Giammattei rompe relaciones diplomáticas con el gobierno chavista de Venezuela y reconstruye lazo con Suecia

La representación del régimen de Nicolás Maduro en Guatemala era ya muy limitada.

Foto: AFP

Por Ricardo Avelar

Ene 16, 2020- 15:03

Tras una reunión con el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, anunció que rompe relaciones diplomáticas con el régimen chavista de Venezuela.

“Cerramos definitivamente relaciones con el gobierno de Venezuela”, afirmo el presidente, quien asumió el poder hace únicamente dos días.

La representación del régimen de Nicolás Maduro en Guatemala era ya muy limitada y solo quedaba una persona en la sede diplomática.

“Hemos girado órdenes al canciller (Pedro Brolo) para que la única persona que queda en la embajada de Venezuela proceda a su retorno y cerramos definitivamente relaciones con el Gobierno de Venezuela. Vamos a cerrar la embajada”, añadió.

Asimismo, una delegación que representa a Juan Guaidó, quien desde el 23 de enero de 2019 fue designado presidente encargado de ese país sudamericano, participó en la toma de posesión de Giammattei.

Asimismo, el nuevo mandatario volvió a tender puentes con el gobierno de Suecia, después de que su antecesor, Jimmy Morales, hiciera esfuerzos por expulsar al embajador Anders Kompass en mayo de 2018.

Esto después de que Suecia donara $9 millones a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), la cual el gobierno de Morales adverso de manera agresiva durante casi toda su gestión.

Esta actitud de rivalidad tuvo que ver con que el mandatario se vio involucrado en una investigación de esta entidad y la Fiscalía local sobre presunto financiamiento electoral ilícito, y que su hermano e hijo aparecieran salpicados en una trama de presunto fraude. Estos últimos fueron absueltos en 2019.

En su momento, la diputada de Encuentro por Guatemala, Nineth Montenegro, intuyó que el lío con Suecia se debía a la animadversión hacia la comisión anticorrupción.

“Esto puede ser parte de la campaña de debilitamiento a la CICIG”, dijo en su momento la legisladora. La expulsión del diplomático sueco fue detenida ese mismo año por la Corte de Constitucionalidad.

Para el acto de toma de posesión, Giammattei invitó a Kompass pese a que del gobierno saliente hubiera esfuerzos por no dejarlo entrar.

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad