Pandilleros vapulearon, mutilaron y enterraron a mujer de 60 años en San Vicente por regalar café a policías

Cinco de los delincuentes vinculados al asesinato de Vilma Esperanza Iraheta fueron condenados a pasar 40 años en prisión cada uno

Foto de referencia/ Archivo.

Por Enrique Carranza

Feb 19, 2020- 10:03

Vilma Esperanza Iraheta, de 60 años, fue vapuleada, mutilada y enterrada por al menos 10 pandilleros quienes pensaron que ella era informante de la Policía.

El crimen fue cometido el 22 de noviembre de 2016, en el caserío San Lázaro, del cantón San Pedro, en el municipio de Apastepeque, del departamento de San Vicente.

De acuerdo a la información de la Fiscalía,  Iraheta fue golpeada en el patio de su casa, pues allí al momento de la inspección fueron encontraron restos de prótesis dentales y manchas de sangre.

Después, ella fue trasladada por el grupo de delincuentes hasta el lugar conocido como Altos Rivera, próximo a una poza. Allí recibió múltiples lesiones de arma blanca en el rostro y en el tórax. Además, fue mutilada y enterrada.

El cadáver fue exhumado al siguiente día, el 23 de noviembre de 2016.

De acuerdo a las hipótesis, Iraheta fue asesinada por recibir a los policías en su casa y darles café. Los mareros la consideraban informante.

Por ese asesinato, el Juzgado de Sentencia de esa localidad condenó por el delito de homicidio agravado, en calidad de coautores, a Víctor Antonio Ramírez Barahona, César Antonio Barahona Amaya, José Ambrosio Lemus Ayala y Wilson Adán Ramírez Rivas. Cada uno deberá pasar 40 años en prisión.

Cinco pandilleros más son prófugos de la justicia.

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad