Destitución jueces: Golpe al órgano judicial Incendio: Mercado San Miguelito SALUD: Covid en El Salvador NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

200 años después, vuelve la tiranía

Nubarrones antidemocráticos se ciernen sobre El Salvador. Una nueva élite busca gobernar sin límites. Está en las nuevas generaciones reiterar que este es un país de leyes, no de reyes.

Por Ricardo Avelar | Sep 14, 2021- 22:24

Dos siglos después de la independencia, la República de El Salvador está amenazada por quienes sueñan con instalar un régimen autoritario y represivo. Foto EDH / Mauro Arias

Parafraseando al cuentista Augusto “Tito” Monterroso, cuando El Salvador despertó, 200 años después, la tiranía todavía estaba ahí.

Esta vez sin corona, cetro o trono, pero con el afán de tener los privilegios y prebendas de los antiguos reyes que suponían estar encima del bien y el mal, y cuyo poder venía directamente de los cielos.

Este 15 de septiembre, la ironía en El Salvador no podría ser mayor.

Lea más: Cómo se rompió la relación entre la Casa Blanca y Bukele y por qué Washington prepara sanciones para el gobierno de El Salvador

Mientras las fachadas de los edificios públicos se visten de azul y blanco, los funcionarios repiten consignas patrioteras y en las calles se venden pequeñas banderitas plásticas, un gobierno pretende devolvernos a ese antiguo régimen de arbitrariedades y violencia donde se considerar a los salvadoreños súbditos del capricho de un monarca sin corona.

Con una policía sumisa a sus caprichos, una consolidación de todas las instituciones en torno a su figura, un desafío completo a la legalidad y un ánimo de permanecer en el poder más allá de lo que la Constitución permite, el presidente abandona su traje democrático y demuestra quién realmente es: un aprendiz de Emperador.

A la usanza de los antiguos reyes, Nayib Bukele pretende sostener su autoridad sobre la amenaza de la fuerza y la supuesta “guía” de Dios. Foto EDH / Archivo

Le podría interesar: En el Bicentenario, 200 “reformas” para sepultar la Constitución y la Independencia

Nada más alejado del ideal republicano, liberal y democrático que El Salvador pretende celebrar septiembre a septiembre.

Al tiempo que la nueva élite coloca listones patrióticos en sus solapas, está participando del asesinato de una República, esa que costó sangre, sudor y lágrimas construir.

Y mientras capturan las instituciones que vigilan el uso mesurado de los recursos y avalan un asalto al erario de sus correligionarios, proclaman sin empacho su “pureza”.

Ver: Sala de lo Constitucional impuesta por el oficialismo habilita la reelección de Bukele

Pero si algo ha demostrado la historia de El Salvador es que a pesar de las debacles, sus ciudadanos nunca han abandonado el ideal de construir una sociedad justa, libre y democrática, alejada de los cantos de sirena de peligroso caudillos.

En medio de dictaduras, atropellos, violencia y sufrimiento, El Salvador ha demostrado valentía, determinación y resiliencia. El presente descansa sobre los hombros de generaciones de hombres y mujeres luchadores.

Es tiempo de que esta generación haga honor a esta lucha y le recuerde a quien gobierna, y a su séquito, que por 200 años El Salvador es un país “de leyes, no de reyes”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Autoritarismo Independencia Nayib Bukele Política Redes Sociales Reelección República Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad