El guatemalteco que rescató del Rubén Darío a la pequeña Verónica tras el terremoto del 10 de octubre

El rescatista asegura que esa experiencia marcó su vida y carrera. Por años se ha preguntado qué fue de la pequeña que logró sacar de los escombros aquel trágico día de 1986.

Por Enrique Carranza

Oct 09, 2018- 20:59

El rescate de una niña salvadoreña marcó la vida del mayor de bomberos guatemalteco Héctor Chacón. Él lo recuerda como si fue ayer; pero han transcurrido 32 años desde aquel 10 de octubre de 1986.

 

 

Ese día un terremoto magnitud 5.7 derrumbó el edificio Rubén Darío, en el centro de San Salvador, y en el primer sótano de esa estructura se encontraba Verónica, de aproximados tres años, quien fue auxiliada por el mayor Chacón.

En ese momento el bombero era parte de la Patrulla Especial de Rescate del Cuerpo de Bomberos Municipales de Guatemala y, tras el colapso de ese edificio él, junto a nueve personas más, fue asignado al rescate de las personas atrapadas entre los escombros.

“Partimos de Guatemala hacia El Salvador minutos después de ocurrido el terremoto, cerca de las 5:00 de la tarde llegamos a San Salvador, luego, por orden expresa del presidente de la República, Napoleón Duarte, nos asignaron el rescate de los sobrevivientes del edificio Rubén Darío”, recuerda Chacón.

Te puede interesar

Impactantes imágenes del terremoto del 10 de octubre de 1986

Más de 1,500 muertos y una gran destrucción en el centro de San Salvador fue el saldo de un terremoto de magnitud de 7.5 en la escala de escala de Richter ocurrido el 10 de octubre de 1986, cuyo epicentro fue en Los Planes de Renderos.

Al momento que salieron de la base de los Bomberos Municipales no contaban con la autorización necesaria para abandonar Guatemala, pero lograron resolver en el camino y al estar en la frontera tuvieron el paso libre y continuaron el viaje.

“Entramos a El Salvador y pensamos que no ocurría nada, en el camino parecía que todo estaba bien, no habían daños, hasta comenzamos a pensar que era falsa alarma”, recuerda el mayor Chacón, quien lideraba a los nueve rescatistas que lo acompañaban.

Inicio de los rescates
Conforme se acercaron a la capital salvadoreña la primera impresión de los bomberos guatemaltecos cambió, ya que los daños causados por el movimiento telúrico ocurrido a las 11:49 a.m. ya eran visibles. Al llegar a San Salvador recibieron las instrucciones precisas del trabajo que debía realizar.

“Fue impresionante el caos que había, el edificio Rubén Darío se había convertido en una sola masa de hierro y concreto tirada en el piso”, describe Chacón.

En ese momento los guatemaltecos se convirtieron en el primer equipo de ayuda humanitaria internacional en colaborar en el rescate de sobrevivientes en el edificio Rubén Darío.

“Cuando nosotros llegamos aún había incendios entre los escombros de edificio, la gente sin entender la magnitud de lo que sucedía trataba de ayudar a quienes estaban atrapados”, continúa Chacón, quien hoy tiene 72 años de edad.

Te puede interesar

Uso de estructuras de hierro y la baja altura de edificios es peligro ante sismos

El ingeniero mexicano Roberto Stark considera que es mejor la tradicional combinación de hierro-cemento y los edificios de mayor altura.

El llanto de Verónica
Tras apagar el fuego y en medio de humo denso la búsqueda de sobrevivientes comenzó.

Las herramientas de los bomberos eran escasas y rudimentarias, por momentos debían rascar con las manos entre los materiales sueltos de los escombros. Además, las réplicas continuaban.

A su paso, los rescatistas encontraban los cadáveres de quienes fueron aplastados por la masa de concreto, o cuerpos mutilados.

“Utilizamos la técnica en que se pregunta si hay sobrevivientes, la respuesta fue positiva y se ubicaron; pero también se escuchó que una niña lloraba y golpeando con una barra logramos abrir un pequeño boquete, lo necesario para que ella saliera”, explicó el mayor Chacón, mientras formaba un circulo con sus dedos pulgares e índices.

Lo que no imaginaron los rescatistas fue que junto a la menor había 11 personas más, a quienes tuvieron que convencer que por su fragilidad la niña debía salir primero de entre los escombros.

“Los ojitos de ella reflejaban una mezcla de angustia y alegría, me abrazó muy fuerte, tanto que casi no me preocupé porque se quedara atrás cuando íbamos hacia afuera de la estructura derribada”, detalla el mayor Chacón.

Para ese momento, cuando la pequeña Verónica fue rescatada, ya eran casi las 3:00 de madrugada del 11 de octubre.

El equipo de la Patrulla Especial de Rescate del Cuerpo de Bomberos Municipales de Guatemala, fue relevado y volvió a su país a los tres días de iniciados los rescates de sobrevivientes.

Te puede interesar

Magaly, la estudiante de enfermería que murió soterrada en Zaragoza

Socorristas Cruz Roja realizaron la recuperación del cuerpo de Magaly Esther A., de 17 años de edad, quien murió soterrada a causa de un desprendimiento de tierra que cayó sobre la vivienda donde residía en Zaragoza.

“Siempre me he preguntado qué fue de Verónica, es el rescate que más me ha impactado o marcado a lo largo de mi carrera por las condiciones en que sucedió”, recordó el mayor Chacón.

Conforme los días pasaron, el recuento de las afectaciones reveló que el terremoto del 10 de octubre de 1986 fue uno de los más destructivos de los que han sacudido el territorio salvadoreño.

Ese evento causó 1,530 muertes, 10,000 heridos, unos 200,000 damnificados y $ 1,031 millones en pérdidas.

De nuevo en El Salvador
Pasaron nueve años para que el mayor Chacón volviera a una tarea humanitaria a El Salvador. En 1995 acudió a la búsqueda de sobrevivientes al accidente del vuelo 901 de la aerolínea Aviateca, el volcán Chichontepec, San Vicente.

En esa oportunidad la Patrulla Especial de Rescate de los Bomberos municipales de Guatemala terminó colaborando con la evacuación de los cadáveres de las víctimas.

Para el mayor Chacón, esa experiencia no es tan grata, ya que “como bomberos busca salvar vidas”, algo imposible en esa jornada.

El avión, procedente de Miami, Estados Unidos, y con destino hacia San José, Costa Rica; había hecho escala en Guatemala, haría en El Salvador y Nicaragua; sin embargo, después de despegar en el aeropuerto La Aurora, del país vecino, la poca visibilidad provocada por la lluvia lo hizo salir de su ruta e impactado con el volcán de San Vicente.

Ese aparatoso accidente cobró la vida de 65 personas, 58 eran pasajeros y siete tripulantes (dos pilotos, tres sobrecargos y dos mecánicos), según los registros.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las escuelas deben comenzar a enseñar las materias del futuro
Noticias Conoce la historia de algunos de los colegios más antiguos de El Salvador
Noticias Chef crea marca de café para ayudar a jóvenes y familias