La Luna y su pestilente olor que incomodó a quienes caminaron en ella

De regreso en las naves, después de haber estado en la superficie lunar y tras quitarse los cascos, los astronautas percibieron el desagradable olor que emanaba el polvo que llevaban en sus botas y en los trajes.

Los astronautas sintieron el desagradable olor al regresar a las naves. Foto EDH / EFE

Por Osmín Monge

Jul 18, 2019- 18:46

Si a usted, en un momento romántico su pareja le dice que le regalará la Luna, no lo considere como un halago; ya que dicho obsequio no emanaría el aroma más agradable del universo. Y es que los pocos astronautas que tuvieron la oportunidad de pisar el satélite natural de nuestro planeta aseguraron que la superficie lunar era suave, pero también maloliente.

Muchas personas se preguntarán ¿cómo pudieron esos viajeros del espacio oler el polvo lunar si llevaban casco?

La respuesta es sencilla y alejada de la ciencia ficción: ellos tuvieron la oportunidad de comprobar el olor después de hacer sus respectivas caminatas en la superficie lunar.

Los que caminaron en la superficie lunar aseguraron que el satélite tiene un olor desagradable. Foto EDH / Instagram

Fue al regresar a la nave y al quitarse los cascos cuando los astronautas quedaron impregnados del hedor de aquella sustancia que, según se lee en las “Crónicas del Apolo de la NASA”, era “increíblemente pegajosa”, hasta el punto de adherirse a las botas, los guantes y cualquier superficie expuesta a ella.

El regolito, nombre científico del polvo lunar, parecía flotar sobre la superficie del satélite, adhiriéndose a cualquier objeto.

Según el documento, por más que los tripulantes trataban de cepillar una y otra vez sus trajes, al ingresar a la cabina tras el paseo, siempre quedaba algo o mucho de aquel extraño polvo con “olor a pólvora”.

Al quitarse los guantes y los cascos, los 12 astronautas de las seis misiones Apolo (de 1969 a 1972) pudieron sentirlo, probarlo e incluso olerlo.

El piloto del Apolo 11, Buzz Aldrin, dijo que aquel polvo que ensuciaba su traje tenía una olor “como a carbón quemado o similar a las cenizas de una chimenea, sobre todo si derramas un poco de agua sobre ellas”.

Aún no se sabe a ciencia cierta qué es lo que origina el mal olor en la Luna. Foto EDH / EFE

Ocho meses después, tras la misión del Apolo 17, Gene Cernan confirmó las percepciones de Duke. “Huele como si alguien hubiera disparado una carabina (un arma de fuego similar al fusil) aquí dentro”, dijo Cernan.

Gary Lofgren, del Laboratorio de Muestras Lunares, en el Centro Espacial Johnson de la NASA, dijo que las moléculas que componen la pólvora “no fueron encontradas en el suelo lunar”.

Existen muchas teorías sobre el olor pestilente de la Luna, sin embargo lo más curioso es que el polvo lunar ya no huele al llegar a la Tierra. Se cuentan con varias muestras de polvo y roca lunares recogidas por los astronautas, las cuales no desprenden ningún olor.

La NASA dice que, una vez en la Tierra, esa sustancia perdió fuerza y fue “contaminada” por aire y agua, eliminándose de cierta manera los efectos de “cualquier reacción química olorosa” durante el viaje de regreso a nuestro mundo.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Julia Haydeé Mora, la Miss El Salvador de 1985 que nunca envejeció
Noticias Cinco hermosos lugares que te pagan por vivir y trabajar en ellos
Noticias Las caricaturas del prófugo Mauricio Funes, nacionalizado para evitar extradición y ser juzgado por corrupción

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad