Muere Tikiiri, la elefanta de 70 años que era explotada en un festival de Sri Lanka

En agosto pasado, varias imágenes que evidenciaban el deplorable estado de salud del animal se publicaron en redes sociales, provocando indignación a nivel mundial.

La elefanta pasó esclavizada toda su vida. Murió a pesar de los esfuerzos por mantenerla sana. Foto EDH / Save Elephant Foundation

Por Osmín Monge

Sep 24, 2019- 19:21

Tikiiri, la elefanta que se vio obligada a caminar decenas de kilómetros en un festival budista a pesar de su mala salud murió el martes 24 de septiembre.

Las imágenes del animal de Sri Lanka con aspecto frágil y cerca de la muerte, con sus huesos claramente visibles a través de su carne, conmocionaron al mundo cuando fueron publicadas en internet el mes pasado.

La condición del animal nunca mejoró, pese a los esfuerzos de salvarla y rescatarla de quienes la “esclavizaron” durante siete décadas.

En agosto de este año, la imagen que evidenciaba el deplorable estado de la paquiderma conmocionó al mundo. Foto EDH / Save Elephant Foundation

La Fundación Save Elephant, una organización benéfica con sede en Tailandia que luchó para salvar al elefante, habló de “dolor y alivio” a raíz de su fallecimiento.

“Aquí hay tanto dolor como alivio. El hecho de que no pudiéramos ayudarla antes de que sus ojos se cerrarán para siempre fomenta en nosotros un coraje renovado. Ahora tenemos la responsabilidad de encontrar refugios seguros para todos los gigantes cautivos nacidos bajo el yugo del hombre. Lo que le deseábamos a Tikiiri, incluso unos días de libertad con amor y cuidado, lo exigiremos a los demás”, expresó la fundación en su cuenta de Instagram.

La Fundación Save Elephant lamentó la muerte de Tikiiri. Se comprometió a seguir trabajando por el bienestar de esa especie animal. Foto EDH / Instagram

Una fuente anónima dijo a un medio británico que Tikiiri había pasado su vida como “esclava”.

Ella, junto con otros 60 elefantes, se vieron obligados a caminar varios kilómetros durante un desfile que es parte del festival anual budista Esala Perahera.

En ese evento tradicional de diez días se presentan a los animales decorados junto a un grupo de artistas, que incluye bailarines, malabaristas, socorristas y músicos.

La deplorable situación de la elefanta fue expuesta en agosto por Save Elephant, quien publicó varias imágenes de Tikiiri parada entre otros elefantes que no se veían nada bien.

La fundación que lucha por los derechos de los paquidermos reveló como en el desfile a la elefanta enferma la cubrían con un colorido ropaje, ocultando su cuerpo frágil y desnutrido.

“Tikiiri se une al desfile temprano todas las tardes hasta altas horas de la noche todos los días durante diez noches consecutivas, en medio del ruido, los fuegos artificiales y el humo”, dijo la fundación hace un mes.

“Camina muchos kilómetros todas las noches para que la gente se sienta bendecida durante la ceremonia”, expresó.

Durante el festival, la elefanta era vestida con ropa llamativa para ocultar su deplorable estado de salud. Foto EDH / Save Elephant Foundation

En aquella oportunidad, el fundador de esa entidad, Lek Chailert, afirmó que todos los elefantes estaban encadenados entre sí para que caminaran lentamente por las calles de Kandy, una ciudad en el centro de Sri Lanka.

Después de la indignación, el dolor y el repudio que provocaron las imágenes, Tikiiri fue devuelta a su dueño en el pueblo de Rambukkana, sin embargo, ella no recuperó su salud.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad