Changallo, el lugar donde delincuentes y policías desmantelan vehículos decomisados

La hacienda Changallo , en Ilopango, es el lugar donde la PNC lleva los vehículos decomisados por estar relacionados con delitos. Sin embargo los dueños de los automotores denuncian que delincuentes y policías hurtan piezas de los carros y las autoridades no responden ante estos hechos.

Por Mauricio Cáceres

Abr 22, 2019- 13:30

Changallo6
Varias divisiones de la PNC utilizan Changallo como depósito de vehículos que decomisan por estar relacionados con delitos o accidentes viales. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo111
Según la Unidad de Acceso a la Información Pública de la PNC solo detalla que hay 1,636 automotores bajo la administración de la División de Tránsito. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo4
Aunque en teoría, Changallo es un lugar resguardado por la Policía, el ingreso al predio se vuelve fácil para los delincuentes que buscan robar piezas de los carros. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo10
Algunas personas utilizan los vehículos para guardar cosas de uso personal. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo9
En el predio permanecen diferentes tipos de automotores. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo8
En el predio de Changallo hay autos que tienen más de dos décadas de estar abandonados. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo5
Las personas a quienes les decomisan los vehículos denuncian que les son hurtadas piezas a sus automotores. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo7
La Policía admite que hay incluso agentes involucrados en ese ilícito pero también alega que no tienen los recursos para cuidar un predio tan grande. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo3
La zona en que se encuentra Changallo es dominado por pandillas. A estos últimos las autoridades responsabilizan de los robos de piezas. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo21
Las plantas han cubierto algunos carros que tienen varías décadas de estar en Changallo. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Changallo11
Hay antecedentes de casos en los que han estado implicados agentes policiales en el robo de piezas. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

Comentar