VIDEO: Kolmanskop, la ciudad fantasma y de los diamantes en el desierto de Namibia

Las edificaciones son de estilo centroeuropeo y están deshabitadas desde hace más de medio siglo

Kolmanskop es un pueblo fantasma en el desierto de Namibia, al sur del país; 10 kilómetros hacia el interior de la ciudad portuaria de Lüderitz. Alguna vez un pequeño pero muy rico pueblo minero, ahora es un popular destino turístico

Por N. Hernández / Agencias

Oct 30, 2019- 12:45

Kolmaskop es una ciudad atrapada en el tiempo, está situada en el desierto de Namibia, uno de los más importantes de África. Sus arenas estuvieron colmadas de diamantes y fueron estos quienes contribuyeron al nacimiento y años después desaparición de la ciudad.

Ahora en medio del desierto, completamente abandonadas y desoladas, están las decadentes pero pintorescas e inusuales estructuras de lo que fue la ciudad de Kolmanskop.

Las edificaciones son de estilo centroeuropeo y están deshabitadas desde hace más de medio siglo. La historia de esta ciudad está basada en la codicia humana y ahora es famosa por los inusuales fantasmas que habitantes de otra capital cercana dicen haber visto y escuchado.

Los fantasmas

Después de ser una ciudad habitada, con casas de lujo y las comodidades necesarias para familias de dinero, pasó a ser una ciudad atrapada por el tiempo y que ejemplifica a la perfección cómo la codicia del hombre lo lleva a enfrentarse a la naturaleza.

Ahora las enormes montañas de arena ocupan los edificios y han sepultado la ciudad por completo, incluidas algunas habitaciones de mansiones ruidosas que ahora están repletas de dunas como símbolo del avance del tiempo.

La ciudad fue abandonada cunado los pobladores dejaron de encontrar diamantes en ella. Foto Pixabay

El programa Destination Truth de Josh Gates presentó a tres personas , quienes dicen ser testigos de la presencia de fantasmas y hechos extraños en este pueblo.

Las personas son habitantes de la ciudad de Lüderitz que se han acercado a explorar Kolmanskop y aseguran haber tenido encuentros con fenómenos y entidades no humanas y ruidos inexplicables.

Gens Ditmold dijo que era una ciudad encantada y que cada edificio tiene su propia historia. Izaan Koskoa asegura haber visto apariciones en plena ciudad, las describe de pelo largo y rubio, con ropas blancas, no se les veían ni pies ni manos, parecían flotar, además, Koskoa afirma que cuando se giró para mirar a su amiga, al volver a mirar la fantasma ya se había ido; y Marlene de Villiers confiesa que su hijo escuchó voces en la antigua carnicería, donde incluso pudo oler a carne cruda y sangre.

Según dicen, sin haber confirmado nada, se detectan extraños campos electromagnéticos, la carnicería protagoniza audiciones de susurros o la escuela es foco de fenómenos extraños donde algunos visitantes han llegado a sentir asfixia. También del hospital se cuenta que pueden oírse pasos. Por no hablar de la cantidad de psicofonías indescifradas que se dice que en este lugar se han grabado.

El origen

¿Por qué los alemanes de las colonias construyeron una ciudad en la inmensidad del desierto? Kolmaskop llegó a ser una pequeña localidad con todo tipo de infraestructuras, desde las mansiones para familias adinerada, hasta escuela, hospital y casino.

Es una ciudad atrapada en el tiempo que ejemplifica a la perfección cómo la codicia del hombre lo lleva a enfrentarse a la naturaleza con tal de enriquecerse. Foto Pixabay

Este pueblo fantasma fue fundado en 1908 por lo colonos alemanes, según publicación del sitio web Espacio Misterioso.

La historia cuenta que Zacharias Lewala encontró una piedra brillante en la zona, llevó el mineral al inspector del ferrocarril y este corroboró que la piedra era auténtica y que aquel brillante era un diamante. La riqueza era inminente porque aquel lugar abandonado en medio de la nada estaba repleto de diamantes.

La noticia trascendió y estalló la fiebre del diamante y muchos habitantes de Lüderitz se mudaron y empezaron a edificar Kolmaskop. Así fue como se llegó a edificar hasta una fábrica de hielo e incluso el primer tranvía de toda África.

También fue la primera población de África cuyo hospital, con capacidad para 250 paciente, dispuso de tecnologías de rayos X. El objetivo principal de esta tecnología era evitar que los mineros ingirieran los diamantes y si lo hacían se les suministraba aceite de ricino para que las piedras volvieran a sus propietarios.

Kolmanskop, es un pueblo fantasma entregado a la inmisericorde acción de la naturaleza. Fue fundado en 1908 por colonos alemanes. Foto Pixabay

Las casi 200 familias alemanas que vivían en Kolmanskop lo hacían con comodidades en sus mansiones, no eran tan buenas las condiciones para los trabajadores y mineros de la etnia owambo. Debían soportar al tiempo que hacían sus labores unas condiciones inclementes de temperatura que provocaban la muerte de muchos de ellos a los más de 65º C que en esta desértica región se llegan a alcanzar.

Y así, a base de esfuerzo y sudor por parte de los mineros, los alemanes se enriquecieron enormemente. Durante la Primera Guerra Mundial se extrajo la friolera cantidad de unos 1,000 kg de diamantes.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones