Swisscontact ejecuta plan para reinsertar a migrantes retornados

Se calcula que desde 2007, en promedio anual, retornan 36,000 personas desde Estados Unidos, pero también se estima que el 80 % de estas están en una edad apta para trabajar y cuentan con la experiencia para hacerlo.

Personas beneficiadas con el programa Nuevas Oportunidades en la evaluación para certificación en construcción. Foto EDH / Cortesía

Por Alejandro Pacas

Nov 14, 2018- 11:49

La organización internacional Swisscontact ha puesto un marcha una campaña de sensibilización en los tres países del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) en el marco del Proyecto Nuevas Oportunidades.

La campaña se denomina “Yo no discrimino a las personas migrantes retornadas”, la cual tiene como objetivo principal reinsertar productivamente a quienes deporten desde Estados Unidos, ya que según los datos que maneja Swisscontact, el 80 % de los retornados tiene edad para trabajar y ha adquirido experiencia en el extranjero.

Según el director País de Swisscontact, Saúl Díaz, otro de los propósitos de la campaña es informar y eliminar el estigma que la mayoría de personas tienen acerca de los deportados.

“Una vez que regresan, para ellos (los retornados) es bien difícil encontrar un empleo porque no tienen un comprobante de su experiencia laboral. Otro de los obstáculos es la discriminación y estigma que sufren, ya que a la mayoría de personas se les relaciona con pandillas o con algunas acciones criminales”, mencionó Díaz.

El director País de Swisscontact, Saúl Díaz. Foto EDH / Ricardo Flores

De acuerdo con los datos que maneja la organización, cerca del 95 % de las personas que vuelven al país no tienen vinculación con pandillas o criminales, siendo su único delito, haber radicado de manera irregular en otra nación.

La campaña y el programa Nuevas Oportunidades finalizará en diciembre de 2020 y se dividirá en tres
momentos.

El primero buscará compartir historias de retornados e información hacia la población en general; la segunda fase se dirigirá a la empresa privada, para que se anime a conocer las competencias de estas personas y las contrate para que puedan salir adelante.

“En la segunda etapa buscamos reinserción laboral: en los próximos dos años y medio atenderemos a 500 migrantes retornados y queremos que el 75 % de ese número tengan una fuente de generación de ingresos”, indicó el gerente País.

Por último, se pretende llegar a las instituciones públicas para que continúen con el apoyo a este sector.

Ricardo Reyes trabajó durante 12 años en Estados Unidos en el área de la construcción. Actualmente es uno de los migrantes retornados certificados por el proyecto. Foto EDH / Cortesía

Estadísticas

De acuerdo con la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), en los últimos 10 años el promedio anual de personas deportadas fue de 36 mil. Hasta julio de 2018, la entidad reporta 13,982 retornados, lo cual representa una reducción del 7 % si se compara con el mismo periodo de tiempo del 2017.

Sin embargo, Díaz reconoce que el fenómeno va en aumento en los tres países del Triángulo Norte en el último lustro.

Se estima que entre Guatemala, El Salvador y Honduras, al año solo pueden insertarse al mercado laboral el 10 % de las personas, sin contar la cantidad de personas deportadas, para quienes trabajar en su país de origen puede ser mucho más difícil.

Beneficiado del proyecto en una evaluación para la certificación en cocina. Foto EDH / Cortesía

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad