Nueva norma de migración en EE.UU. traería graves problemas de salud, advierten expertos

La disposición que entrará en vigencia en octubre provocará que muchos inmigrantes dejen de usar el Medicaid, los cupones de alimentos y otro tipo de asistencia pública. 

Foto AFP

Por AP/ V. Jurado

Ago 19, 2019- 17:09

Algunos médicos y expertos en salud pública advierten que las nuevas normas de inmigración en Estados Unidos traerán consecuencias graves para la salud de la población y un aumento en los costos: los diabéticos no acudirán a sus revisiones rutinarias, los asmáticos jóvenes no obtendrán atención preventiva y habrá un aumento en las costosas visitas a las salas de emergencia.

Dicen que los cambios radicales, que les negarí­an la residencia permanente a muchos inmigrantes, harán que dejen de utilizar el Medicaid, el programa gubernamental estadounidense de asistencia médica para los pobres o discapacitados, los cupones de alimentos y otro tipo de asistencia pública.

Algunos defensores del cambio dicen que ya están viendo las consecuencias incluso antes de que la compleja regla carga pública” de 837 páginas entre en vigor en octubre.

El gobierno del presidente Donald Trump pregona su enfoque enérgico como una forma de mantener sólo a los inmigrantes autosuficientes en el paí­s, pero los expertos en salud sostienen que el cambio podrí­a forzar a millones de migrantes de bajos ingresos a elegir entre recibir servicios de salud necesarios y sus intentos de permanecer legalmente en el paí­s.

“La gente va a estar más enferma. No van a buscar atención médica o no hasta que tengan que ir a una sala de emergencias”, opinó Lisa David, presidenta y directora ejecutiva de Public Health Solutions, la organización de salud pública más grande de Nueva York. “Le va a costar mucho dinero al sistema”, agregó.

A los inmigrantes que quieren obtener la residencia legal permanente, a través de la comúnmente llamada “green card”, se les ha exigido desde hace mucho tiempo que demuestren que no serán “una carga pública”. El gobierno de Trump anunció el lunes que redefinirí­a el término para referirse a aquellos que tienen menos probabilidades de recibir prestaciones públicas durante un cierto perí­odo.

El Servicio de Ciudadaní­a e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) también tendrá en cuenta otros factores, como los ingresos, la educación y el dominio del inglés.

“Queremos ver gente que venga a este paí­s y sea autosuficiente”, dijo Ken Cuccinelli, director interino del USCIS. “Ese es un principio básico del sueño americano. Está profundamente arraigado en nuestra historia y particularmente en nuestra historia relacionada con la inmigración legal”.

Dos condados de California y fiscales de 13 estados entablaron demandas, diciendo que los cambios aumentarán los peligros para la salud pública.

Hay indicios de que eso ya está ocurriendo en ciudades como Chicago, Detroit y Nueva York, afirman los defensores de los inmigrantes.

A las pocas horas del anuncio, una abogada de inmigración de Minnesota dijo que recibió una ráfaga de llamadas de clientes preocupados sobre si debí­an dejar de recibir ayuda del Medicaid o no. Una organización sin fines de lucro de Detroit, que ayuda a los latinos e inmigrantes con servicios sociales, dijo que su vestí­bulo, por lo general repleto de gente, estaba vací­o el dí­a después de que se dieron a conocer las reglas.

La organización de salud pública más grande de Nueva York, Public Health Solutions (Soluciones de Salud Pública), que atiende a una gran población inmigrante, reportó una caí­da del 20% en la inscripción de cupones de alimentos desde que se propuso la regla por primera vez en el otoño.

Federico Mason, quien emigró desde México hace más de dos décadas, dijo que está preocupado por los nuevos criterios porque tiene bajos ingresos y no habla bien el inglés.

El residente de Chicago dijo que no tiene planes inmediatos para retirar de Medicaid a sus hijos de 8 y 15 años de edad, que son ciudadanos estadounidenses, pero que la nueva regla lo ha hecho preocuparse sobre la forma en que mantendrá a su familia y sobre si deberí­a solicitar una tarjeta de residencia permanente.

Dijo en español que si algún dí­a quiere cambiar su estatus de residencia, será más difí­cil bajo estas nuevas normas, a las que calificó de injustas y discriminatorias.

La doctora Deanna Behrens, pediatra de terapia intensiva en los suburbios de Chicago, dijo que los niños son los más vulnerables.

Aseguró que los padres que no son ciudadanos podrí­an dudar en solicitar prestaciones de salud para sus hijos que son ciudadanos estadounidenses, temiendo erróneamente que si sus hijos obtienen la ayuda social, se arruinarí­an sus propias posibilidades de obtener una tarjeta de residencia y separarí­an a sus familias.

Esto hará que las personas no puedan costear la atención de enfermedades crónicas como el asma y la diabetes, así­ como las medidas preventivas. En su lugar, dependerán de salas de emergencia mucho más costosas.

“Esto ha obligado a las familias inmigrantes a tomar una decisión imposible”, dijo Behrens.

El tema es personal para la doctora Jasmine Saavedra, una pediatra que trabaja en la clí­nica Esperanza, en un vecindario fuertemente latino de Chicago.

Ella está convencida de que si los nuevos criterios del gobierno de Trump hubieran estado en vigor para sus padres hace tres décadas, ella habrí­a tenido un futuro muy diferente. Sus padres emigraron de México en la década de 1980 sin hablar inglés y con poca educación. Mientras dependí­an de trabajos de bajos salarios, recurrieron a cupones de alimentos durante un breve tiempo para poder sobrevivir.

Luego su madre decidió dejar de recibir asistencia pública debido al estigma, pero Saavedra dijo que hubo dí­as en que su madre no querí­a comer para que sus hijos pudieran hacerlo. Ella cree que eso la ayudó a convertirse en doctora y a sus dos hermanas en contadora y enfermera.

“Tal vez cuando ciertas personas piensan en las familias inmigrantes, las ven como una carga para este paí­s, de la misma manera que la gente le dirí­a a mi madre cuando recibí­a asistencia”, dijo Saavedra. “Pero mis padres, sin educación, sin hablar este idioma, pobres y con un poco de ayuda cuando pudieron, nos sacaron adelante y tienen tres hijas exitosas”

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad