Rodolfo Díaz, el funerario que enterró la primera víctima de COVID-19 en El Salvador

A pesar del temor en un principio, este empleado con 20 años de experiencia, ejerce su labor con todas las medidas de protección y con la confianza de cuidar a su familia.

Por Menly Cortez

Jul 01, 2020- 11:56

vfdg
Rodolfo Antonio Díaz Franco es el empleado funerario que enterró a la primera víctima de COVID-19 en El Salvador. Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz05
Rodolfo retiró del hospital Amatepec a la primera persona fallecida a causa del coronavirus el pasado 31 de marzo. Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz06
Díaz Franco es técnico en tanatopraxia (técnica para demorar la descomposición final de un cuerpo por el período necesario) y desde hace 20 años labora en la funeraria Las Flores. Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz07
El hombre afirma que al saber que debía retirar la primer víctima trató rehusarse por temor a contagiarse. Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz11
“Yo y un compañero fuimos a traer al primer fallecido por COVID-19 al hospital Amatepec del Seguro Social. Fuimos los que abrimos el camino, nos reunimos en la funeraria y al principio no queríamos estábamos con miedo, teníamos duda pero al ver la situación que la teníamos encima y ya teníamos las capacitaciones fue que comenzamos”, cuenta. Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz13
Desde ese día a la fecha asegura que sus turnos se han incrementado en cuanto al tratamiento de cadáveres por COVID-19. Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz14
Agrega que debido a la pandemia pasaron de atender una muerte por coronavirus durante la semana a un promedio de 5 a 6 servicios por día. Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz16
“Ahora se han incrementado mucho esas muertes y en los casos normales se atienden dos o tres, pero los otros casos son solo de COVID-19 y esos son los que se han incrementado demasiado”, detalla. Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz18
El funerario asegura que la clave para que ningún trabajador de la empresa se haya contagiado hasta la fecha está en que extremaron los protocolos sanitarios y que les han brindado un buen Equipo de Protección Personal (EPP). Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz20
“Este equipo nos da confianza, da seguridad que nosotros nos podemos enfrentar a esta situación, entremos a las morgues, a los hospitales y nos sentimos confiados. Todo lo hacemos con el mayor cuidado de no contagiarnos y cuidarnos nosotros mismos, nuestros compañeros, nuestras familias y cuidar a las demás personas que nos rodean”, dice.Foto EDH/ Menly Cortez

mortero-Rodolfo-Díaz24
Díaz Franco indica que cuando salen a la misión preparan el automóvil y verifican que no falte el alcohol, hipoclorito y el amonio cuaternario. Agrega que cuando llegan al lugar asignado, realizan el trabajo y luego desinfectan toda la unidad. “Lo importante es tomar muy enserio los hábitos higiénicos y las medidas de bioseguridad. Tengo 20 años de trabajar en la funeraria y en mi mente mantengo un lema y siempre he dicho al enemigo no hay que tenerle miedo, pero si hay que respetarlo”, asegura. Foto EDH/ Menly Cortez

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad