Las voces que claman en el Centro Histórico de San Salvador

Mensajes de amor paz y reconciliación, de perdón y esperanza, apocalípticos que piden a los transeúntes que se arrepientan de sus pecados y otros de luchas contra el mal. “Para arrancarle la cabeza al diablo, se necesita el poder de Dios”, se escucha en los altoparlantes de los pastores que predican en el centro histórico de San Salvador.

Por Francisco Campos

Feb 10, 2019- 06:16

Predicadores-del-centro-01
“No importa si solo me escuchan dos o tres personas. Para Dios es lo mismo que 10 mil” explica el predicador Will López Hernández quien ofrece su sermón dentro de una sala de belleza vacía sobre 1ra calle Oriente en el centro. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-02
“El evangelio tiene poder” explica este hermano en el parque San José. Su voz es un susurro tanto bajo que fue imposible entender cuál es su nombre. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-03
Estos evangelizadores muchas veces pasan desapercibidos del resto de personas, y aún así, nada los detiene para predicar. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-04
Roberto Rivas predica en una calle desolada en el centro. “La palabra es para el que la desee” declara. Él dice que habla por mandato divino. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-05
En desacuerdo por la interpretación de una cita bíblica, Julio Contreras (izq.) entra en discusión con un predicador frente en la plaza Gerardo Barrios. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-06
“La mano de Jehová no se ha acortado” explica en su sermón Charles Roger Montoya de La Misión Cristiana Elohim quien realiza su prédica desde la cama de un pick up en La Plaza Barrios de San Salvador. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-07
Arístides Hernández ruega a Dios por la paz en el país en el sótano del Mercado Central de San Salvador. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-08
Uno de los mayores logros de un predicador es que un oyente acepte la palabra de Dios. Antonio Gamento lo hace en la plaza Barrios, Florentino Menjivar en La Plaza Libertad, también un hombre que no era capaz de dar su nombre. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-09
Estos hombres se consideran como “La voz que clama en el desierto” dicen que preparan el camino para la segunda llegada de Cristo y piden a sus oyentes que cambien para estar cerca de Dios, Cada sermón termina cuando el predicador pide a sus oyentes que acepten a “Cristo como su único salvador”. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-011
El día del rapto es un mensaje apocalíptico que grita Manuel Carranza, un joven invitado de la iglesia evangélica “Jehová es mi guerrero”. Él pide arrepentimiento y aceptar a Cristo desde el monumento del Parque Libertad. Foto EDH/ Francisco Campos

Predicadores-del-centro-010
El Centro Histórico de San Salvador se ha convertido en punto de encuentro para quienes predican la Palabra de Dios. Foto EDH/ Francisco Campos

Comentar