Halsstatt: el pueblo austríaco que sufre el fenómeno de “Frozen”

Este pueblo cautiva por sus paisajes que parecen sacados de un cuento. Todos lo asemejan a Arandelle, la ficticia villa de la cinta animada. Ahora debe lidiar con el sobreturismo.

Halsstatt tiene solo 778 habitantes y recibe a más de 10,000 turistas al día. / Foto Por EDH-Shutterstock

Por Sara Castro

Ene 24, 2020- 05:10

El cine y la televisión han puesto bajo la lupa mundial diversos escenarios reales, como la fantástica “Comarca” del filme “El Señor de los Anillos”, que en realidad es una localidad de Nueva Zelanda o ¿por qué no hablar de las icónicas gradas de un barrio neoyorquino donde el Joker (Joaquin Phoenix) baila? Todos estos lugares han tenido un auge turístico.

Ese fenómeno es el que ha experimentado en los últimos seis años el pueblo austríaco de Hallstatt. Ubicado en el distrito montañoso de Salzkammergut, esta mágica villa es la que inspiró la creación de Arandelle, el reino de las hermanas Elsa y Anna, de la cinta animada “Frozen”.

Y al ver las estampas de este pueblo, es más que evidente el encanto, la quietud y lo glacial.

La historia de Hallstatt se remonta a 5,000 años a.C., cuando se gestaron los primeros asentamientos humanos gracias a los yacimientos de sal que existen en este lugar. Al pasar los años, esta localidad no se expandió mucho y su población ahora ronda los 770 habitantes.

Acá no hay hoteles modernos, ni restaurantes de lujo, parques de diversiones o bares con siniguales ambientes nocturnos; es el impresionante paraje lleno de picos alpinos, un imponente lago, las angostas calles y las preciosas casas tipo cabaña las características que dejan atónitos a los 10,000 visitantes que llegan a Hallstatt cada día.

Fotos EDH / Shutterstock

Pero esa belleza, que le valió la insignia de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, se ha convertido en un arma de doble filo, pues los turistas no dejan de llegar y Hallstatt no tiene la capacidad para recibirlos, según el propio alcalde, Alexander Scheutz.

Según el rotativo La Vanguardia, esta hermosa villa sufre una saturación de visitantes “seis veces más que la que sufre Venecia, paradigma del sobreturismo”.

“Somos de alguna forma víctimas de nuestro éxito, pero vivimos del turismo, no lo podemos negar”, declaró el edil al rotativo El País.
Hallstatt posee 59 km2 y en esa superficie impera la calma, entonces la pregunta indiscutible es ¿qué hacen los turistas si las actividades por ejecutar parecerían escasas?

Lo usual es que los paseos sean de un día. Los exploradores pueden conocer la salinera más antigua del mundo (7,000 años de explotación), contemplar el lago Hallstatt, visitar la plaza central, que posee una fuente al centro y las casas que la rodean tienen enredaderas que están llenas de flores durante primavera y verano; conocer las Cascadas Waldbachstrub o sentarse en un pequeño café con una vista impresionante.

La hermosa villa posee pintorescas casas con balcones y enredaderas de flores.

Durante el invierno, los visitantes pueden esquiar en las áreas de Dachstein West, en Gosau y en el Ski and Freeride Arena o conocer el poderoso glaciar Dachstein.

A pesar del sobreturismo, los viajeros que han llegado a Hallstatt, en definitiva, han constatado su fascinante atmósfera, que no ha sido sacada de la inventiva de Disney, sino todo lo contrario.

La Torre de Rudolf fue construida entre 1282 y 1284 por el duque Albrecht I.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad