Estados Unidos sanciona al hijo del presidente nicaragüense Daniel Ortega

El gobierno del presidente Donald Trump impuso sanciones a Rafael Antonio Ortega Murillo por presunta participación en operaciones de lavado de dinero y corrupción.

Daniel Ortega (derecha) comanda un gobierno responsable de múltiples abusos a los derechos humanos junto a Rosario Murillo, su esposa, vicepresidenta y, a juicio de muchos, la mente maestra de la represión. Foto EDH / Archivo

Por AP

Dic 12, 2019- 20:34

El gobierno del presidente Donald Trump sancionó el jueves al hijo del mandatario nicaragüense Daniel Ortega por su presunta participación en operaciones de lavado de dinero y corrupción.

Rafael Antonio Ortega Murillo utiliza dos compañí­as para ayudar a su madre, la vicepresidenta y primera dama Rosario Murillo, quien fue colocada en la lista de sanciones de Estados Unidos en noviembre de 2018, señaló la Oficina para el Control de Activos en el Extranjero (OFAC, por sus siglas en inglés), perteneciente al Departamento del Tesoro.

“El Tesoro va tras Rafael y las compañí­as que posee y utiliza para lavar dinero con el fin de apuntalar al régimen de Ortega a costa del pueblo de Nicaragua”, dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

Esas compañí­as son Zanzí­bar, SA y Servicio de Protección y Vigilancia, SA, indicó el departamento.

La OFAC también impuso sanciones a Distribuidor Nicaragüense de Petróleo SA, una tercera empresa que, señalaron, ha sido utilizada por miembros de la familia Ortega para su enriquecimiento personal a través de contratos no sujetos a licitación con las instituciones gubernamentales de Nicaragua.

Derivado de estas medidas, se bloquearon todas las propiedades que las entidades designadas poseen en Estados Unidos.

El mes pasado, el gobierno de Trump sancionó a tres funcionarios nicaragüenses acusados de violaciones a los derechos humanos, fraude electoral y corrupción.

Miles de nicaragüenses han sido asesinados, encarcelados u obligados a exiliarse desde que estallaron las protestas contra Ortega en abril de 2018.

Las autoridades nicaragüenses dicen que los manifestantes de oposición son “terroristas”, y consideran que las protestas equivalen a un intento de golpe de Estado.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad