“Tenemos años de vivir en esta situación de pobreza”: Pareja de ancianos vende marañones cada verano para comprar agua en Intipucá

Alta Gracia González, de 66 años, y Fernando Ramos, de 82 años, son una pareja de ancianos que no tienen acceso al agua potable en sus casas por lo que tienen que comprarla. Su situación se agudiza aún más con la llegada del verano y para sobrevivir venden marañones en la carretera El Litoral.

Por Insy Mendoza

Abr 05, 2021- 09:06

pareja-de-esposos-vende-maranones-para-comprar-agua07
La pareja vive en un ranchito de láminas y plásticos a orillas de la carretera El Litoral, en el sector conocido como El Nancito, en la jurisdicción de Intipucá, en el departamento de La Unión. Foto EDH/ Insy Mendoza

pareja-de-esposos-vende-maranones-para-comprar-agua03
En el rancho no cuentan con los servicios básicos como energía y agua. Foto EDH/ Insy Mendoza

pareja-de-esposos-vende-maranones-para-comprar-agua08
Intipucá es uno de los municipios en el departamento de La Unión, donde se da la mayor producción del fruto.Foto EDH/ Insy Mendoza

pareja-de-esposos-vende-maranones-para-comprar-agua02
Son muchas las familias de escasos recursos económicos que aprovechan la producción y salen a venderlos a orillas de la carretera El LitoralFoto EDH/ Insy Mendoza

pareja-de-esposos-vende-maranones-para-comprar-agua06
“Tengo muchos clientes que me quieren y pasan comprando hasta por 5 dólares, y todo ese dinerito que hacemos lo vamos guardando para comprar la agüita que gastamos en la casa”, dice Alta Gracia. Foto EDH/ Insy Mendoza

pareja-de-esposos-vende-maranones-para-comprar-agua05
Sus mejores meses para ganar dinero es cuando está la cosecha del marañón, todo el fruto lo recolectan de la parcela donde tienen su ranchito. Foto EDH/ Insy Mendoza

pareja-de-esposos-vende-maranones-para-comprar-agua04
En las primeras lluvias de este año el agua se les filtró mojándose la hamaca donde duerme Alta Gracia. Foto EDH/ Insy Mendoza

pareja-de-esposos-vende-maranones-para-comprar-agua01
Todos los días se instala a orillas de la carretera frente a su ranchito, saca una mesita donde pone los pequeños huacales con el marañón, y una silla donde permanece sentada esperando a sus clientes. Mientras que su esposo está en labores de agricultura. Foto EDH/ Insy Mendoza

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones