“Dios se ha lucido conmigo”. La modelo salvadoreña Rosy Alberto recuerda el confinamiento en solitario que le marcó la vida

La famosa influencer y locutora se convirtió en la primera persona de El Salvador en cumplir una cuarentena obligatoria de 30 días. A casi cuatro meses de vivir esa experiencia ella habla de sus nuevos proyectos.

Rosy Alberto, la modelo, influencer y youtuber salvadoreña a hora aprovecha las redes sociales para dar consejería. El encierro al que fue sometida hace varios meses fue para ella una lección de vida. Foto cortesía Rosy Alberto

Por Osmín Monge

Jul 08, 2020- 15:09

Tras desfilar en la London Fashion Week, la modelo salvadoreña Rosy Alberto nunca imaginó la situación agobiante que le tocaría vivir a su regreso a El Salvador.  A su arribo a su tierra natal, a finales de febrero, la exreina de belleza fue puesta en cuarentena obligatoria en una base militar cercana al Aeropuerto Internacional, en Comalapa. Ahí pasó 30 días, sola, aislada y viviendo un auténtico drama, el cual estuvo marcado por la usencia de los besos y abrazos de sus hijos.

A través de su cuenta de Instagram, la influencer expuso las situaciones que cada día vivía en su encierro. Sus seguidores fueron testigos de sus momentos tristes, de sus instantes de alegrías y de su fe.

A casi cuatro meses de haber salido de aquel aislamiento, Rosy revela algunos detalles de esa experiencia, de su paso por el evento de moda en la capital inglesa y de sus futuros proyectos.

La modelo salvadoreña en su visita a Londres. Foto cortesía Rosy Alberto

Cuándo llegaste de Europa a El Salvador ¿sabías que el gobierno había impuesto la cuarentena? ¿Tenías idea de lo que te esperaba?

Cuando salí de Londres no sabía absolutamente nada. Salí unas horas antes de que el presidente (Bukele) dijera que todos los que venían de Italia iban a pasar en cuarentena. Yo no sabía. Fue bien difícil, porque traía una conexión y todas mis maletas estaban en el avión. Cuando entré a El Salvador, a eso de las siete de la mañana, me llevé la sorpresa. Ya medio me imaginaba, pero no tenía la certeza. Fue bien complicado y difícil el momento  que pasé. Venía otra persona otra persona, de Milán; yo venía de Londres, pero había pasado unos días en Roma. A esa persona la dejaron que se fuera para su casa. Mi disgusto  fue por eso. Creo que los dos teníamos que estar en cuarentena, por amor a nuestras familias teníamos que hacerlo. Cumplí el reglamento, el protocolo…¡todo! Y esa persona pasó su cuarentena en casa. Realmente no se sabe si la gente hace su cuarentena y si no sale a visitar a sus familiares. Es ahí donde se dan los contagios.

¿Cuál fue el momento más triste o duro durante tu confinamiento?

Fue cuando me fueron a recoger al aeropuerto y me dijeron que no me podía irme a casa. Mis hijos estaban en el estacionamiento del aeropuerto esperándome. Les dijeron: “mirá, mamá no va a poder venir, tuvo un inconveniente, estará unos días fuera del país por trabajo”. Imagínense la emoción de mis hijos y luego enterarse de que no.

√ LEE TAMBIÉN: Varios famosos salvadoreños expresan en Instagram su repudio al racismo

Luego, cuando estaba encerrada, hablaba mucho con mis hijos por teléfono, todos los días. Cuando los oía me quebrantaba. Trataba la manera de no verlos mucho, porque ellos se quebrantaban como yo. Procuraba, más que todo, hablar por teléfono. Les decía que estaba trabajando. Es duro ver a niños pequeños llorando por su mamá. Porque yo a ellos les cuento historia antes de dormir. Lo más que los he dejado por trabajo han sido 15 días, pero mes y medio es un montón de tiempo. El momento más duro fue ese: cada vez que recibía una llamada de ellos y no poderlos ver.

Rosy Alberto se convertió en primera salvadoreña en cumplir 30 días de cuarentena en territorio nacional. Foto cortesía Rosy Alberto

¿Qué sentiste cuando te notificaron que se ya se podía ir casa?

Al principio no sabía si iban a ser 15 o 30 días de cuarentena. Cuando llegué al día 15 de confinamiento y no me dijeron nada, entonces dije, ‘bueno, son 30 días. Me toca pasar acá otros 15 días”. Desde ese momento comencé a contar los días de forma regresiva. Cuando ya faltaban tres días me comencé a desesperar y sentía que ya no podía más.

Cuando me pidieron la dirección de mi casa para llevarme a ella tuve sentimientos encontrados, porque no sabía con qué me iba a encontrar afuera.

Me fui del país cuando las calles estaban llenas de carros y regresar y no ver ningún carro en la calle fue bien difícil. Regrese a mi casa a otra cuarentena.

Este año ha sido un poco difícil.

Cuando ya estaba en casa tuve sentimientos encontrados. Al poder ver a mis hijos, descansar ya en mi cama, tener mis cosas, ver a mis perritos… sentí alegría, tristeza, llanto, de todo.

√ ADEMÁS: FOTOS: 10 famosas salvadoreñas que se atreven a mostrarse sin una gota de maquillaje en cuarentena

¿Cómo fue el reencuentro con tu familia?

Obviamente fue un reencuentro de mucho llanto. Vi a mis niños y me puse a llorar. Les dije a mis hijos que había estado fuera por trabajo. Mis niños estaban muy ilusionados. El más grandecito me pidió explicaciones: “¿dónde estabas?, Yo vi en tele que estabas en otra casa…” Yo le dije. “sí mi amor, pero era por cuestiones de trabajo”.

Ese momento fue muy bonito, pasé llorando como dos días. Cada vez que mis hijos me abrazaban me ponía a llorar y recordaba todo que había vivido. Pero fue un momento feliz.

Rosy el día que concluyó su cuarentena. Foto cortesía Rosy Alberto

Rosy, ¿cómo te marcó la vida esa experiencia? ¿Hubo una transformación espiritual o física?

Quiérase o no ese tipo de experiencia le marca a uno la vida. Aprendí a valorar cosas que, normalmente en el día a día, por mi trabajo, a veces no las valoraba. Gracias a Dios tuve la ventaja de estar un lugar completamente sola. Las ventanas eran transparentes, por lo que podía disfrutar algunas vistas. Trataba de ver los atardeceres todos los días, de disfrutar otros detalles, como el canto de los pájaros. En el silencio sí lograba hacer eso. Me conocí más, hablé mucho más con Dios y sentí cosas que nunca antes había experimentado.

Este tipo de experiencia le cambian la vida a uno para siempre, porque uno valora hasta las pequeñas cosas.

¿Esa experiencia te dejó algún trauma?

Al principio sí me dejó un trauma. Despertaba, me sentía asustada. Me sentía diferente y extraña al pensar los momentos que había pasado ahí sin tener contacto con absolutamente nada, solo por teléfono. Con el paso de los días he tratado de acostumbrarme. Me trastornó el sueño, de hecho, dormía en el día y pasaba despierta toda la madrugada, el horario de comida lo tenía loco.

En cuarentena trataba la manera de mantener ocupada mi mente y mi cuerpo; hacía ejercicio hasta de más, bailaba mucho, de hecho bajé de peso. Gracias a Dios ahora estoy bastante recuperada.

A pesar de esa difícil vivencia, predominan los momentos bonitos vividos en Europa, durante la London Fashion Week. ¿Qué tienes que decir al respecto?

El Fashion ha sido una de las experiencias más hermosas de mi vida. Conocer nuevas personas y experiencias y hacer lo que más me gusta ha sido mi sueño hecho realidad. Este año tenía muchos  proyectos, pero primero Dios has el próximo año se van a dar, cuando pase todo esto de la pandemia. Este año me tocaba visitar Francia, Dubai, Alemania y Los Ángeles, pero no se pudo.

Mi carrera en el mundo del modelaje apenas empieza. Me faltan muchas cosas por realizar. Estoy demasiado feliz, creo que Dios se ha lucido conmigo y estoy agradecida por todas las oportunidades que me ha dado. Eso sí, me ha costado trabajar mucho. Creo que cuando se trata de trabajar por nuestros sueños hay que luchar sin importar lo que se tenga que hacer. Estoy demasiado feliz con eso.

Muchos dicen “¿cómo es posible que una salvadoreña esté en un fashion week?” Pues sí, las oportunidades se dan. Toqué muchas puertas, algunas no se me abrían, otras sí, pero no de esa magnitud. Cuando se me presentó esa oportunidad no dudé en aprovecharla. Le doy gracias a Dios por esta oportunidad maravillosa que se me brindó.

Cuando estuve en cuarentena tenía que viajar el 26 de marzo a un fashion week en Los Ángeles, pero lastimosamente no se pudo. Pero se vienen otros proyectos en México. Me siento demasiado feliz porque son experiencias únicas.

La modelo desfiló en la Semana de la Moda de Londres. Foto cortesía Rosy Alberto

¿Qué has hecho durante la cuarentena domiciliar? ¿Reanudaste su trabajo en los medios?

He pasado el mayor tiempo ayudándoles a mis hijos con sus tareas, trabajando desde casa, haciendo ejercicio, comiendo saludable y haciendo cosas que antes no hacía.

Cuando venía de Londres ya tenía un contrato firmado con una radio, pero lastimosamente por esto de la pandemia no pude. Además, no me sentía sicológicamente bien, tenía descontrol de tiempo, de horarios, fue como bien complicado. Dentro de unas semanas comenzaré un proyecto que está muy bueno, ya pronto les voy a comenzar a contar.

√ NO DEJES DE LEER: Influencer salvadoreña triunfa como modelo en las pasarelas de la Semana de la Moda de Londres

Últimamente te dedicas a dar consejos a personas en TikTok ¿Cómo defines esta nueva experiencia?

Siento que es bueno sacarle provecho a las redes sociales. TikTok lo estoy utilizando para desempeñar un poco mi carrera. Para los que no saben, me acabo de graduar como Business Coach PNL (Programación Neurolingüística) International. Nosotros evaluamos las conductas humanas y ayudamos a cambiar muchos aspectos de las personas que realmente a ellas no les gustan. Ayudamos a alcanzar metas. De cada cien personas 80 han pasado por una situación amorosa muy difícil, entonces aplico técnicas. Me encanta ayudar a muchas mujeres, de hecho la mayoría de mis seguidores en TikTok son mujeres. Ellas me envía sus casos. Luego les digo que vayan a mi Instagram, rosyalbertotv, y ahí les contesto en audio, porque a veces por mensaje es muy difícil.  Luego empiezo a aplicar técnicas y ya ellas se sienten mucho mejor. Eso me encanta, porque a veces, cuando involucramos emociones, es muy difícil obtener los resultados que queremos, pero cuando ya los estamos viendo desde la parte de afuera es diferente. Esta es la función que le he dado a TikTok para ayudar a muchas personas, no solo a mujeres sino también a caballeros que también pasan por situaciones difíciles. Ayudo a personas que me dicen “Rosy, yo tengo una meta y me cuesta mucho alcanzarla ¿qué puedo hacer?”. En esos casos vemos las herramientas que esta persona tiene para ver de qué manera se puede alcanzar esa meta en un plazo ideal.

En días recientes, Rosy se graduó de Busisnes Coach PNL International. Foto cortesía Rosy Alberto

¿Qué planes tienes, en el ámbito personal y profesional?

En lo profesional, explotar muchísimo lo que me encanta: el modelaje, ya que me toca ir  a otros fashion week. También empaparme de conocimientos como coach, ayudar a muchas personas y regresar a la radio. Me encantaría volver a la televisión, pero eso aún está por verse.

En el ámbito personal tengo planes de pasar más tiempo con mis hijos, disfrutarlos más ayudarles en sus tareas… Me gustaría dedicarme más tiempo ya que por el trabajo ha sido difícil decir “me voy a tomar un fin de semana para descansar”. A veces no he podido.

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones