La “Mansión Guirola” y la historia de la enigmática familia

Ángel Guirola fue de las personas más influyentes en la economía, política y sociedad de la época.

Detalle de la fotografía de Rafael Guirola (lado izquierdo), hijo de Ángel Guirola, encontrado en la "Casa de las Águilas" en Santa Tecla.

Por Nancy Hernández

Abr 19, 2019- 10:16

Todo empezó a inicios del siglo XIX con Rafael María Guirola, nadie sabía nada de él, solo apareció un día caminando sobre las calles de Zacatecoluca. Su aspecto físico llamaba mucho la atención, era blanco, alto, parecía tener modales refinados, sin lugar a duda era europeo.

En esa época era normal que familias extranjeras u “hombres aventureros” se radicaran en el país para invertir su dinero, según Israel Cortez, historiador de la dirección de investigaciones del Ministerio de Cultura.

“Las familias extranjeras, sobre todo de Europa venían al país con dinero, es decir con cierta capacidad adquisitiva. Eran hombres aventureros y venían a casarse con mujeres de familias criollas que también tenían cierta riqueza y posición social”, explicó Cortez.

Rafael María Guirola se casó con la salvadoreña Gertrudis de la Cotera y Gonzáles, es posible que haya invertido su dinero en añil, ya que en esa época todavía estaba en auge el cultivo y Zacatecoluca era uno de los principales productores. Además, cabe la posibilidad que él haya sido quien impulsó la transición del añil al café, ya que a la familia se le conoce por basar su riqueza en este cultivo.

“El añil desde 1870 a 1875 se exportaba y se pagaba muy bien; el auge del café fue en 1890, el añil fue desplazado como principal producto exportador y las familias que invirtieron en café vieron crecer su capital de una manera exponencial. La familia Guirola se embarcó totalmente en el café, fue la familia que hizo posible la transición del añil al café”, dijo el historiador.

Fotografía casa familia Guirola, situada en Las Colinas, Santa Tecla.

Banqueros, cafetaleros y comerciantes

La familia llegó a convertirse en una de las más prominentes del país, los negocios con el cultivo del café dieron a los Guirola popularidad, riquezas y posición social.

“La familia Guirola era dueña de toda Santa Tecla. Cuando se fundó Nueva San Salvador la familia donó los terrenos, así está registrado en los documentos”, aseveró Cortez.

Después del terremoto de 1854 San Salvador quedó destruido en su totalidad y se decidió trasladar la capital a la Hacienda Santa Tecla, propiedad de la familia. Las tierras de los Guirola se extendían desde la zona actual de Lourdes, Colón en La Libertad, hasta la Basílica de Guadalupe, Antiguo Cuscatlán. Los Guirola fueron de las familias fundadoras de Nueva San Salvador, ellos construyeron su casa en el corazón de la nueva ciudad, esta es conocida actualmente como la “Casa de las Águilas”.

Así fue como poco a poco fueron edificando las majestuosas propiedades que hasta la fecha pueden apreciarse en Santa Tecla, como “La mansión Guirola”, situada en Las Colinas, la casa y capilla aledañas al Hogar de Niños Adalberto Guirola, entre otras.

Foto del interior de la casa de “Las Águilas” perteneciente a la familia Guirola.

Interior de la Casa de las Águilas, al centro de la estructura el jardín con una fuente.

A pesar que el café fue la base de la riqueza de la familia, también le apostaron a otros cultivos como el añil y algodón. Además fueron los primeros comerciantes de accesorios y telas traídas desde Europa.

Para la construcción de sus casas todos los materiales fueron traídos por mar, desde la lámina troquelada y ladrillos para piso hasta el mármol para los detalles de sus edificaciones.  

“A principios del siglo XX eran una de las familias más acaudaladas del país, ellos tenían casas exuberantes con detalles lujosos en mármol, excentricidades. Tenían tanto dinero que podían darse el lujo de tener pianos traídos desde Europa, de vestirse de manera elegante y al estilo de la nobleza de Inglaterra o París”.

Roque Dalton, en su obra “El Salvador, monografía” menciona que la familia es una de las 14 más acaudaladas del país y sobresale porque tiene inversión en varios rubros como la banca nacional y el ferrocarril: “Entonces encontramos a la familia Guirola exportando café, algodón. Invirtiendo en el ferrocarril, en casas, puertos y aduanas; trayendo telas y materiales de distintos países del mundo y muy interesados en la banca nacional”.

Ángel Guirola

Del matrimonio entre Rafael María Guirola y Gertrudis de la Cotera y Gonzáles nació Ángel Guirola de la Cotera (1826 a 1910), uno de los principales personajes de la familia y quien involucró el apellido en los círculos sociales más altos del país.

Ángel Guirola fue de los personajes más emblemáticos, se perfiló en la política nacional con muchos cargos públicos, “tenía talento para el negocio, tenía olfato para saber adónde invertir y multiplicar su dinero”.

Una de las pruebas de sus estrategias de comercio es un anuncio publicado en el Diario oficial el 1 de enero de 1879, en la publicación se lee:

“En la casa de Don Ángel Guirola en Santa Tecla se vende por mayor y por menor los artículos siguientes: café viejo, bueno; galerías doradas, géneros franceses e ingleses para cortinajes; borlas para dichas cortinas; géneros charolados para carpetas y otros usos; vidrios planos, blancos y de colores, maque de muñeca, lavatorios de metal pintados, sobres para cartas y abarrotes; cera de Castilla en panes de 1 y 25 libras; aceite de oliva todo envase, aceite de castor y de almendras en botecitos, vinos dulces y secos, champagne, coñac fino y ordinario, pinturas en aceite, láminas de zinc, azadones, frenos imitación del país cadenas de hierro para mulas y caballos, revólveres, escopetas dos calibres, rifles y municiones, cubiertas de lona charoladas para carros, pecheras blancas para camisas, camisones blancos y ganado gordo”.

Foto de anuncio publicado por Ángel Guirola en el Diario Oficial.

Anuncio publicado por Ángel Guirola en el Diario Oficial para promocionar sus productos.

Ángel Guirola fue alcalde de San Vicente en 1852, diputado de la Asamblea Constituyente y Vicepresidente de la misma en 1883. También fue presidente de la República desde abril hasta agosto de 1884 sustituyendo al presidente Rafael Zaldívar, de quien era íntimo amigo, mientras él hacía una visita por países de Europa.

También fue uno de los fundadores del Banco Internacional, este fue el primer banco fundado con capital nacional. Además, fue accionista del Banco Central de Reserva, también invirtió en los proyectos del ferrocarril.

“Ángel Guirola es un personaje de mucho dinero, invertía casi en todo y sabía cómo multiplicar su riqueza; su nombre es el que más aparece en los documentos de inversiones y cargos públicos de la época”, puntualizó Cortez.

Guirola se casó en 1859 en Nueva York con Cordelia Duke Alexander, mujer de familia acaudalada. El matrimonio procreó siete hijos: Adalberto, Rafael, Ángel, Eduardo, Julián, Lulú y Matilde Guirola.

Todos continuaron con los negocios e inversiones de la familia, fueron caballeros y damas ilustres de la época. Los hombres ejercieron cargos públicos y presidieron compañías comerciales. Ellas fueron instruidas en la música, el arte, literatura e idiomas. 

Foto de la “mansión Guirola”.

Foto Archivo EDH

La Mansión Guirola de Las Colinas

“La casa de las colinas tiene un estilo neoclásico, se nota en la entrada principal, está sostenida por cuatro columnas dóricas que recuerdan el estilo clásico griego o greco romano, un frontispicio neoclásico. Un pórtico, una entrada principal. Es una casa elegante, no tiene tanta ornamentación como la Casa de las Águilas, pero tiene una fachada clásica y elegante” detalló Cortez.

Asegura que por el diseño podría haber sido construida entre 1920 y 1925, esto se puede inferir por las líneas, columnas, espacios amplios que tiene la casa y la carencia de adornos, imagen propia de una construcción neoclásica.

El inmueble dejó de pertenecer a la familia en 2004, en la actualidad está a la venta junto con el terreno de 17 manzanas. El precio es de 900,000 dólares.

Cultura popular

“Se dice que los Guirola tenían pacto con el diablo y que cada generación tenía que dar un niño y ofrecerlo al demonio porque si no lo hacían sus negocios se venían abajo. Según la cultura popular cuando alguien quería dinero debía hacer un pacto con el diablo, irse en la noche a un lugar solo, fumar un puro, hacer unas oraciones, quemar incienso e invocar al diablo. La gente no encontraba cómo explicar la riqueza de la familia y esa idea era la que más aceptaban”, relató el historiador.

Aseguró que todos estos rumores también surgían porque era una familia bastante católica, sus casas estaban saturadas de imágenes y cuadros de santos.

“Sus casas siempre olían a incienso, tenían agua bendita por todas partes, eran sumamente supersticiosos porque creían en espíritus, en el destino, la mala suerte y temas así”, manifestó Cortez.

También se dice que muchos de los mitos que giran alrededor de la familia fueron difundidos por ellos mismos para crear miedo entre los campesinos y evitar que les robaran sus pertenencias.

Foto de 2005 de la “Casa de las Águilas”. Un hombre remueve parte de los muebles que todavía se encontraban en la casa y que pertenecieron a la familia. En esta casa vivió Rafael Guirola, hijo de Ángel Guirola. 

Interior de la Casa de las Águilas, después que una tormenta destruyera una pared en 2005.

Según la cultura popular, los negocios de los Guirola fracasaron porque hubo un integrante de la familia que se negó a dar su ofrenda y seguir con el trato (de entregar a uno de sus hijos), fue entonces cuando los negocios quebraron, las importaciones se vinieron abajo por las pérdidas económicas y los integrantes de la familia empezaron a morir en accidentes.

Sin embargo, la pérdida del poder económico de la familia se dio cuando el cultivo del café empezó a decaer y la crisis como la Gran Depresión de 1929 de Estados Unidos afectó la economía del país. Poco a poco, la familia perdió su poderío económico y social. Hoy en día, las casas de Santa Tecla pertenecen a otras familias y algunos lugares fueron entregados para beneficios de la comunidad.

FOTOS:

La misteriosa Casa de las Águilas que perteneció a la familia Guirola en Santa Tecla

La "Casa de las Águilas" es una de las residencias de lujo que perteneció a la familia Guirola y que sus vestigios dan fe de la opulencia y el misterio que rodea a esos empresarios que hicieron su fortuna en El Salvador a base del cultivo del café. En la actualidad las propiedades de la familia se relacionan a diferentes leyendas urbanas.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias La “Mansión Guirola” y la historia de la enigmática familia
Noticias El Salto de Malacatiupán y sus míticas leyendas
Noticias Comuna de la capital anuncia creación de Corredor Urbano