¿Nostradamus profetizó el incendio de la catedral de Notre Dame?

Según la famosa astróloga Jessica Adams el hecho estaba predicho para el 15 de abril a las 5:30.

Foto/ Le Parisien

Por N. Hernández / Agencias

Abr 16, 2019- 16:00

“Un símbolo de la cristiandad en Francia o España arderá en fuego purificador. Nuestra Señora llorará por todos nosotros y brillará en la lejanía”, este es un fragmento del libro “Las Profecías”, escrito por el médico y astrólogo francés Michel Nostradamus.

Desde el incendio de la Catedral de Notre Dame que convirtió en cenizas el techo y la emblemática torre de la aguja, el fragmento se ha hecho viral en internet, ya que la famosa astróloga Jessica Adams publicó en su blog un artículo donde asegura el escrito profetizó el trágico evento.

Además explica que el “horóscopo de Notre Dame” da pistas de que el hecho ocurriría el 15 de abril de 2019.

Notre Dame posee una arquitectura gótica que sirvió de marco en momentos clave de la historia de Francia y de Europa. Foto EFE/ Christophe Petit Tesson

“Lo que tenemos aquí es Chiron, de hecho, al ‘jefe de Aries’ a solo tres grados del signo zodiacal. El sol, que arde de naranja al atardecer en París al caer Notre Dame, también se encuentra en Aries, en esta carta astrológica establecida para el lunes 15 de abril de 2019 a las 5:50 pm, París, Francia. La conmoción del momento es mostrada por Urano en 2 Tauro, haciendo un semisextil casi exacto para Quirón. De hecho, esta es una alineación que solo podría suceder una vez cada 80 años. La Luna está en 3 Virgo, exactamente quincunx Quirón”, expone Adams.

Sin embargo, otros usuarios aseguran que el escrito de Nostradamus se refiere a Luis XIV y a la Guerra de Sucesión Española en 1702 y lo que se predijo fue el agitado y extenso siglo que inició con la invasión de Francia a Italia en 1802 y Napoleón autoproclamándose como rey de la misma en 1805.

Hay una cosa clara sobre el incendio que ha malherido Notre Dame: la catedral quedó maltrecha pero sobrevivirá. Hubo minutos eternos en los que ni siquiera eso era seguro. El resto aún son interrogantes: cómo se originó el fuego, qué obras de arte se han perdido, cuánto tardará en reconstruirse.

Aunque muy poco se sabe sobre el lugar donde comenzó el incendio o sobre sus causas, el Gobierno y la Fiscalía quisieron ser tajantes desde el inicio al afirmar que todo apunta a un origen accidental.

En tiempos de ruido y confusión, con los teóricos de la conspiración afilando armas en las redes sociales, el fiscal de París, Rémi Heitz, que dirige la investigación, subrayó que “nada por ahora va en la línea de un acto voluntario”.

Con la prudencia exigible a su cargo, Heitz explicó a la prensa que prioriza la hipótesis de un origen accidental de las llamas, aunque no se podrán realizar las comprobaciones necesarias hasta que las condiciones permitan acceder a la “zona cero” del incendio, algo que hasta ahora “no ha sido posible porque no es estable”.

Poco antes, el ministro de Cultura, Franck Riester, ya había avanzado que el suceso pareció iniciarse en torno a la aguja de la catedral, donde se estaban realizando obras de restauración, para lo cual se había montado un andamiaje de cien metros de altura.  Cinco empresas trabajaban en esa obra. La quincena de operarios presentes en aquel momento ya han comenzado a ser interrogados por la policía.

Algo más que sí se sabe: el abismo estuvo cerca. Tan cerca como un cuarto de hora. Quizá si una veintena de bomberos no se hubiera encaramado a las torres para combatir desde allí con mangueras el fuego que había devorado la cubierta de la catedral, hoy no quedarían de Notre Dame más que las cenizas.

En ese intervalo de 15-30 minutos, entre las ocho y las nueve de la noche, “se jugó la supervivencia” del templo, a juicio del secretario de Estado del Interior, Laurent Nuñez.

El fuego fue sofocado por completo poco antes de las diez de la mañana, hora parisina (08.00 GMT), del martes.
Nuñez avisó de que los arquitectos han identificado “algunas vulnerabilidades”, sobre todo en la bóveda y la fachada lateral del transepto norte. Pero esos problemas no amenazan, a priori, la estabilidad global del monumento.
La investigación deberá determinar, por ejemplo, por qué si la alarma de incendios saltó a las 18.20 no se logró descubrir su origen hasta que la alerta volvió a sonar, 23 minutos después.

Para entonces, las llamas ya se habían adueñado del complejo envigado de madera (“el Bosque” lo llaman, por la cantidad de robles, más de mil, que se usaron para urdirlo) que sujeta la cubierta.  Las autoridades se preparan para una investigación larga y costosa. Hablan de semanas, incluso de meses. No hay muchos precedentes de una pesquisa similar.

GALERÍA DE FOTOS:

Las impactantes imágenes del incendio en la catedral de Notre Dame

La catedral de Notre Dame de París, uno de los monumentos más emblemáticos de la capital francesa, fue afectada por un voraz incendio este lunes. La aguja central se derrumbó devorada por las llamas que afectaron a buena parte del tejado del templo gótico.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 3 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones