¿Sabes cómo logró Chanel salir de la pobreza?

Detrás de la famosa casa de alta costura, que desde sus inicios vistió a grandes personalidades, está la historia de una joven huérfana, valiente y visionaria. Ella construyó un poderoso imperio al desafiar los cánones de vestuario de su época.

elsalvador.com
elsalvador.com

Por Mireya Amaya

Ago 18, 2018- 16:45

Gabrielle Bonheur Chanel nació el 19 de agosto de 1883, en Saumur (Francia) rodeada de pobreza. Fue la segunda de cinco hijos procreados por Jeanne Devolle y Albert Chanel, un vendedor ambulante, mujeriego e irresponsable que obligaba a su esposa a trabajar al máximo a pesar de que era asmática.

A los 33 años murió Jeanne, el 16 febrero de 1895. Coco y sus hermanas Julia y Antoinette fueron internadas en un orfanato, sus hermanos Alphonse y Lucien fueron entregados a una familia de campesinos crueles. Desde entonces nunca vieron a su padre.

Legado de Coco Chanel sigue vivo después de 130 años

En el orfanato aprendió a coser, bordar y planchar. Con los años comenzó a trabajar como costurera y aprendió a hacer sombreros. Luego de que la invitaron a un café concierto, quiso dedicarse al canto, así consiguió un contrato en café La Rotonde, con un repertorio de apenas dos canciones, entre ellas ¿Quién ha visto a Coco en el Trocadero? Razón por la cual, según elle.fr, la llamaron Coco y decidió mantener el apodo.

En ese ambiente conoció al playboy Etienne Balsan, quien la introdujo al mundo del lujo, la buena mesa y las fiestas. Con él aprendió a comportarse como una dama y a expresarse ante la gente.

Foto AFP/ Alain JOCARD

Pero desde entonces, Gabrielle no temía ser original, y como el vestuario recargado de la Belle Epoque no era lo suyo, se decantaba por faldas largas rectas con blusones hasta la cadera y se cubría la cabeza con un simple sombrero de ala ancha. Además adaptaba para su uso los trajes de hombre, llevaba cuello y corbata masculinos, y se recogía la cabellera con un sombrero de paja.

Nace la empresaria
En un viaje, Etienne le presentó a Arthur “Boy” Capel, quien sería el gran amor de Coco Chanel. Boy la convenció de hacer sombreros, y en 1910 le prestó el dinero para abrir su primera tienda en la 21 rue Cambon. Luego, indica elle.fr, abrieron tiendas en Deauville y Biarritz, ciudades de exilio para la alta sociedad durante la guerra.
En Biarritz, Coco instaló su primera casa de moda donde dibujó sus primeras creaciones. La escasez de tela debido a la guerra la llevó usar el jersey, un material reservado para la ropa interior, y logró el éxito. Al final de la guerra, su empresa empleaba a unos 300 trabajadores.

En 1919, Boy murió en un accidente, dejando a Coco hundida en un profundo dolor. El biógrafo Edmond Charles-Roux, cuenta en su libro “Chanel”, que dentro de su gran pena, Coco hizo decorar de negro toda su habitación, incluyendo paredes, muebles, ropa… Pero no pudo ocuparla ni una sola noche.

Foto/ AFP

“Tan pronto entró y se acostó tocó la campana gritando a sus sirvientes:-¡Por Dios, sáquenme de está tumba! A la mañana siguiente les dijo: -Quiero mi cuarto rosado, pero todo completamente rosado, por favor”.

En 1921, Coco adquirió dos nuevos edificios, rue Cambon, junto a la sede de la casa. Ese mismo año lanzó su perfume N ° 5, y en 1926 diseñó el pequeño vestido negro, color reservado para el luto e inspirado en el uniforme que usaba cuando era joven. El modelo se convirtió en un clásico de la casa de moda, y de la moda en general.

Mujer de éxito
Coco estuvo cerca de artistas parisinos, diseñó el vestuario para la obra Le train bleu, pieza de los Ballets Rusos presentada por Cocteau y Diaghilev, fue amiga de Marcel Proust, Toulouse-Lautrec y Auguste Renoir.

En 1931 Metro-Goldwyn-Mayery le pagó un millón de dólares para vestir a sus estrellas, entre estas Greta Garbo, Gloria Swanson y Marlene Dietrich.

Ante el anuncio de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, Chanel decidió cerrar su casa. Despidió a sus obreras para centrarse en los perfumes y se mudó a Suiza. En 1954, a los 71 años, regresó a París para reanudar sus actividades, instalándose definitivamente en sus apartamentos del Hotel Ritz, ahora la Suite Coco Chanel.

Allí creó nuevos modelos que se convirtieron en clásicos, como el traje sastre de tweed y las balerinas de dos tonos. Durante los años 60 y la revolución hippie, Coco fue discreta, vivió confinada entre sus apartamentos y su casa de moda, trabajando duro.

Murió en 1971, muy afectada por la artrosis y adicta a la morfina. Su funeral se ofició en la iglesia de la Madeleine con su ataúd cubierto por muchas flores, entre ellas sus preferidas, las camelias.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones