceso de parto”, expresa Jiovanni.


Foto EDH/ Menly Cortez

El enfermero dice que ha observado que el programa de ejercicios y masajes les ayuda a las pacientes a relajarse, hasta ver que algunas se duermen aunque estén con las contracciones, “hemos evidenciado que cuando hay relajamiento en la paciente, el niño sale más rápido, sin complicaciones, al igual que la mamá”, asegura.

En su vida privada tiene 14 años de ser payaso, pero también interpreta personajes artísticos reconocidos como Vicente Fernández, y que con esta otra faceta vive su vida alegre, goza la vida, a pesar de las adversidades, comenta.

Cuenta que el combinar su vida artística con la profesión de enfermero no le es muy complicada, debido a que al tener turnos puede alternar días de trabajo y realizar ambas funciones sin desatender sus obligaciones cumpliendo sus horarios y protocolos.

“Todo lo que yo soy, desde mi faceta de artista, mi trabajo en el área de la Salud, como padre, como hijo, Dios me lo ha dado, y por eso trato la manera de ser mejor, para sentirme satisfecho con mi profesión”, dice el enfermero.


Foto EDH / Menly Cortez

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar