Ilopango está en “emergencia sanitaria” y necesita nuevo cementerio

Los trámites para el nuevo camposanto no inician porque Medio Ambiente aún no inspecciona el terreno elegido

Por Lilian Martínez

Jun 12, 2020- 21:50

Ocho de las diez fosas habilitadas para sepultar a personas fallecidas por COVID-19 en el cementerio municipal de Ilopango ya han sido asignadas, informó ayer el alcalde Adán Perdomo.

Esos ocho fallecidos equivalen al 12 % de los 68 fallecidos debido a la pandemia en El Salvador. Este cálculo se hace sin que el gobierno haya informado en qué municipio vivían los salvadoreños que han muerto debido a la pandemia.

A finales de abril, el concejo municipal de Ilopango se declaró en emergencia y autorizó comprar un terreno para construir un nuevo cementerio municipal. La municipalidad ha identificado un terreno junto al cementerio privado

Los Cipreses, donde podrían funcionar el nuevo cementerio municipal, pero hasta la fecha el Ministerio de Medio Ambiente no ha hecho la inspección necesaria para iniciar el trámite de permiso ambiental.

Solo ayer, la alcaldía recibió dos solicitudes más para sepultar personas fallecidas por COVID-19. Esos restos ocuparían los espacios siete y ocho asignados en el cementerio municipal para esos casos.

TE PUEDE INTERESAR: 6 medidas para evitar contagiarse del COVID-19 al regresar al trabajo

El alcalde asegura que es urgente que el Ministerio de Medio Ambiente inspeccione el terreno que la alcaldía ha buscado para establecer el nuevo cementerio, pero que desde esa cartera solo le han dicho que llegarán “cuando la Emergencia pase”.

El cementerio municipal de Ilopango tiene capacidad para mil tumbas, dijo Perdomo, pero la mayoría ya han sido ocupadas o compradas y no se dispone de más espacio libre.

En octubre, el concejo municipal ordenó buscar “dentro del marco legal y buenas costumbres” cómo prolongar la vida útil del camposanto. Fue así como quienes lo administran empezaron a buscar espacios libres entre tumba y tumba. También se autorizó recuperar las fosas y los nichos que tuvieran 14 años de no haber sido refrendados, y enviar esos restos a una fosa común, previa notificación a los familiares.

Esto ocurrió luego que en una reunión del Comité de Protección Civil local se advirtiera que el cementerio municipal carece de las condiciones necesarias para llevar a cabo los protocolos de enterramiento de fallecidos o sospechosos de COVID-19.

LEER ADEMÁS: Una noche en la UCI del hospital San Rafael, imágenes muestran salas repletas de pacientes con COVID-19

Ayer un equipo de El Diario de Hoy constató que en el camposanto incluso se han cortado las raíces de un árbol para cavar una tumba adicional.

En Ilopango, según las cifras oficiales, había 92 personas con diagnóstico de COVID-19 hasta la medianoche del 11 de junio. El municipio tiene una tasas de 6.4 contagios por cada 10,000 habitantes, si proporción se calcula usando la proyección de población de la Digestyc para 2020, según la cual Ilopango tiene 142,979 habitantes.

El Ministerio de Salud informa en el portal covid19.gob.sv sobre los casos diagnosticados en cada municipio, información con base en el DUI de las personas; sin embargo, no informa dónde vivían quienes han fallecido a raíz de la pandemia.

Además del alcalde de Ilopango, los ediles de Soyapango y San Salvador han manifestado que en sus cementerios municipales han sido sepultadas personas con protocolo COVID-19 por haber sido casos confirmados o sospechosos.

Otros municipios que han iniciado trámites ante el Marn para habilitar nuevos cementerios este año son: San Miguel, que inició el trámite el 3 de junio; Conchagua, el 5 de mayo, y San Vicente, el 9 de enero.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad