Ambientalistas crean catálogo para registrar a las ballenas jorobadas

Durante el último avistamiento que se realizó de diciembre a marzo de este año, los ambientalistas identificaron dos nuevos registros de jorobadas que se desconocía su paso por El Salvador y Centroamérica.

Los pescadores de La Libertad ven potencial económico en los zafaris acuáticos, como los que se desarrollan en Los Cóbanos, Sonsonate, para la temporada de ballenas. Foto EDH / david alfaro

Por Karen Salguero

Sep 20, 2018- 20:28

Dos nuevos registros de ballenas jorobadas en El Salvador y Centroamérica han sido identificadas, a través del Catálogo de foto identificación que ha creado la Asociación Océano (en trámite de registro en el Ministerio de Gobernación) que cuenta con el apoyo de pescadores artesanales y la científica internacional Nicola Rasmone.

Los registros tratan de la ballena conocida como “Ariel” con código CRC-10252, identificada desde 1992 y en el país y el Océano Pacífico Norte, se desconocía su paso. También se encuentra la ballena con código CRC-10009, que fue registrada desde 1991 y con el avistamiento más reciente, que comprendió de diciembre a marzo de este año, se determinó que tiene un nuevo ballenato.

“Para ayudar y cuidar las ballenas de El Salvador debemos aprender más sobre ellas. Con un catálogo de fotos de identificación de las colas podemos ver si las ballenas de El Salvador son las mismas que regresan a la costa cada temporada o si son diferentes ballenas”, dijo Nicolás Ramsone, doctora en Filosofía en Ciencias Marinas, Universidad Murdoch, Australia.

El catálogo es una iniciativa creada por los fotógrafos Mauricio Velázquez, David Alfaro, José Baires y pescadores artesanales de la playa Los Cóbanos.

El proyecto tiene como objetivo reconocer los especímenes que se albergan en las costa durante la temporada, estimar el número poblacional y fomentar una cultura de conservación y protección de los cetáceos.

Te puede interesar

¿Sabías que las ballenas también padecen la menopausia?

Las cuatro especies son: la ballena beluga, la narval, la orca y el calderón tropical.

Durante la última temporada, por medio del proyecto, los ambientalistas lograron identificar los primeros cuatro especímenes de ballena jorobada, de los cuales, dos de ellos fueron avistados por primera vez en la base de datos de Happy Whale Project.

“El conocimiento de la población que visita las costas salvadoreñas es limitado. Es esencial aumentar los esfuerzos para investigar la presencia estacional de las ballenas jorobadas en el país, para ayudar en la conservación y protección de esta carismática especie”, expresó Mauricio Velásquez, licenciado en biología.

Cada año las ballenas jorobadas del Hemisferio Norte llegan a las costas salvadoreñas y, en especial, al Área Natural Protegida Complejo Los Cóbanos, para reproducirse, parir a las crías y alimentarse.

Durante la temporada de diciembre a marzo, las cálidas aguas de las costas se convierten en un santuario natural para los cetáceos que, a través de su alojamiento, dan un espectáculos a los turistas con su llegada.

Para los ambientalistas también se convierte en la oportunidad de conocer y estudiar a la población de visitantes marinos.

“Es muy especial encontrar registros de ballenas en El Salvador, las cuales son conocidas por investigadores de México y Estados Unidos desde hace más de 26 años. Es información más valiosa que sigan con vida y reproduciéndose”, afirmó Alfaro, ambientalista.

De acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), el estado de las ballenas jorobadas de Centroamérica se encuentra en peligro de extinción.

Alfaro explicó que estos cetáceos se han estado recuperando desde que cesó la caza de ballenas en la década de 1960, pero esta recuperación no ha sido uniforme, sobre todo en Centroamérica.

Te puede interesar

Liberan a dos ballenas jorobadas atrapadas en redes de pesca

El biólogo José Velázquez, de Funzel, dijo que los cetáceos están amenazados por las prácticas de pesca y trasmallo.

“Los esfuerzos que hacemos, se logran con la ayuda de las personas que realizan los tours de avistamiento con nosotros, ya que los gestionamos con los fondos recaudados y a la vez se colabora con los pescadores artesanales de la comunidad con los que trabajamos”, expresó el ambientalista.

Con la producción del catálogo se realizarán trabajos de monitoreo y recaudación de datos durante tres años, que serán presentados posteriormente en conferencias nacionales e internacionales, incluyendo la Conferencia Bianual de Solomac de la Sociedad de Mamología Marina.

Los investigadores salvadoreños han realizado contactos con Costa Rica, Panamá y el Instituto Smithsonian de Investigaciones, para tener un conocimiento más claro sobre las poblaciones de ballenas en la región

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad