“Mi hijo es autista y come sólo si estoy en una videollamada con él”, médico salvadoreño varado California

La madre del niño trabaja en el Hospital Amatepec, donde se atienden a pacientes contagiados de COVID -19. El temor es que ella se contagie y el niño quede sin el cuidado de ninguno de los padres.

Eduardo es médico ginecólogico en el Hospital 1° de Mayo. Foto Cortesía

Por Nancy Hernández

May 20, 2020- 18:00

Eduardo Turcios cada día debe de llamar a su hijo a la hora de la cena y antes de dormir. El pequeño tiene 8 años y está diagnosticado con el espectro autista, tiene una rutina bastante estricta, está acostumbrado a cenar con su padre y que lo acompañe antes de dormir.

Eduardo, de 45 años, es médico ginecólogico en el Hospital 1° de Mayo. Tiene 70 días de estar fuera de El Salvador, él viajó por motivos de trabajo el 10 de marzo, tenía previsto regresar el 16 del mismo mes, pero por temor a quedarse en un país de tránsito decidió viajar a California y quedarse con un tío.

“Al ver la situación de los centros de contención decidí venir a California con mi tío. Según yo iba a organizarse pronto y de repente cerraron el aeropuerto”, explicó.

Al igual que otros salvadoreños que quedaron fuera del país por las medidas tomadas por la emergencia sanitaria del COVID – 19 asegura que no ha recibido ningún tipo de ayuda ni información de parte del consulado salvadoreño.

La preocupación de Eduardo es su hijo de ocho años porque desde el inicio de la crisis no ha podido recibir sus terapias y esto ha atrasado su aprendizaje, además de afectado su rutina.

“Ellos (personas con autismo) son de una rutina rígida y una de esas es que yo le doy la cena. No logran que cene porque yo no estoy. Intentamos que cene y yo estoy en la tablet en videollamada, así a veces logramos que coma. Está bien flaco desde entonces. En la noche, tengo que estarle diciendo que duerma para que esté tranquilo”, explica.

La esposa de Eduardo también es ginecóloga y trabaja en el Hospital Amatepec, donde atienden a pacientes con COVID – 19, y otra de las preocupaciones es que ella adquiera el virus (pues no siempre le dan el equipo necesario para protegerse y no infectarse). A Eduardo le preocupa que ella tenga que guardar cuarentena y el niño se quede solo o peor aún que también se contagie sea llevado a un centro de cuido.

“Ella ha estado a punto de renunciar por miedo a contagiarse. Si eso pasa ella va a cuarentena y mi hijo no tendría ninguno de sus papás junto a él. ¿Se imagina dejar solo a un niño con ese trastorno? No podemos imaginarlo, estamos desesperados”, dice.

Además, por ahora él no está recibiendo sus ingresos completos y su esposa es quien también debe de responder por los gastos económicos de la familia.

Asegura que él está en disposición de pagar todos sus gastos, pero que el Ministerio de Relaciones Exteriores y el consulado salvadoreño en ningún momento se han comunicado con él para dar información sobre su regreso o los requerimientos.

“Llené los formularios de Cancillería. Me pidieron por correo boleto y foto del pasaporte, me dijeron que me iba a contactar. En el formulario puse lo de mi hijo y que soy hipertenso y padezco enfermedad de chron (colitis inflamatoria crónica). Pero nada. También mandé mi currículo porque yo manejo la ventilación mecánica en UCI, pero nada”, explicó Eduardo.

En cuanto a sus medicamentos asegura que ha tenido que pasar consulta y pagar por ella porque el consulado salvadoreño no le gestionó ningún tipo de ayuda.

“Estamos desesperados, somos trabajadores normales y solo pedimos que nos dejen volver. Solo necesitamos que nos permitan volar. Muchos podemos comprar nuestro boleto. Prácticamente he pasado dos cuarentenas aquí… acá hay gente que ha dejado padres, hijos ninguno se vino porque le sobra el dinero. Muchos andábamos trabajando. No somos delincuentes ni infectados, es injusto que nos nieguen la entrada, no somos criminales”, concluyó.

Te puede interesar:

“Mi papi se fue en avión, pero no sé cuándo va a regresar”, la tarea de un niño de seis años cuyo padre está varado en Arizona

Después de 62 días en el exterior, aún desconoce cuándo va a regresar a El Salvador porque no ha recibido ninguna información de parte del consulado.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad