FOTOS: Conoce 5 rincones misteriosos de El Salvador

El Salvador posee decenas de mitos y leyendas que son un conocimiento que se transmite de generación en generación.

Por Menly Cortez

Oct 31, 2020- 06:00

La tradición oral de los pueblos salvadoreños incluye relatos llenos de enigmas y  personajes mitológicos  que han trascendido generaciones.

Carreteras, ríos, montañas y lagos son algunos de los espacios que son ideales para darle vida a los mitos que tienen como protagonistas personajes siniestros, como mujeres vestidas de blanco que aparecen pidiendo ayuda o buscando a sus hijos,  espectros de niños que anuncian la llegada de desgracias, brujos, sirenas y carretas chillonas.

Todos ellos tienen la característica de aparecer a altas horas de la noche y en lugares solitarios a determinado tipo de personas.

La antropóloga Marielba Herrera, asegura que estas historias tienen como trasfondo regular las conductas humanas o incluso transformar en un relato coyunturas dolorosas para determinada comunidad para que no sean olvidadas; siendo así, una forma alternativa de asimilar la dolorosa muerte de un ser querido.

FOTOS: Infobae, diario digital argentino, destaca las 5 mejores playas de El Salvador

Y es que al mismo tiempo el ser humano continúa sorprendiéndose ante las cosas que no puede explicar o entender, lo que ayuda a que estas historias y seres mitológicos perduren con el paso del tiempo.

Por lo que Herrera concluye que son situaciones que solo se entiende a través de los sentidos, no de la razón, pues no hay forma de comprobar que estos eventos paranormales ocurrieron o que estos seres mitológicos existen o existieron.

El Salvador tiene en cada rincón un mito que contar y aquí presentamos algunas historias que aún se cuentan y que toman fuerza en estas fechas, vísperas dedicadas a todos los santos difuntos.

Foto EDH/ Menly Cortez

“La Barranca” Santo Domingo de Guzmán

Este punto de la carretera entre San Antonio del Monte y Santo Domingo de Guzmán, en Sonsonate, engloba cientos de historias que hasta la fecha siguen acumulándose.

Cuentan los lugareños que este punto siempre ha sido peligroso por la longitud enredada de la curva y eso ha provocado por años accidentes de tránsito de todo tipo.

“Los abuelos cuentan que las almas de esas personas que murieron todavía siguen concentradas en este punto” comenta Matilde Ramírez, encargada de la Casa de la Cultura del municipio.

Estas almas se vuelven trampas para los viajeros que a altas horas de la noche recorren este tramo y que se accidentan muy seguidos.

Ramírez comenta que la víctima más reciente de las almas que viven en la Barranca fue un primo que al pasar por el lugar a altas horas de la noche sintió una presencia que se subió tras de el a la moto, lo que le provocó escalofríos, “mi primo se orilló a observar si había algo en el lugar, pero no vio nada, aceleró la moto a tal punto que sintió que iba volando” contó.

VIDEO: Este atractivo natural de El Salvador fue retomado por la National Geographic en Español

Según otros relatos de los lugareños incluye la aparición de una mujer bella usando minifalda que pide “raid” y que al subirse se transforma en calavera otros afirman haber visto pasar seres gigantes que no son de este mundo y también cuentan de un hombre que hace parada a los conductores pero que al acercarse desaparece.

Muchos le atribuyen estas apariciones a la falta de fe, pues los abuelos recomiendan que al emprender un viaje hay que encomendarse a Dios para evitar cualquier desgracia, pero también evitar salir a altas horas de la noche.

Aunque no se descarta que existan almas en pena que no les ha llegado la hora de partir de este mundo, por lo que buscan las maneras de comunicarse con este plano del mundo para pedir ayuda y completar los pendientes que dejaron.

Foto EDH/Menly Cortez

 La sirena  de la laguna de Alegría, Usulután

Esta joya natural que actualmente puede constatarse que ha regresado a su máximo esplendor ha llamado por años la atención de los salvadoreños, para constatar la existencia de una sirena en sus cristalinas aguas.

Según relatos orales de los lugareños la laguna se formó en el cráter del volcán Tecapa luego de una violenta erupción que ocurrió en la época precolombina, cuando los ancestros de los pueblos originarios vivían en el lugar.

Cuenta la leyenda que la sirena que habita la laguna es Xiri, una joven convertida en este personaje mitológico que un brujo  despechado por su desprecio transformó como venganza, para que viviera en el lugar para siempre.

Desde entonces se cree que Xiri se alimenta de la vida de hombres jóvenes que llegan para disfrutar de las frescas aguas de la laguna.

“Si, cuentan que los hombres se meten al agua ya no salen hasta días después que aparece muerto” comenta uno de los vigilantes de la laguna.

La Laguna se caracteriza por tener una fuerte concentración de azufre, por su origen volcánico, en algunas partes de la laguna puede observarse ciertas formaciones rocosas con fumarolas que dan evidencia de su formación volcánica, que puede ser una de las razones de causas de muerte de algunas personas.

Foto EDH/ Menly Cortez

“La Piedra viva” Nahuizalco

Los habitantes de Nahuizalco como José Omar Lipe cuentan la historia de la piedra viva, una roca que se ubica sobre la calle Techical que lleva a lo alto de los cerros de Nahuizalco y que conecta a los municipios de Juayua, Apaneca y Salcoatitán.

Esta Calle que está en vías de construcción, comentó Lipe que hace muchos años era una simple vereda por la que los habitantes de la zona bajaban a Nahuizalco para comercializar sus productos en el mercado.

“La piedra esta en lo alto, pero muchas personas comentan que al llegar abajo se la encontraban”, comentó el habitante, muchos la consideran una piedra protectora, que cuidaba el camino de las personas que pasaban en el lugar para que nada malo les pasara.

La zona de la calle Techical actualmente es una zona insegura donde no se recomienda caminar si no se es del lugar, pues tiene fuerte presencia de grupos pandilleriles.

Foto EDH/ Menly Cortez

“Los niños del peñón que anuncian las pandemias” Comasagua

Según relatos de los habitantes, en la primera pitad del silo XX, principalmente en los años 50 cuando había alto nivel de mortalidad infantil por sarampión, el pueblo de Comasagua sufrió de la el mal de esta enfermedad surgieron mitos para recordar este momento.

√ VEA TAMBIÉN: Terry, el guía de cuatro patas que lleva a excursionistas hasta el peñón de Comasagua

La pandemia del sarampión, según relatos, fue de cierta manera anunciada por los espíritus de una niña y un niño que recorrieron las principales calles del pueblo hasta la zona del peñón a altas horas de la noche tomados de la mano.

Estos espíritus representaban a la viruela y el sarampión que deambularon a la media noche y que al día siguiente resultó que los niños de las comunidades de los alrededores del peñón amanecieron con fiebre y erupciones en la piel.

Según el relato esto anunció el inicio de esta enfermedad en el pueblo y produjo que los niños tuvieran prohibido salir de sus casas durante un año.

Otros de los relatos que se cuenta sobre el peñón, es que si cuando subes las gradas y no cuentas exactamente 72 escalones, tienes sobre ti una maldición.

Así mismo, la leyenda de un gallo negro que cantaba sin razón a la media noche desde la punta del peñón provocó temor en los habitantes quienes decidieron colocar en la cúspide una cruz bendita y realizar misas cada cierto tiempo, para evitar que el gallo regresara.

 

Foto EDH/ Menly Cortez

 

“La tumba del brujo Macario” en Izalco

En el corazón del cementerio de Izalco hay una tumba que cada año provoca que resurjan las historias de magia, comentarios y sustos, en especial cada primero de noviembre.

Es la tumba de Macario Canizales, un personaje que aparte de ilustraciones de un hombre con bigote y sombrero café de piel morena no hay más referencias de cómo era.

Sin embargo los izalqueños  como Rafael Gómez comenta que Macario incluso fue la mano derecha del ex presidente Martínez “era su guía espiritual” a tal punto que en ese tiempo para agradecerle toda la sabiduría que Macario le trasmitía, el presidente optó por poner símbolos para representarlo a el en billetes de 2 colones, “algunos los usan como amuleto de protección” agregó.

Otros habitantes de Izalco que visitaron el cementerio los últimos días de octubre, comentaron que un cúmulo de sucesos paranormales ocurre cuando se está cerca de la tumba de Macario y se le invoca, como cambios de temperatura y aparente formación de tormentas.

Las personas que llegan hasta la tumba de Macario dejan ofrendas, fuman puros y hacen rituales para agradecerle favores realizados o pedirle por dinero, amor o salud.

Estudios antropológicos han determinado que Macario era un personaje que caracteriza la dualidad del ser humano, es decir que no era ni bueno ni malo, pero si dependiendo de la invocación podía determinarse si se estaba tratando con Macario el ladino (malo) o el Macario indígena (bueno). Sin embargo estos estudios no han determinado en que momento de la historia existió este personaje.

Pero se afirma que es un mito propio de Izalco que muchas veces se cree que es proveniente de Mexico.

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 3 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones