Las historias de tres perritos que conmovieron a los salvadoreños

Los tres iban por el nombre Oso. Sus historias impresionaron por ser muestra de fidelidad a sus dueños y fortaleza ante los maltratos de los mismos humanos.

elsalvador.com
elsalvador.com

Por elsalvador.com

Nov 10, 2017- 19:45

Oso, el perro policía

La valentía que Oso demostró al proteger a sus amigos policías hizo que su historia fuera reconocida por la mayoría de los salvadoreños.

La noche del 22 de abril de 2015, pandilleros llegaron a la delegación policial de Santa María Ostuma, en La Paz, con la intención de atacar a los policías que estaban ahí.

Oso, al verlos, comenzó a ladrarles y logró advertir a los agentes de las intenciones de los extraños, quienes arrojaron una granada hacia la delegación y huyeron. Gracias al aviso de Oso, los policías evitaron ser alcanzados por el estallido, pero el perrito sí sufrió graves lesiones por las esquirlas de la granada.

El perrito fue auxiliado de inmediato por los agentes. Aunque él no era un perro de la corporación policial, Oso se había ganado el cariño de los agentes de la delegación, incluso los acompañaba a patrullar o cuando no salían se quedaba con ellos resguardando la puerta de la sede.

Oso logró recuperarse por completo y fue adoptado por la Policía Nacional Civil (PNC), convirtiéndose en su mascota oficial. El perro héroe de la PNC acompaña a agentes que participan en charlas educativas e incluso participa en los desfiles donde figura la PNC.

En abril de 2015, Oso fue conocido tras proteger a policías.

La muerte no acabó con la fidelidad de Oso

La historia de Oso, el perro fiel, conmovió a muchos salvadoreños. De no haber sido por su mascota, el homicidio de un hombre, atacado mientras caminaba por una calle de la colonia América, en el barrio San Jacinto de San Salvador, habría pasado desapercibido, sumergido en la cotidianidad con la que se ve la violencia en El Salvador.

Esa mañana de septiembre de 2014, la víctima, Juan Hidalgo, era acompañado por su mascota, Oso.

El perrito no se apartó de su amo, ni aún cuando este fue asesinado, ni cuando los policías llegaron a procesar la escena de homicidio. La imagen de Oso, echado a un lado del cadáver de Hidalgo, se difundió por las redes sociales, conmoviendo a muchas personas, al demostrar cómo la violencia afecta a toda la sociedad salvadoreña, incluyendo a las fieles mascotas de las víctimas.

La historia de Oso, quien se mantuvo fiel hasta la muerte, conmovió a los salvadoreños.

Oso también fue víctima de la violencia

Las imágenes del perrito Oso, deambulando con una navaja incrustada en su cabeza, circularon rápido por las redes sociales e indignaron a muchos salvadoreños.

Los vecinos de la comunidad Las Carreras, de Jiquilisco, Usulután, se preguntaban quién había sido capaz de cometer esa crueldad contra Oso, quien era conocido por pasearse por la zona sin ocasionar problemas.

El perrito pasó con la cuchilla en la cabeza por dos días, hasta que uno de los vecinos no soportó seguir viéndolo así y, con la valentía de un par de copas en el cuerpo, decidió sujetar a Oso para quitarle la navaja.

El perro no se quejó, ni sangró, después de que el vecino lo soltara se fugó entre la maleza.

Oso volvió a aparecer el 4 de enero de 2016 en la casa de sus dueños.  Aunque aparentemente no sufrió daños permanentes, los vecinos de la comunidad y los dueños de Oso reiteraron la indignación por lo ocurrido.

Oso logró recuperarse del cruel ataque que recibió.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Familia, amigos y exempleados de Nayib Bukele están en el Gobierno
Noticias ¿Sueñas con vivir en otro país? 5 países de inmigración fácil para salvadoreños
Noticias Así será la mega ciudad que construye en El Salvador el líder de la iglesia la Luz del Mundo, detenido en EE.UU. por delitos sexuales