Las preguntas que deberán responder el presidente de Anda y la ministra de Salud durante su interpelación en la Asamblea

Los funcionarios de ANDA y Salud no han acudido a dos convocatorias de la Asamblea para rendir informes sobre la crisis de la calidad del agua.

Presidente de Anda, Frederick Benítez.

Por Vanessa Jurado

Ene 31, 2020- 06:08

El presidente de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda), Frederick Benítez y a la ministra de Salud, Ana Orellana Bendek, serán interpelados durante una sesión extraordinaria el 15 de febrero.

Benítez será recibido a las 2 de la tarde, mientras que la ministra deberá llegar a las 9 de la mañana. Ambos deberán explicar ante el pleno la “crisis” que se dio del agua que suministra Anda a los capitalinos.

Los funcionarios de ANDA y Salud no han acudido a dos convocatorias de la Asamblea para rendir informes y explicar la crisis por la calidad del agua.

Entre algunos cuestionamientos, (14 preguntas en total), a los que el presidente de Anda deberá responder están explicar el sistema de tratamiento y purificación del agua, el plan de contingencia en caso de amenazas de contaminación del vital liquido, por que la planta potabilizadora no cuenta con mejoras en servicio y calidad del agua a pesar de contar con la autorización de dos préstamos.

En el caso de la ministra de Salud, Ana Orellana Bendek, tendrá que responder en su interpelación a 10 preguntas, según la información proporcionada por la Asamblea Legislativa.

La funcionario deberá explicar sobre los estudios que el ministerio de salud ha hecho a la calidad del agua de Anda, planes de saneamiento ambiental, si tienen estudios para comprobar que los pozos abiertos entre 2019 y 2020 contienen agua potable o limpia, entre otras preguntas.

Durante la reunión de la Comisión Política de este jueves, la diputada de ARENA Martha Evelyn Batres señaló que hubo manejo inadecuado de crisis del agua y agregó que, hasta la fecha, los salvadoreños no tienen la garantía de la calidad del agua que reciben. Por eso cree que se debe interpelar a los funcionarios y no actuar con desidia.

Las denuncias por el agua con mal olor, sabor y color persistieron durante varias semanas. Al inicio, el presidente de la Anda dijo que el agua tenía buena calidad y que cumplía con “las normativas”, por lo que le aseguró a la población que podía tomar agua del chorro sin ningún problema.

Esto fue respaldado por la ministra de Salud, Ana Orellana, quien agregó que el agua podía ser consumida, pero con una condición: había que hervirla antes.

Bukele reprendió a sus funcionarios a dos semanas de iniciada la crisis. Luego de abastecer el Gran San Salvador con agua pestilente, el presidente admitió una respuesta tardía en su Gobierno y dijo que aplicaron sulfato de cobre para controlar el problema.

También el Juzgado Ambiental de San Salvador abrió un proceso formal por la pestilencia percibida en el agua distribuida por la Anda.

El tribunal le dio un plazo de cinco días hábiles al presidente de la ANDA, Frederick Benítez, y a la ministra de Salud, Ana Orellana Bendek, para que aclaren la situación del mal olor, sabor y color del agua y las posibles consecuencias en la salud de 1.2 millones de salvadoreños que la consumen en el Gran San Salvador.

ANDA y el Ministerio de Salud aseguraron que acatarán la orden del Juzgado Ambiental en el proceso judicial iniciado por pestilencia en el agua potable.

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad