Gilberto Martínez vende sus mangos y minutas en las aceras de Antiguo Cuscatlán ante la falta de clientes en las escuelas

Don Cheyo, como es conocido por sus clientes, usualmente vende sus mangos y minutas a los alumnos de la zona, pero se quedó sin clientes desde que las clases fueron suspendidas como prevención del COVID-19.

Por Jorge Reyes

Jun 29, 2020- 13:43

Vendedor-Antiguo
Don Gilberto Martínez, de 48 años, se vio obligado a salir a vender este fin de semana debido a la falta de recursos en su familia. Foto EDH/ Jorge Reyes

Vendedor mangos_02
El usualmente se dedica a vender mango y minutas a la salida de las escuelas de Antiguo Cuscatlán. Foto EDH/ Jorge Reyes

Vendedor mangos_07
Sin embargo, debido a la suspensión de clases debido a la pandemia del COVID-19, don Gilberto se quedó sin clientes. Foto EDH/ Jorge Reyes

Vendedor mangos_09
Durante toda la cuarentena no salió y sobrevivió con algunas ayudas, pero este fin de semana falta de recursos económicos en su familia se vio obligado a salir a vender en las aceras de Antiguo Cuscatlán. Foto EDH/ Jorge Reyes

Vendedor mangos_04
Decidió ofrecer mango con salga negra, alguashte, sal y limón. Foto EDH/ Jorge Reyes

Vendedor mangos_05
Al salir ha tenido que tomar algunas precauciones para protegerse del COVID-19, es por eso que ha cubierto su carretón con plástico. Foto EDH/ Jorge Reyes

Vendedor mangos_11
Don Gilberto también vende minutas de diferentes sabores. Para prepararlas utiliza una bolsa como guante improvisado. Foto EDH/ Jorge Reyes

Vendedor mangos_10
Don Gilberto explica que el COVID-19 le causa mucho temor, incluso le ha causado pesadillas en insomnio, es por eso que el trata de cuidarse y cuidar a los demás. Foto EDH/ Jorge Reyes

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad