Descenso en las temperaturas en Australia ayudará a combatir incendios, dicen autoridades

Los incendios han matado a casi 500 millones de aves, reptiles y mamí­feros.

Un bombero rocía espuma en la zona afectada por el incendio en la ciudad de Jerrawangala, Nueva Gales del Sur. Foto AFP/ Peter Parks

Por EFE

Ene 05, 2020- 15:16

Un descenso en las temperaturas y vientos más tranquilos dieron algo de alivio el domingo a localidades de Australia azotadas por incendios forestales. Sin embargo, la presión permanecí­a sobre el primer ministro Scott Morrison por el manejo de la crisis.

Se ha repartido mucha culpa, declaró Morrison en conferencia de prensa. Y ahora es momento de enfocarnos en la respuesta que se está haciendo… La culpa no ayuda a nadie en estos momentos y analizar demasiado estas cosas no es un ejercicio productivo.

Morrison anunció en la ví­spera que desplegarí­a 3.000 elementos del ejército, marina y fuerza aérea para combatir las llamas. También prometió destinar 20 millones de dólares australianos (14 millones de dólares) para alquilar aviones extranjeros para combatir incendios.

Sin embargo, las acciones no disminuyeron las crí­ticas que consideran que se tardó en actuar. Además, su gobierno ha minimizado las polí­ticas en el tema de cambio climático, que los expertos señalaron que representó un papel fundamental en la sobrealimentación de las llamas.

El domingo emergió la imagen de un desastre a una escala sin precedentes. El Servicio Rural de Bomberos de Nueva Gales del Sur dijo que 150 incendios estaban activos en el estado, 64 de ellos fuera de control.

Los incendios forestales han arrasado con una zona del doble del tamaño del estado de Maryland, en Estados Unidos, extendiéndose hasta el cuadrante sureste de Australia, el más densamente poblado. Las llamas han provocado la muerte de por lo menos 24 personas, incluido un hombre de 47 años que falleció el sábado por la noche mientras trataba de evitar que la casa de un amigo se incendiara. Casi 2.000 viviendas se han reducido a cenizas.

Tan sólo en Nueva Gales del Sur, los incendios han matado a casi 500 millones de aves, reptiles y mamí­feros, dijo Chris Dickman, ecologista de la Universidad de Sydney al diario Sydney Morning Herald.

Un canguro huyendo de los incendios forestales cerca de la ciudad de Nowra en el estado australiano de Nueva Gales del Sur. Foto AFP/ Saeed Khan

Los australianos saben que se registran incendios durante el verano. Pero las llamas se adelantaron, alimentadas por una seguí­a y por el año más caluroso y seco del que se tenga registro en el paí­s.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad