“Es una tortura”. Colombiana relata que su madre la dejó en un prostíbulo a los 14 años por perder su virginidad

Su madre la llevó a un burdel y la abandonó ahí. Más de 20 años sufrió en el mundo de la prostitución

Foto/ Shutterstock / Foto Por Shutterstock

Por Agencias

Feb 12, 2019- 18:00

La colombiana Beatriz Helena Rodríguez Renfigo cuenta su historia de tortura. El dolor y el infierno que vivió en un prostíbulo durante 22 años de su vida.

Cuando tenía solo 14 años su madre la llevó a un burdel y la abandonó ahí, tras darse cuenta de que su hija había perdido su virginidad.

“Mi madre consideraba que no podía entregarle a la sociedad a una mujer, una niña, que no estuviera casada, y a mí no me podía entregar casada porque yo ya estaba ‘brinconeando'”, contó Rodríguez a BBC Mundo.

Al preguntarle qué es lo peor de ser prostituta, Rodríguez dice que “todo”, lo califica como una “tortura permanente, las 24 horas del día, siete días a la semana, embarazada, con el periodo, enferma, de post parto”.

Te puede interesar: Adolescente era violada por su padrastro, un desconocido le ofreció ayuda, pero solo si ella grababa la violación

Durante los más de 20 años que fue prostituida, pasando de un burdel a otro, tuvo tres hijos a los que crió dentro de ese mundo de tortura. “A los 16 tuve a mi muchachita, a los 20 tuve el muchachito y a los 24 tuve a la última. Obviamente, no sé quiénes son sus padres”, comentó.

 

Foto de referencia/Archivo

” Yo no sé qué es lo peor: si es el abuso de tu cuerpo, la penetración de tu alma, la entrega de tu ser… No sé”.

Desde su experiencia, su postura sobre la prostitución es muy clara, ella afirma que esta práctica no puede considerarse como un trabajo y está en contra de que llegue a regularse como tal.

“No, eso no es un trabajo, y no se puede regular. La prostitución es un delito contra la humanidad, contra las mujeres que la sufrimos.”

Con mucha dificultad Rodríguez logró salir del mundo de la prostitución junto a 20 compañeras de burdel. Aprendió a hacer chorizos y formó una empresa que le permitió los ingresos suficientes para salir de la tortura en la que vivía.

Leer más: Cámara ordena recapturar a acusado de violar a un niño en Santa Tecla

Hoy Beatriz es una de las principales activistas colombianas contra la prostitución. Es directora de ASOMUPCAR, la asociación de mujeres productoras de cárnicos del departamento de Caquetá, en el sur de Colombia. Se trata de una organización que ayuda a las mujeres explotadas sexualmente a salir de ese mundo.

Sus tres hijos la apoyan y trabajan con ella en la asociación. “Tengo una hija que es psicóloga, la otra es pedagoga y el chico también trabaja con nosotros”, comentó.

A pesar de tanto sufrimiento que ha vivido y que su madre fue quien la arrojó a esa “tortura”, Rodríguez expresó a BBC Mundo que nunca culpó a su madre y que ahora vive con ella y se encarga de sostenerla económicamente en su vejez.

Puede leer la historia completa en https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-47205323

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad