Nerissa y Katherine, las primas ocultas de la reina Isabel que murieron encerradas en un hospital psiquiátrico

Las mujeres fueron internadas en 1941 y sus familiares del palacio de Buckingham nunca las visitaron

La reina Isabel II. Foto/ AFP

Por Agencias

Nov 14, 2019- 15:59

La historia de las hermanas Nerissa y Katherine, las primas ocultas de la reina Isabel II, ha resurgido tras 32 años de que la prensa británica la sacó a la luz.

Fue en 1987 cuando los medios denunciaron que las hijas de John Herbert Bowes-Lyon, hermano de la Reina Madre, Neé Elizabeth, y tío de la actual monarca Isabel II, realmente fueron encerradas en una institución para personas con discapacidad mental, y no estaban muertas como se señalaba en el libro Burke’s Peerage —la biblia de genealogía sobre las dinastías reales de Gran Bretaña e Irlanda, indicó un artículo de Infobae.

John se casó con Fenella Hepburn-Stuart-Forbes-Trefusis, con quien tuvo cinco hijas. La mayor llamada Patricia falleció antes de cumplir un año, le siguió Anne, Nerissa, Diana y Katherine.

Sin embargo, Narissa y Katherine no corrieron la misma suerte que sus hermanas Anne y Diana, quienes crecieron como realezas, sino que fueron marginadas por la familia por su padecimiento mental.

Katherine era solo meses menor que su prima Isabel II, sin embargo, no convivieron juntas.

Nerissa no asistió a la boda de su tía Neé Elizabeth Bowes-Lyon (futura reina y luego Reina Madre), con el príncipe Alberto (futuro rey Jorge VI), en 1923. Foto: The Grosby Group

Las mujeres fueron internadas en un hospital psiquiátrico en 1941, cuando Nerissa tenía 22 años y Katherine, 15, y ninguno de sus familiares del palacio de Buckingham se preocupó por visitarlas, de acuerdo con el documental “The Queen’s Hidden Cousins” (Las primas ocultas de la Reina) que el Channel 4 de Reino Unido estrenó en 2011. A excepción del padre de ellas, quien falleció en 1930.

“Katherine y su hermana Nerissa fueron despachadas un día oscuro de 1941 a un asilo para personas con dificultades de aprendizaje, un establecimiento lúgubre que había abierto en 1853 como el Asilo Nacional para Idiotas”, escribió en su libro Norman Baker, un ex ministro del gabinete y actual miembro del Consejo Privado de la familia real, quien documentó la historia de los Windsor.

“Nunca se brindó una explicación de por qué ni por orden de quién se decidió depositar a las dos hermanas, por entonces de 22 y 15 años, en ese lugar y en ese momento. Lo que sí está claro es que, en lo concerniente a la familia real, las hermanas debían ser tachadas de la historia, como no-personas. Burke’s Peerage informó sobre la muerte de Nerissa en 1940, antes de que ella siquiera llegara al establecimiento en Surrey, y la de Katherine, en 1961”, cuando las fechas verdaderas fueron muchas décadas más tarde, afirmó.

En un ambiente desolado y alejado de los miembros de la realeza, la mayor de las hermanas murió realmente en 1986 a los 66 años y la menor en 2014, revelan medios británicos.

Al ser cuestionada sobre sus sobrinas, la Reina Madre dijo al Daily Express en 1996 que ella se enteró que sus familiares estaban encerradas en Royal Earslwood, cuando los Amigos del Hospital le escribieron”, según retomó Infobae.

La Isabel II y la Reina Madre Isabel en una imagen del 21 de junio de 1963. Foto/ AFP

El documental de 2011 indicó que la Reina Madre era patrocinadora de Mencap, una organización de beneficencia que se dedica a ayudar a las personas con dificultades de aprendizaje. No obstante, nunca visitó a sus sobrinas Narissa y Katherine que padecían de esa enfermedad.

Pero la versión fue rechazada por miembros de la realeza, entre ellos Lady Elizabeth Anson, otra prima de Isabel II, quien dijo que el documental había “herido” a la monarca. Lo describió como “una invasión a la privacidad”, y acusó a los autores de “capitalizar la conexión real e ignorar los hechos, porque la familia siempre cuidó a las hermanas”.

La princesa Ana de Dinamarca, sobrina de Narissa y Katherine, relató a la prensa que su madre solía visitar a sus hermanas y enviarles regalos. Ellas no la reconocían; también tenían dificultades para hablar y entender los lazos familiares. La única persona a la que sí reconocían era a su madre, Fenella, quien fue a verlas regularmente hasta su muerte, en 1966, agregó.

El documental incluyó recuerdos del personal del hospital que las cuidó, como Onelle Braithwaite. “Si la Reina o la Reina Madre salían en televisión, ellas hacían una reverencia, muy majestuosa, muy abajo. Evidentemente tenían alguna clase de recuerdos. Era muy triste. ¡La vida que podrían haber tenido!”, contó.

Nerissa fue despedida en un funeral para indigentes, según denunció The Sun, lo que confirmó el documental del canal británico.

Nerissa Bowes-Lyon falleció en 1986 a los 66 años. Fue sepultada en el cementerio de Redhill. Foto: The Grosby Group

También el libro de Baker agrega: “Su tumba en el cementerio municipal de Redhill solo se podía identificar por tiras de plástico (con su apellido) y un número de serie”. El escándalo de 1987 hizo que una persona anónima donara una lápida para Nerissa.

Te recomendamos

Movistar Salen a la luz reveladoras imágenes de la hija de Lucero y Mijares, así se ve a sus 14 años
Movistar ¿Recuerdas a “Lady frijoles”? Tras ser deportada, ahora es presentadora de TV y emprendedora en Honduras
Movistar Fuertes revelaciones: Así es la vida de Melania Trump en la Casa Blanca

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad