Alcaldes del Gran San Salvador sin definir nuevo contrato para el manejo de basura

En 1998 se firmó un contrato a 20 años plazo entre alcaldías del Gran San Salvador y esta empresa de economía mixta. No hubo concurso público ni competencia de firmas

Por Juan José Morales

Dic 04, 2017- 19:19

El Consejo de Alcaldes del Área Metropolitana de San Salvador (Coamss) no tiene una posición formal sobre qué harán al finalizar el otro año el contrato entre la empresa Manejo Integral de Desechos Sólidos de San Salvador (Mides S.E.M. de C.V.) y las 14 alcaldías que dieron vida a esta empresa de economía mixta, en un cuestionado proceso donde no hubo licitación pública, allá por 1997 cuando se otorgó la disposición del manejo de la basura en el Gran San Salvador.

El Diario de Hoy buscó a la Directora Ejecutiva de la Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador (Opamss), Yolanda Bichara, pero, a través de la oficina de comunicaciones se informó que de momento “no se dará postura al respecto” porque es el Coamss el que dará una opinión sobre el tema.

“No tenemos postura oficial por el momento”, dijo el Coamss, a través de su oficina de comunicaciones.

Lea también: Mides y Medio Ambiente en pleito otra vez por basura de Mejicanos

El actual coordinador del Coamss es el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, mientras que Bichara desempeña tareas de asesoramiento de los alcaldes y ejerce la representación jurídica de la Opamss, según dice la estructura organizativa de la instancia, en su sitio Web.

La historia detrás de Mides no se podría entender si no se regresa a 1997 cuando se le entregó de golpe y porrazo la concesión para la disposición de la basura del Gran San Salvador sin que mediara un concurso.

Con otros nueve alcaldes del FMLN en el Consejo de Alcaldes del Área Metropolitana de San Salvador (COAMSS) se fundó Mides, una sociedad de economía mixta donde las alcaldías manejaban el 10% de acciones, aliadas con la empresa canadiense Cintec Group, propiedad de Matteo Pasquale y Franco Pacetti, dueña del 90% de acciones restantes.

La decisión se impuso a pesar de que otras empresas incluso ofrecían pagar por la disposición de desechos sólidos en lugar de que se les pagara, algo que sucede con Mides ya que las comunas, con dinero de los contribuyentes, han cancelado entre $12 y $18 por metro cúbico de desechos.

Le puede interesar: Personas que viven a la vista de todos, deambulan por las calles y se alimentan de basura

En la documentación que solicitó El Diario de Hoy a las comunas de San Salvador y Santa Tecla no hay registros de procesos de licitación ni de otras empresas que hayan ofertado por este contrato a 20 años plazo y solo se confirmó que los canadienses fueron elegidos por las comunas “por experiencia” en el manejo de los desechos.

Incluso Mides, al ser una empresa de economía mixta, ha sido cuestionada por la falta de transparencia en el manejo de ciertos fondos que son de las alcaldías (su contraparte accionaria), de hecho de esa manera escapan a la fiscalización de la Corte de Cuenta, algo que se asemeja a la Asociación Intermunicipal Energía para El Salvador (Enepasa), que también es una compañía que se constituyó con dinero público y que es parte del conglomerado Alba Petróleos.

Pese a esto, el entonces recién electo alcalde de San Salvador, Héctor Silva (ya fallecido), impulsó el plan contra toda oposición.

El proceso fue duramente cuestionado por la Corte de Cuentas de la República.

Basura

Silva y el FMLN descalificaron las críticas de los partidos ARENA y PCN diciendo que eran “panfletos electorales”.

Sin embargo, todo esto no sólo era un asunto de política, sino también de interés económico. Héctor Dada, en ese momento diputado de Convergencia Democrática (CD) y ex concejal de Silva, describió la situación con claridad a El Diario de Hoy: “La basura es un buen negocio aquí y en todos lados, es rentable”, dijo, según archivos de la época.

Cuando Mides ya era una alianza político-empresarial consolidada surgieron múltiples dudas porque la ciudadanía no veía una solución al problema de recolección y porque la firma recibía pago de los contribuyentes, quienes incluso reclamaron alzas en las tarifas y vivieron un constante calvario en la recolección de la basura, sobre todo en municipios con San Salvador, Mejicanos y Soyapango.

Los precios promedio por recolección eran de $18 por metro cúbico de desechos, según documentos que ha revisado este periódico y, con el paso de los años, se hicieron diferentes modificaciones para que la tarifa se ajustara a la inflación y al costo de los combustibles.

La otra historia

En el caso de los dueños de la mayoría accionaria de Mides, para ese entonces se hablaba de que había investigaciones por presunto lavado de dinero.
Para el 2004, el FMLN había perdido varias alcaldías en el Gran San Salvador y Héctor Silva ya no era alcalde de la capital y hasta había sido expulsado del FMLN por el propio Shafick Hándal.

Incluso otra investigación de este matutino, publicada en septiembre de 2002, demostraba que Silva y los otros alcaldes habían recogido $5 millones de los contribuyentes para la construcción de una planta de transparencia de basura, pero que nunca se había tan siquiera empezado la construcción y que el dinero no aparecía.

Silva declaró que el dinero había sido “utilizado en otras obras”, entre ellas la compra de un terreno en Apopa por un monto de $325,000 para construir una planta recicladora, impulsar un programa de ayuda a pepenadores y para elaborar el estudio de impacto ambiental del mismo proyecto, el cual nunca se ejecutó.

Para el 2004, Pasquale y Pacetti, viendo peligrar su inversión en El Salvador , decidieron vender MIDES por 11 millones de dólares a Enrique Rais, que a la fecha es prófugo de la justicia y ha sido acusado por delitos de corrupción por comprar jueces, fiscales y otros empleados públicos para dirigir acciones jurídicas a su favor y para atacar a sus adversarios .

Rais a mediados de la década pasada obtuvo un financiamiento de un banco de Bahamas y el contrato se realizó en ese país. Al final del negocio, Rais pagó $11 millones acordados más $ 6 millones .

A pesar de completar el pago, los canadienses exigieron más dinero y demandaron a Rais alegando ser los dueños de las acciones. Rais contrademandó y el caso está en la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia.

El concejal de la Alcaldía de San Salvador, Edwin Zamora, explicó en agosto del año pasado que la empresa Mides mantiene el contrato con la comuna capitalina para la recolección de los desechos sólidos y también para el tratamiento final de la basura.

La ciudad capital genera unas 650 toneladas de basura a diario, las que son enviadas para su tratamiento final en las plantas de procesamiento de Mides en Nejapa.

En mayo de 2015, el Concejo de San Salvador acordó realizar un estudio técnico del contrato con Mides para determinar la conveniencia o no de continuar con los servicios de la referida empresa. Sin embargo, hasta el momento no se tienen los resultados del estudio.

Actualmente Mides maneja el relleno sanitario de Nejapa, cuenta con un total de 15 celdas y su vida útil mínima: es de 50 años. El relleno tiene cuatro lagunas con capacidad para tratar 50 mil metros cúbicos de desechos. Más de 6 millones de toneladas de basura se han recibido desde 1999, según cifras de Mides en su sitio web.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Familia, amigos y exempleados de Nayib Bukele están en el Gobierno
Noticias ¿Sueñas con vivir en otro país? 5 países de inmigración fácil para salvadoreños
Noticias Así será la mega ciudad que construye en El Salvador el líder de la iglesia la Luz del Mundo, detenido en EE.UU. por delitos sexuales