Niña australiana fue violada por su padre desde los cuatro años, para sobrevivir al abuso desarrolló 2,500 personalidades

Su padre fue condenado a 45 años de cárcel y no podrá solicitar la libertad condicional hasta 2050.

Foto 60 Minutes Australia

Por N. Hernández / Agencias

Sep 06, 2019- 12:02

Jenny Haynes tiene 49 años y desde hace años convive con 2,500 personalidades diferentes, todas fueron desarrolladas a partir de los abusos sexuales que sufrió de parte de su padre, Richard Haynes, desde antes de cumplir los cuatro años.

Jenny, la segunda de los tres hijos de Richard Haynes, fue violada regularmente por su padre de forma violenta, incluso torturada, cuando residía en Sídney. En 1981, cuando tenía once años, su familia se mudó de regreso al Reino Unido, donde después sus padres se separaron.

Para mantener en secreto los continuos abusos sexuales su padre la amenazaba con matar a madre o a su mascota, así como la menospreciaba o le aseguraba que podría hacer lo que quisiera con ella, un maltrato psicológico que le causó problemas mentales.

La única forma que ayudó a Jenny hacer frente a la horrorosa situación fue el invento de múltiples personalidades con el fin de escapara del dolor.

Durante el juicio, algunas de sus personalidades declararon y se cree que es el primer juicio donde una víctima con trastorno de identidad disociativo ha testificado con sus otras personalidades y logrado una condena.

Entre las personalidades que participaron en el proceso legal está Symphony, una niña de cuatro años, quien reveló detalles perturbadores de los años de abuso que sufrió.

En el juicio, cada personalidad tenía algo que aportar. Symphony declaró sobre las atrocidades que sufrió, incluyendo violaciones sádicas casi a diario; mientras que Muscles, un hombre fornido de 18 años, dio pruebas del abuso físico; Linda, una joven bastante elegante, habló sobre el impacto que los abusos tuvieron en sus relaciones sociales y académicas.

Según publicación de BBC, algunas de las personalidades de Jenny son las siguientes: 

Músculos: un joven con apariencia de músico británico como Billy Idol. Él es alto y usa ropa que deja al descubierto brazos fuertes, se caracteriza por ser tranquilo y protector.

Volcán: Es bastante alto, fuerte y viste de cuero negro de arriba a abajo. Su cabello rubio está decolorado.

Ricky: solo tiene ocho años, pero usa un viejo traje gris. El de cabello corto y color rojo.

Judas: es de estatura pequeña, tiene cabello rojo y lleva pantalones escolares grises con un jersey verde brillante.

Linda: es una joven alta, delgada, viste usa falda de los años 50 y lleva el pelo recogido en un elegante moño.

Rick: se parece un poco al padre de Jenny, usa lentes enormes igual a los que usaba él.

(Leer el texto completo en la BBC)

El juicio

La etapa de abusos fue desde 1974 y 1981, desde los 4 años y hasta los 11, por estos delitos un tribunal australiano condenó este 6 de septiembre a 45 años de cárcel al padre de Jenny.

Ella señaló a a los medios locales a la salida de los tribunales que tras esta sentencia no quiere volver a pensar en su padre y abusador.

La víctima destacó que la jueza reconociera en la sentencia la necesidad e importancia de terminar con el caso para retomar su propia vida.  La magistrada Sarah Hugget, de un tribunal de distrito de la ciudad de Sídney, señaló en su fallo contra Richard Haynes, de 74 años, que el agresor no podrá solicitar la libertad condicional hasta 2050 por los delitos cometidos contra su hija.

Jenny Haynes renunció al anonimato que las autoridades australianas ofrecen a las víctimas de delitos sexuales.

“Estoy emocionada que mi papi me haya visto y que me oiga”, dijo con una gran sonrisa y entusiasmo infantil Symphony, la niña de 4 años y una de las más de treinta personalidades que testificaron contra Richard Haynes, a los medios el pasado mayo tras dar su testimonio ante el tribunal.

Después de que los periodistas solicitasen la asistencia de Jenny, esta se refirió sobre Symphony como la persona que “salvó nuestras vidas”, aunque poco después Muscles, otra de las personalidades, interrumpe para llamar “bastardo” a su padre.

Richard Haynes se declaró culpable después del testimonio de su hija, “no porque estuviera conmocionado por la enormidad de sus actos, sino porque no pudo manejar lo que dijo ‘Symphony’ cuando contó lo que le hizo con detalles explícitos y desgarradores”, recordó Jenny Haynes durante una entrevista al programa 60 minutos del canal 9.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad