VIDEO: René Valdivieso nos enseña a maquillar con “baking”, la técnica que usa Kim Kardashian

Este mes cumplió 30 años de edad y comenzó a maquillar a los 15. Aprovechó su regalo de quinceañero para comprar productos de maquillaje. Sus primeras clientas fueron su mamá y sus hermanas, hoy tiene un salón que ofrece una diversidad de servicios. Y nos da una demostración.

René Valdivieso estilista profesional nos muestra como realiza un maquillaje a una de sus modelos.

Por Nancy Moncada

May 30, 2019- 20:29

La mitad de su vida la ha dedicado a embellecer a las mujeres. Comenzó con su madre y sus hermanas, y ahora son sus cientos de clientas las que llegan a su salón por variados servicios. El más popular, el microblading. René Valdivieso coordina un equipo de 20 personas y desde sus redes sociales muestra los cambios de look que realiza en su estudio. Además, a través de sus historias digitales, divierte y aconseja a sus más de 70 mil seguidores en Instagram.

Conoce su historia, sus motivaciones y mira el video que hicimos donde pone en práctica la técnica del “baking”, la que usa Kim Kardashian para looks impecables de larga duración.

El estilista René Valdivieso. Fotos EDH / Roberto Molina

¿Cómo y cuándo comenzaste?

Fue hace 15 años. Para mí este trabajo ha sido el sueño de mi vida. No lo considero un trabajo. Desde que tengo uso de razón me encantaba la belleza, me encanta el arte, me fascina contar con la gente. Creo que es una de las cosas más importantes que este trabajo conlleva: el trato con la gente.

Fue para mis 15 años, justamente. Mi regalo de cumpleaños fueron 200 dólares (reunidos) entre toda mi familia. Porque me iban a hacer una fiesta clavel, niña. Yo dije “No, tampoco”. Entonces les pedí el dinero. Recuerdo que fui a comprar maquillaje. En ese entonces acababa de salir MAC. Y bueno, así empecé con mis pininos. Maquillaba a todo mundo; a mi mamá, a mis hermanas. Mis hermanas ya ni pestañas tenían porque las maquillaba a cada rato. Así fue como comenzó el sueño de René Valdivieso. Siempre he creído que los sueños son para cumplirlos y que el que no sueña no tiene una vida próspera más adelante.

¿Cuál es tu fuerte?

Bueno, realmente a mí me gusta mucho hacer servicios con los que se nota la diferencia en el momento. Por ejemplo, el microblading, que es un tatuaje pelo a pelo en cejas. Me fascina hacer este tipo de servicios porque puedo levantar la autoestima de la gente con un servicio que se da en el momento. Ese es uno de los servicios más populares en el salón y es el más fuerte, de hecho.

Otro de los fuertes es el maquillaje. Todo el mundo entra de una manera y se va de otra. De hecho, todo el mundo me conoció en el rubro del maquillaje por eso; por los “antes” y los “después” que yo subía hace mucho tiempo atrás (en redes sociales).

¿Qué es lo que más disfrutas de tu profesión?

Son muchas cosas. Pero creo que lo que más disfruto es conocer a mucha gente. A medida que hablo con ellas, voy descubriendo las necesidades que tienen y me dan la oportunidad de venderme como profesional.

 

¿Con qué marcas has trabajado?

¡Uy! He trabajado con muchas marcas. He tenido la gran bendición de Dios que he podido trabajar para grupo L’Ebel, Belcorp. Con ellos trabajé en toda Latinoamérica. Pude trabajar con Christian Dior, con Yves Saint Laurent; actualmente con Clinique. En Estados Unidos trabajo con Benefit.

Trabajaba en Mango. No como maquillista sino como escaparatista y “merchant design”. Era el que decoraba las tiendas con toda la mercadería. Ellos fueron para mí unos pioneros muy grandes y los que hicieron de mí el profesional que soy ahora.

 

¿A quién te gustaría hacerle un cambio de look?

Bueno, realmente me encanta hacer ese cambio de look a toda la gente que necesita sentirse diferente, ser una persona diferente. Yo siempre creo que el ser humano es lo que quiere ser. No hay límites.

En lo personal soy una persona muy soñadora y creo que el cambio de look, más allá de algo físico, es algo más interno que debe tenerse para llevar una mejor vida y ser feliz.

 

¿Qué proyecto tienes pendiente?

Por el momento tuvimos que remodelar el salón. Esta casa fue uno de los proyectos más grandes que teníamos porque tiene 65 años de vida. Ya no daba más. Entonces tuvimos que cambiar mucha infraestructura con mucho sacrificio, mucho ahorro. El otro año, si Dios lo permite, vamos a hacer alianzas con otras personas para montar el segundo René Valdivieso. El punto es llegar a más personas a un bajo costo, para que todo el mundo pueda ser “René Valdivieso”.

 

¿Qué pasa cuando haces un maquillaje especial?

¡Guau! Eso es algo lindo. Recuerdo cuando comencé mi salón. Les cuento esta anécdota para que puedan tener el sentir que yo tengo. Me acuerdo que una niña tenía su “prom”. Su mamá llegó dos semanas antes a decirme: “René, yo sueño con que usted maquille a mi hija porque ella tiene muy baja autoestima”. Ella usaba brackets, era bien delgadita, el pelo bien finito. Recuerdo que le dije: “No se preocupe”. Yo soy bien “easy-going” con toda la gente.

La niña llegó ese día, el de su graduación. Ya le habían removido los brackets, un retenedor que usaba; llevaba lentes de contacto, se había planchado el pelo para ayudarnos a peinarla más rápido. Todas sus compañeras estaban ahí. Yo dije: “Bueno, es momento de que esta niña brille”. Ese maquillaje fue muy especial para mí, porque la niña me dijo: “Yo he soñado con este día; quiero ser por lo menos un día bonita”. Me rompió el alma.

Son las cosas más gratificantes para mí. Mi premio en la vida no es algo económico. Todo eso viene por añadidura.

 

EN CORTO

Una canción:

“Drive”, de The Cars.

Una película:

“El Titanic”, niña. ¡Que cursi! (Ríe).

Un libro:

“Verónika decide morir”, de Paulo Coelho.

Una musa: Naomi Campbell.

En Netflix: ¡Uy! “La casa de las flores”.

Tres palabras que definen a René Valdivieso: Rica, divina e inalcanzable.

Su diferencial: Soñador y tenaz.

 

La modelo Geraldine Chicas fue maquillada por René Valdivieso con la técnica del “baking”, aplicación de capas de productos y polvos para un resultado de alta duración. Foto: Roberto Molina

Consejos de experto

Tres productos básicos de maquillaje que debe tener una mujer:

Máscara de pestañas, buen corrector de ojeras y un buen labial (indeleble, a prueba de agua).

El peor pecado a la hora de maquillarse:

Mmm. Maquillarse las cejas negras. Es el peor pecado del mundo.

Tres tips para el maquillaje perfecto:

Tener muy buenas herramientas de maquillaje (brochas, esponjas). Tener un buen producto de acuerdo a nuestro presupuesto. Tener una buena limpieza facial.

 

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Familia, amigos y exempleados de Nayib Bukele están en el Gobierno
Noticias ¿Sueñas con vivir en otro país? 5 países de inmigración fácil para salvadoreños
Noticias Así será la mega ciudad que construye en El Salvador el líder de la iglesia la Luz del Mundo, detenido en EE.UU. por delitos sexuales