Aglomeraciones por cobro de $300 hacen que medidas de excepción no sirvan de nada, dicen diputados

Diputados advierten que "habrá consecuencias" debido a la "improvisación" de parte del gobierno, lo cual pone en mayor riesgo a la población, como si El Salvador estuviera en condiciones normales y no en cuarentena domiciliar.

La policía llegó para tratar de evitar las aglomeraciones. Foto EDH/ Marvin Romero

Por Eugenia Velásquez - Violeta Rivas

Mar 30, 2020- 11:19

Las medidas de restricción de los derechos constitucionales aprobadas este domingo por la Asamblea se fueron a la basura prácticamente, dicen los diputados de la oposición ante las abrumantes aglomeraciones de personas en las sedes de los Cenade en todo el país.

Miles llegaron desde temprano con la esperanza de recibir los $300 que ofreció el gobierno para quienes no cuentan con ingresos a raíz de la emergencia declarada por la pandemia del coronavirus. Y se fueron molestos y con incertidumbre debido al anuncio de cierre de estas instalaciones, ordenado por el presidente Nayib Bukele.

El diputado de ARENA, Rodrigo Ávila, mencionó que si habían logrado frenar un poco los casos de contagio, esa medida de contención se vino abajo. Tanto Ávila como su colega Norman Quijano dijeron que si la pandemia se sale de control será responsabilidad del gobierno.

“Esta es una situación gravísima porque si estamos dando medidas como diputados y se actúa de una forma tan irresponsable y se permite y se provoca que la gente con su inmensa necesidad se desborde de esa forma, esto traerá consecuencias. Dios quiera que no, pero si una de esas personas que ande infectada que no ha sido diagnosticada nos meterá en serios problemas”, apuntó Quijano.

En algunas agencias de banco las filas para cobrar las ayuda se extienden por varios metros. Foto EDH/ Jessica Orellana

Añadió que a pesar del esfuerzo que hizo ayer la Asamblea por llegar a un acuerdo en ampliar por 15 días más las restricciones temporales de los derechos constitucionales para que el presidente Nayib Bukele pueda mantener la cuarentena domiciliar y así evitar más contagios del virus; las concentraciones masivas de personas queriendo acceder al beneficio económico pone en mayor riesgo a los habitantes, que como si el país estuviera en condiciones normales.

“Por un lado nosotros como Asamblea tomando medidas y por otro lado, el gobierno en su forma bastante irresponsable para administrar esta cosa nos pone en muchísimo más riesgo que si las cosas estuvieran normal”, subrayó el diputado Quijano.

Por su parte, el diputado de ARENA, Orlando Cabrera Candray, manifestó que como comisión de Salud de la Asamblea, han pedido a las autoridades de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que les ofrezcan un informe de como está la situación real de la epidemia en El Salvador. A criterio del diputado no hay datos verídicos.

También se sumó a las críticas de sus colegas que pedir a la población que llegara a los Cenade para cobrar el subsidio de $300 se convirtió en una “bomba epidemiológica” que rompió los cercos sanitarios que el mismo gobierno había instalado.

“Ha estallado una bomba epidemiológica con una espoleta reventada ya, al haber habido durante más de 5 horas en todo el país un desbordamiento de personas buscando sus anhelados $300”, lamentó Cabrera Candray.

La diputada Anabel Belloso, del FMLN, reconoció que la entrega del subsidio beneficia a los sectores más vulnerables, pero al mismo tiempo urgió al gobierno a mejorar el mecanismo de entrega para evitar la concentración de personas y exponerlas a que se contagien.

“Es lógico que lo que se dio en esta mañana iba a suceder, es irresponsabilidad de las autoridades competentes no haber establecido desde el primer momento un mecanismo adecuado para la entrega del apoyo”, sostuvo Belloso.

Insistió en que cuando aprobaron los $2,000 millones de más deuda al gobierno para enfrentar la pandemia, el FMLN reiteró que el apoyo económico debería ser para unos tres meses que estima podría durar la emergencia y no solo un mes.

Recordó que los gobiernos efemelenistas dejaron suficientes bases de datos de las familias más vulnerables, información de la que puede echar mano el Ejecutivo para hacer la entrega de los $300. Belloso mencionó a planes como el PATI que fueron duramente cuestionados por Bukele cuando asumió el Ejecutivo en junio de 2019.

“El apoyo es correcto porque es una forma de subsidiar a todas estas familias que ven vulneradas sus economías familiares, pero desde un inicio lo dijimos en el marco de la emisión de $2,000 millones, que no se limite a una entrega nada más por un mes, sino que sea por tres meses, pero que el mecanismo se afine, hay suficientes bases de datos que dejaron nuestros gobiernos, donde hubo programas exitosos como el caso de PATI”, expresó Belloso.

LEE TAMBIÉN

Colegio Médico: Gobierno rompió la cuarentena con mecanismo de entrega de subsidio de $300

La gremial criticó al Ejecutivo por haber expuesto a la población a mayor contagio de coronavirus.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad