¿Qué valoramos más en tiempos de cuarentena?

Ahora que estamos físicamente aislados, pero socialmente conectados, revista Mujeres llevó a cabo un experimento social para conocer qué piensan sus lectores en redes sociales sobre la vida en cuarentena. En las siguientes líneas encontrarás algunas reflexiones a esta pregunta.

Izquierda a derecha, arriba: Ale Costa, Mario Rodríguez, Karla Ruiz, Eduardo Franco. Abajo: Ana Paola Sifuentes, Geraldine García, Ricky Mina, Daysi Navarro.

Por Walu Hernández

Abr 04, 2020- 05:05

Las últimas semanas han sido difíciles para muchas personas en el mundo. Los acontecimientos que iniciaron al otro lado del planeta nos han enseñado que la Tierra no es tan grande como creíamos y que independiente de nuestras creencias, idolologías y estratos sociales, todos estamos unidos. El bienestar de uno, depende de las acciones de todos.

Este aislamiento en nuestros hogares nos ha dado tiempo para meditar y reflexionar sobre nuestras vidas y sobre las cosas que más valor tienen para cada uno. El teletrabajo y las labores del hogar no han impedido que dediquemos algunos minutos del día a reflexionar sobre “las pequeñas cosas” de la vida.

Aprovechando este momento de introspección, nos acercamos a nuestros amigos en redes sociales y realizamos cuatro preguntas relacionadas a su ritmo de vida antes y durante los primeros días de la cuarentena: ¿Qué es lo que más extrañas? ¿Qué es lo que no extrañas? ¿Qué cosa no vas a extrañar de la cuarentena? y ¿Qué cosa vas a extrañar del tiempo en aislamiento?

En estos días inciertos hemos inventado nuevas rutinas y compartimos a distancia con los que están lejos. Definitivamente vendrán días mejores, pero no olvidemos las lecciones que hoy hemos aprendido. Ya conocemos las preguntas y solo nosotros tenemos las respuestas. El teólogo Leonardo Boff sugiere que este tiempo debe ser como un retiro espiritual, un tiempo para revisar nuestras vidas.

¿Qué es lo que más extrañas?

Nuestros amigos respondieron que la ruptura con la cotidianidad, la pérdida del contacto humano y la energía que nos da el trabajo en sus espacios habituales. Esas son las cosas qué más extrañan del mundo exterior. Hay cosas que no parecen tan importantes, pero si las vemos con detenimiento, descubrimos que tienen mucho valor, como los paseos por la playa, la compañía de los amigos o el poder dar un abrazo a otras personas de nuestra familia que viven lejos. Incluso durante este tiempo con restricciones en la movilidad, hemos redescubierto el valor de cosas tan simples como salir a correr por las mañanas.

¿Qué es lo que no extrañas?

No es sorpresa que la mayoría de respuestas a esta pregunta giren en torno a las situaciones de tráfico y el ajetreo diario. Estas son causantes de estrés y es natural que sintamos rechazo hacia ellas, ya que contaminan nuestro estado de ánimo. Esa sensación de no poder parar y no encontrar ese botón de pausa para poder gozar la vida es algo que nos aqueja y, por ende, algo que no extrañamos de la vida previa al encierro. Debemos aprovechar este tiempo para aprender a hacerle frente a estas situaciones estresantes con las estrategias de resistencia más adecuadas. Porque eventualmente regresaremos al mundo habitual, aunque fortalecidos.

¿Qué cosa no vas a extrañar de la cuarentena?

Será imposible olvidar la totalidad de la experiencia. Todos comparten un punto en común a la hora de responder: “No vamos a extrañar el encierro”, “el enclaustro” y todos los sinónimos que podamos usar para nombrar la falta de libertad. Somos conscientes de que estamos recluidos en una responsabilidad compartida, pero extrañamos a nuestra gente. Por otro lado, la sensación de incertidumbre, el miedo de sentirnos vulnerables, la restricción de movimiento, el estrés de las noticias y la rigurosidad de los protocolos de limpieza, pueden quedarse en el pasado cuando todo esto acabe.

¿Qué cosa vas a extrañar del tiempo en aislamiento?

Difícilmente volveremos a tener una oportunidad como esta para convivir con nuestras familias al nivel que este encierro nos lo ha permitido y las respuestas de nuestros amigos lo confirman. Ya no digamos el tiempo para poder dormir lo suficiente y dedicarnos a la meditación. Hagamos que lo positivo se quede en nuestra memoria para siempre y enfoquémonos en esto mientras seguimos resguardados en casa.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad