POLÍTICA: Ley de Agentes ExtranjerosCovid-19: Variante ómicron NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador SUCESOS: Casos de desaparecidos

Alza de homicidios es una nueva extorsión al Gobierno, dicen expertos

Tres especialistas en seguridad coinciden en que el repunte de homicidios es un nuevo pulso de la pandilla MS-13, con quien se ha conocido que funcionarios de Bukele tuvieron acuerdos para bajar los homicidios. Carlos Ponce, criminólogo, ve un posible contubernio para subir las muertes.

Por Wiliam A. Hernández @walexhernan | Nov 11, 2021- 22:04

Un policía custodia la escena del homicidio de Ítalo J. G., de 15 años. El adolescente trabajaba repartiendo pan en bicicleta, en la colonia Castaneda en Lourdes, Colón, La Libertad. Foto EDH/ Francisco Rubio

Al menos en cuatro ocasiones de la gestión de Nayib Bukele, las pandillas han aumentado los homicidios en El Salvador, de manera cíclica, para exigir al gobierno nuevas prebendas, esto desde que se conoció de supuestos acuerdos; el alza de asesinatos que se vive en el país desde el martes tiene esa misma exigencia, de acuerdo a tres expertos en seguridad consultados.

El accionar de las pandillas arreció con sus “gatilleros” atacando rivales y contra quienes no pagan la renta. El martes cerró con 12 asesinados, el miércoles fueron 22 muertes violentas, y para este jueves se registraron al menos 11.

VER: Al menos 45 personas fueron asesinadas en tres días, la mayoría en San Salvador

Carlos Ponce, un criminólogo y experto en seguridad, ve dos posibles razones para entender por qué estos grupos delictivos se han activado y han girado la instrucción de asesinar oponentes o a quienes no pagan la extorsión, a pesar del millonario Plan Control Territorial que no ha podido arrebatar el territorio a las pandillas.

“El incremento de los homicidios puede ser utilizado por las estructuras criminales para mejorar su posición en la negociación presionando a las autoridades”, afirmó Ponce a El Diario de Hoy, en el sentido de que como ya se conoció vía investigaciones periodísticas de que ha habido acuerdos previos entre el Gobierno y estos grupos de terroristas, ahora la exigencia incluye otros aspectos que la pandilla necesita para acompañar la baja de homicidios.

Para Ponce, “la segunda razón, y probablemente la más delicada, es que las estructuras criminales pueden subir los homicidios en contubernio con las autoridades persiguiendo objetivos políticos”.

¿Qué significa eso? De acuerdo con Ponce, puede que el Gobierno en colaboración con los grupos delictivos use la crisis a su favor. “Las autoridades instrumentalizan y generan violencia a través de las estructuras criminales con fines políticos como amedrentar a críticos o rivales, o también para crear condiciones favorables para iniciativas o discursos oficiales. Veo con mucha preocupación cómo este incremento coincide con las vergonzosas declaraciones del ministro de Justicia (Gustavo Villatoro)”, afirmó.

Explicó que desde que Villatoro, “atacara a los familiares de las personas desaparecidas, revictimizándolos, se crea la necesidad de crear una crisis para poder vender al ministro y al aparato de Seguridad nuevamente como los salvadores del pueblo”.

Medicina Legal retira del vehículo el cuerpo de un hombre que fue acribillado en San Martín. La víctima recibió 4 impactos de bala. Foto EDH/ Jonatan Funes

El criminólogo señala que es “alarmante” ver que este incremento en la cantidad de homicidios ha sido acompañado por una respuesta comunicacional (patrullaje de militares y policías) y, además, los consejeros comunicacionales han estado diseminando información en redes sociales vendiendo a los funcionarios de Seguridad como los salvadores del pueblo y culpando a sus rivales y críticos de estar colaborando con las estructuras criminales.

“Este libreto es el que típicamente usan los estados cuando tratan de esconder su pacto con estructuras criminales. Algunos de los asesores comunicacionales del gobierno actual lo fueron también de los gobiernos anteriores que negociaron con las estructuras criminales”, señala el criminólogo.

Queda entonces una interrogante sumamente seria: ¿estamos frente a un incremento de homicidios fabricado con fines políticos desde el oficialismo?

VER: “Le pagaba a ambas pandillas para estar tranquilo”, dice hermano de propietario de tienda asesinado en San José Villanueva

Jeannette Aguilar, investigadora y experta en temas de seguridad, coincide con los argumentos de Ponce sobre lo que puede estar detrás del alza de los asesinatos.

“Es difícil saber qué hay detrás de las muertes en un contexto en el que sabemos hay un acuerdo político con el gobierno. Sin embargo, no se descarta, como pasados gobiernos, que sea una alza deliberada para justificar la adopción de medidas draconianas que incluyan restricción de libertades y derechos”, detalló Aguilar. Esto, agregó la investigadora, en un contexto en donde al gobierno no le están saliendo muy bien las cosas y está creciendo el descontento”.

Mientras que Zaira Navas, jefa de la oficina jurídica de la organización Cristosal, sostiene que pareciera que es un mensaje que están mandando los grupos de crimen organizado, las pandillas forman parte del crimen organizado, las investigaciones periodísticas nos dicen que hay una negociación del gobierno con las pandillas.

“Esto es cíclico, lo único que nos hace pensar que se trata de otra presión, de una extorsión que hacen estos grupos hacia el gobierno cuando están negociando algo”, consideró Navas.

Presión por capturas de miembros de la MS-13

En la última semana, pandilleros de la MS-13 han sido detenidos por la Policía y la Fiscalía. La primera fue una estructura que operaba en la zona turística de El Boquerón y el cantón Álvarez.

Estos sujetos, que incluye a mujeres, fueron aprehendidos por la supuesta desaparición de cuatro trabajadores de piscina que se adentraron en la zona para botar tierra de una construcción.

TAMBIÉN: Sigue la ola de asesinatos por las pandillas; jueves registra 11 muertes violentas

Los tres trabajadores aún se encuentran desaparecidos y a los detenidos se les decretó detención.

El otro caso, es el de los hermanos Karen y Henry Guerrero Toledo, desaparecidos en Santa Tecla, donde la PNC detuvo a dos supuestos colaboradores de la MS-13.

Sobre estas detenciones y su posible reacción de la pandilla para subir los homicidios, Ponce hace una lectura y señala que podrían ser casos que tengan incidencia.

“Puede ser que eventos que violen los acuerdos establecidos entre el oficialismo y las pandillas generen episodios de violencia”, afirmó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Extorsión Homicidios Índice De Homicidios Nayib Bukele Pandillas Sucesos Violencia Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad