Las declaraciones de la ex novia del sospechoso de raptar a Madeleine McCann, que encendieron las alarmas

La atormentada mujer contó los espeluznantes detalles de su relación con Christian Brueckner; cuando vivieron cerca del lugar donde desapareció la niña británica, en Algarve, Portugal.

Christian Brueckner, sospechoso de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann. Fotos: EFE

Por H. Sermeño / Agencias

Jun 11, 2020- 10:01

Detalles perturbadores continúan sumándose al perfil de Christian Brueckner, el pedófilo sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann. En esta ocasión, una de sus ex parejas decidió contar el calvario que vivió mientras era novia del criminal.

La mujer, Originaria de Berkshire, Reino Unido, encendió las alarmas cuando reveló que se conocieron cuando ambos trabajaban en un restaurante de Algarve, Portugal, lugar en donde la pequeña Madeleine, de 3 años, desapareció sin dejar rastros el 3 de mayo de 2007.

LEE TAMBIÉN: El caso de Madeleine McCann da un giro perturbador a 13 años de su misteriosa desaparición

El miedo y la ansiedad son dos constantes con las que la mujer de 45 años ha aprendido a vivir. El trauma que su agresor, Brueckner, quedó reflejado en la entrevista que ofreció a un medio británico, con la condición de que no se revelara ni siquiera las iniciales de su nombre

Hasta ahora me he negado a creer que alguien con quien estuve involucrada pudiera cometer algo tan horrible y desagradable como lastimar a una niña. Pero ya no estoy segura. Estoy empezando a preguntarme si lo hizo. Y si lo hizo, necesita ser realmente castigado por ello”, señaló la mujer.

Pese a la conducta criminal del alemán, la mujer dice que al inicio era una linda historia de amor. “Tenía 28 años, él era un par de años más joven que yo. Todos lo llamaban Chris. Le gustaba, sabía que le gustaba, pero no estaba interesada. Poco a poco nos hicimos amigos en la primavera de 2004. Chris podría ser muy, muy encantador, muy divertido y muy suave en su forma de hablar. Siempre se vestía muy bien, mantenía la puerta abierta para las mujeres, ese tipo de cosas. Estaba sola aquí en Portugal, sin familia y estaba recibiendo toda esta atención de este tipo. Nos juntamos románticamente y al principio fue genial. La relación fue muy agradable”.

CONTINÚA LEYENDO: Investigación revela cómo habrían asesinado a Madeleine McCann

La mujer británica recuerda la casa del alemán, como un sitio muy desolado. Él estaba viviendo en Luz en la casa que ha estado en las noticias toda la semana. Vivía solo. Le gustaba llevarme a la playa. No le gustaba la playa del pueblo en Lagos. Siempre serían las playas de la costa oeste, las aisladas. Le gustaban porque no le gustaban las multitudes, eso es lo que dijo. No le gustaban todos los turistas en el verano. Al principio parecía muy tranquilo, muy relajado, pero gradualmente después del verano las cosas cambiaron. Durante el verano fue bueno, pero durante el invierno comenzó a no ser tan bueno”, dijo la mujer.

Era cuestión de tiempo para que Brueckner empezara a mostrar su verdadera identidad. El detalle que lo detonó fue cuando su ex novia se encontró a un amigo en Lagos; detalle que no le gustó al alemán.

“Estábamos conversando y de repente dejó de hablarme, como si estuviera asustado o de repente recordara algo. Alguien más tarde me dijo que Christian había amenazado previamente al tipo porque nos había visto hablar antes. También comenzamos a discutir a fines del otoño, principios del invierno. Serían cosas pequeñas. Él se enojaría por cosas realmente pequeñas y yo me enojaría”, dijo la británica.

Violencia y acoso

La pesadilla inició cuando Christian le exigía que limpiara su casa, tal y como lo hicieron sus antiguas novias. Pero el peor momento fue durante la celebración de Año Nuevo en el 2005.

“Comencé la víspera de Año Nuevo trabajando en Taberna de Lagos y después de la medianoche trabajaba en otro bar. Chris estaba en el bar y estaba borracho. Algunos tipos muy agradables con los que me había hecho amigo vinieron del bar de al lado para decir feliz año nuevo y me dieron un abrazo. Chris de repente dio la vuelta al bar con una rabia loca y me arrastró frente a todos. Me agarró por el cuello, me llevó a los baños y me golpeó la cabeza contra la pared. Hubo personas que lo sacaron de mí, creo que se necesitaron cuatro hombres grandes para apartarlo de mí”, contó la mujer.

LEA: ¡Macabro hallazgo! Los cuerpos de dos niños desaparecidos fueron encontrados en el patio de la casa de su padrastro

A pesar del brutal ataque la mujer no puso demanda por temor. Prefirió regresar a su apartamento, pero jamás imaginó lo que sucedería.  “Había algo realmente extraño allí dentro. Es difícil de explicar, algo simplemente se sentía extraño. Fui al baño y el inodoro estaba levantado. Siempre pongo el asiento del inodoro, es lo que hago, así que fue otra pista. Estaba segura de que alguien estaba allí o había estado allí. Empecé a buscar en los armarios y luego pensé en revisar debajo de la cama. Me asomé y me llevé la sorpresa de mi vida. Estaba escondido allí, acostado de espaldas, mirándome. ¿Te imaginas cómo se sintió? Me congelé. No sabía lo que me iba a hacer. Salió de debajo de la cama, actuó como si todo fuera normal, se despidió de mí, salió y cerró la puerta detrás de él. Quedé allí sola, temblando y temblando. Creo que él estaba allí esperando para ver si llevaba a alguien a casa conmigo. Hasta el día de hoy todavía me pregunto qué hubiera pasado si hubiera traído a alguien esa noche”, rememoró.

Había ingresado a su apartamento por una ventana. El mismo modus operandi que siempre sospecharon los investigadores que permitió ingresar a la habitación de Maddie y llevársela en medio de la noche.

Finalmente, volvieron a estar juntos por un tiempo. “Mucha gente estaba muy, muy enojada porque volví con él después de lo que había sucedido en la víspera de Año Nuevo. Me pidió perdón, diciendo que perdió el control porque estaba borracho y no volvería a beber. No era un gran bebedor cuando estábamos juntos, así que estúpidamente le creí y volvimos a estar juntos. Pero nunca fue lo mismo”.

“Encontré un par de bragas que no eran mías y me enojé mucho con eso. Lo enfrenté al respecto en su casa y nuevamente se volvió completamente loco. Me llevó de regreso a Lagos. Salí de su auto y eso fue todo lo que a mí respecta”. Fue a partir de ese momento en que Brueckner comenzó a acosarla y a seguirla. Entonces sí dio intervención a la policía. Le prohibieron ingresar al bar donde ella trabajaba, entonces la esperaba fuera y la seguía. “A veces me rogaba volver con él. Otras me decía que averiguaría dónde vivían mis padres y que haría algo con ellos”.

Cuando Madeleine desapareció, ella aún estaba en Algarve. “Recuerdo el caso de Madeleine. Recuerdo estar aquí en Portugal cuando sucedió. Al principio pensé que la encontrarían, pero no lo hicieron y luego se hizo cada vez más grande. La policía portuguesa me habló tres veces el año pasado, pero nunca me dijeron que se trataba de Madeleine. Dijeron que se trataba de él, lo estaban investigando porque descubrieron que había violado a una anciana en Luz en 2005. Querían saber todo sobre él. Pero no tenía idea de que tenía que ver con Madeleine también. Me preguntaron cómo era la relación, cómo era la vida sexual, cómo me trataba, cómo trataba a las mujeres”.

“Querían saber si le gustaban las mujeres mayores, las mujeres más jóvenes, de qué tipo, de qué clase. Me preguntaron qué personas conocía, nombres, contactos, y preguntaron sobre el auto Jaguar. No recuerdo que hayan dicho nada sobre la caravana. Nunca vi eso”, concluyó la mujer que recuerda de la peor forma su convivencia con Brueckner, el principal sospechoso de haber raptado, abusado y asesinado a Madeleine McCann.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones