¿Quién era el contratista estadounidense asesinado en Irak por el que Trump ordenó ataque contra Qasem Soleimaní?

El contratista era de origen iraquí y trabajaba como traductor para el ejército de los Estados Unidos.

Hamid era lingüista del ejército estadounidense en Irak/ Foto Twitter (@hawaii50bruh)

Por Agencias/ K. Rivera

Ene 13, 2020- 16:02

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, autorizó el asesinato del general iraní Qasem Soleimaní, hace siete meses, siempre y cuando Irán provocara la muerte de algún ciudadano estadounidense, informó este lunes la cadena de televisión NBC.

El canal, que cita a cinco funcionarios y exfuncionarios del Gobierno de EE.UU., precisa que la orden presidencial se produjo en junio pasado y exigía que el mandatario estampara su firma definitiva sobre cualquier decisión específica de matar a Soleimaní.

Según las fuentes consultadas por la NBC, esa autorización explica por qué el asesinato de Soleimaní estaba entre las opciones que el Ejército presentó a Trump hace dos semanas para responder a un ataque de milicias chiíes proiraníes en Irak que acabó en la muerte de un contratista de EE.UU. y heridas a cuatro soldados.

Las fuentes señalaron al canal que en junio pasado el entonces asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, instó al presidente a que respondiera al derribo de un dron estadounidense por parte de Irán dando luz verde a una operación para matar a Soleimaní; lo que fue respaldado por el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Sin embargo, Trump lo rechazó con el argumento de que solo tomaría esa decisión si Teherán cruzaba su línea roja, es decir, si asesinaba a algún estadounidense.

Una persona conocedora de esa conversación precisó a la cadena que el mensaje de Trump era que “eso solo estaría sobre la mesa si (los iraníes) atacaban a estadounidenses”.

La Inteligencia de EE.UU. ha seguido de cerca los movimientos de Soleimaní desde hace años y la idea de asesinar a Soleimaní surgió en 2017 durante las discusiones entre el asesor de Seguridad Nacional de Trump en aquel momento, el general retirado Herbert Raymond McMaster, con otros funcionarios, pero “no se consideraba como el primer movimiento” contra Irán, dijo una de las fuentes a NBC.

La idea cobró fuerza con la llegada de Bolton, uno de los principales defensores de un cambio de régimen en Irán, a la Casa Blanca tras la marcha de McMaster.

Bolton abandonó el puesto en septiembre. Trump afirmó que lo despidió, mientras que el entonces asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca aseguró que había dimitido por desacuerdos entre ambos por Irán y otros asuntos.

Soleimaní fue asesinado el pasado 3 de enero en una operación militar del Pentágono con un dron en las proximidades del aeropuerto de Bagdad.

Esta acción llegó días después de que un contratista estadounidense perdiera la vida en un ataque contra una base militar, al que Washington respondió con una acción contra posiciones de la alianza de milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, que dejó 25 muertos en sus filas.

En represalia, miembros y seguidores de esas milicias asaltaron la embajada de EE.UU. en Bagdad, lo que fue seguido del ataque estadounidense contra Soleimaní y otros altos mandos y líderes de la Multitud Popular.

Nawres Hamid, traductor y musulmán

Hasta el 7 de enero se supo el nombre del contratista. Lo dio a conocer el “Sacramento Bee”, un periódico de la capital de California, que reportó que el contratista había sido velado el sábado 4 en esa ciudad.

Nawres Hamid, asesinado por las fuerzas de Irán/ Foto de Facebook

De origen irakí, mulsulmán y con 33 años de edad, Nawres Hamid era lingüista y trabajaba como traductor en Irak para el ejército de Estados Unidos. Tenía dos hijos, de 2 y 8 años.

Su esposa, Noor Alkhalil, le comentó a Sacramento Bee que sintió que algo andaba mal cuando Hamid dejó de responder a sus mensajes telefónicos.

De acuerdo al matutino californiano, poco después del inicio de sus sospechas, Alkhalil recibió un golpe en la puerta. Era un agente del empleador de Hamid, Valiant Integrated Services (una agencia de servicios de defensa), quien le dio la noticia de la muerte de su esposo.

“Todavía no se siente real. Ha sido difícil aceptar que ya no está aquí”, le dijo la viuda al diario.

También aseguró que su esposo había sido enterrado en el cementerio musulmán de Sacramento con la financiación de la empresa.

Noor es médica y junto a Hamid llegaron a Estados Unidos en 2011.

Te recomendamos
Consulta por teléfono sobre el subsidio de $300 ofrecido por el Gobierno ante emergencia
Marta, la vendedora que no recibió el bono de $300: “Grité por la angustia y decepción de no tener dinero”
Cómo identificar las diferencias entre el coronavirus, la gripe y las alergias
¿Cómo cortarte el cabello durante la cuarentena? Los mejores consejos para lograrlo
VIDEO: Alberto Laresca, el imitador salvadoreño de Selena Quintanilla

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad