SELECTA: 100 años de una pasión INTERNACIONAL: Caos en Afganistán POLÍTICA: Reformas a la Constitución NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

Nory Flores se convierte en la voz de los artistas salvadoreños y abre su corazón al público que la mantiene arriba de los escenarios

La cantante, quien tiene toda la propiedad para hablar como cantante tras medio siglo de trayectoria artística, se refirió a la lamentable situación que vive toda la comunidad musical debido a la pandemia de coronavirus.

Por Elis Silva | Oct 04, 2020- 06:00

Nory es una estrella de la música salvadoreña. / Foto Por EDH / cortesía Nory Flores

El nombre Nory Flores envuelve gratos significados, no solo implica un legado musical que ha perdurado por más de 50 años, también representa al único ícono femenino de la música salvadoreña que hasta el día de hoy se mantiene en la mente del público.

Pero en la actualidad, al igual que docenas de artistas, está pasando por un momento crítico debido a las secuelas de la pandemia y los protocolos que se han establecido para contenerla.

En una entrevista con elsalvador.com, la intérprete de “Linda muchachita” abrió su corazón y dejó ver más allá de la impresionante intérprete que todos ven sobre los escenarios.

Lee también: ¿Recuerdas a Kerim Handal? El rostro que representó a El Salvador en el certamen de belleza Míster Internacional 2010

Cuando se le cuestionó sobre cómo veía la situación de los artistas salvadoreños, dejó ver el estado de las cosas actual.

“Esto está totalmente paralizado. Nosotros desde febrero solo teníamos cuatro fechas para diciembre y ahorita los clientes que han llamado ha sido para suspender o para traslado para el otro año. Es muy preocupante, demasiado, lamentablemente el trabajo de nosotros los artistas podrían decir que es de menor interés, aunque sí lo tiene porque la gente necesita distraerse”, expresó la cantante convirtiéndose en la voz de todos sus colegas.

Enfatizó en mantener el ánimo arriba y resistir en la medida de lo posible: “Tenemos que aguantar lo más que se pueda y pedirle a Dios por paciencia… como Hermanos Flores no hemos tenido la ayuda que dijeron, gracias a Dios no falta el pan en la mesa, pero está malísima la situación para todos los artistas”.

Aunque nunca lo imaginó, Nory se convirtió en un referente de la música salvadoreña. Foto EDH / cortesía Nory Flores

La vocalista expresó que penosamente en El Salvador no existe un apoyo verdadero, así que cada quién sobrevive como puede.

“Nosotros como Hermanos Flores nunca hemos sido de estar sindicalizados, mi papá nos enseñó a no meternos en nada. A mí el mero sindicato de artistas nacionales me nombró hace dos años su madrina y me da pena ver lamentablemente que son artistas que ya no están vigentes, por la situación en la que están, el apoyo ha sido escaso si no es que nada”, comentó Nory, quien dejó claro que en los últimos meses no ha salido de su casa y se ha mantenido entretenida con los quehaceres del hogar.

Admitió que al caer la tarde se siente un poco desanimada porque ya no hay muchas cosas qué hacer en casa, y es muy comprensible para una persona que lleva 52 años activa sobre los escenarios de diferentes partes del mundo.

Con suma sinceridad dijo que su fortaleza es Dios y su familia: “Muchas veces sí hay días que amanezco cabizbaja, que no sé qué hacer y gracias a Dios el quehacer en la casa me mantiene ocupada. En la tarde me voy poniendo ‘down’ porque ya no hay mayor cosa qué hacer (…) Mis hijos gracias a Dios son muy pegados a mí, muy respetuosos, muy pendientes de mí… tengo tres hijos y una nieta que son el motor de mi vida”.

La Orquesta Internacional de los Hermanos Flores están entre las agrupaciones más exitosas de todos los tiempos en el país. Foto EDH / Facebook oficial Hermanos Flores

Viendo algunas décadas hacia atrás, aceptó que nunca espero convertirse en quién es ahora, para muchos, el único ícono femenino de la música salvadoreña.

“Por eso no metí a mis hijos a estudiar música, porque nunca me imaginé que la orquesta llegara tan lejos y que yo fuera de alguna forma perseverante, pero me lo ha dado el cariño del público. Y voy a llegar hasta donde Dios me lo permita”, señaló.

Agregó que aunque tuvo la oportunidad de emigrar de El Salvador, siempre pensó en la familia primero, en sus padres, quienes fundaron La Orquesta Internacional de los Hermanos Flores.

No te pierdas: Arquímedes Reyes recibe reconocimiento en México por apoyar a salvadoreños varados durante la pandemia

Nunca se rindió “primeramente por mis padres, siempre fui pegada con ellos. Falleció mi papá hace 35 años y quedó el bastión principal que fue mi mamá (…) creía un poco imprudente irme y dejarla”.

Ella tiene muy claro que irse del país no siempre logra buenos resultados y ante todo estaba el proyecto que crearon sus progenitores: “pensé en en eso con respeto y cariño”.

Y declaró con gracia: “Además, yo no tengo otra carrera, aunque podría trabajar de varias cosas… pero yo a estas alturas no tengo fuerza para hacer esos trabajos que hacen en Estados Unidos, y para mí subirme a un escenario es lo más fácil de la vida”.

Todo apunta a que nació para los escenarios y para ellos Nory también es un imán, al igual que lo es para los salvadoreños en el mundo.

Ella asegura que ha recibido tantos reconocimientos que no caben en su “casa pequeña”, pero lo que más aprecia es el cariño del público. Foto EDH / cortesía Nory Flores

“Yo siempre ando una toallita porque siempre se suda en el escenario y me las piden todas llenas de maquillaje y sudadas, pero para la gente que nos tiene cariño es mucho eso”, manifestó.

Igual ha tenido algunas pasadas divertidas: “También hay jóvenes muchachos que me han enamorado y a mí me da risa, digo ‘y estos muchachos qué ondas’ (risas)”.

Un detalle interesante es que a diferencia de muchas otras mujeres que han sufrido algún tipo de acoso en el medio artístico, ella aseguró no haber pasado por ninguna situación incómoda.

“Pienso que lo que a mí me ha ayudado de alguna manera ha sido mi forma de conducirme, mi forma de vestir y mi forma de tratar a las personas”, sostuvo.

Ella es muy feliz sobre los escenarios. Foto EDH / cortesía Nory Flores

“Muchas veces una de mujer es la que da la pauta para que alguien le falte el respeto, pero yo nunca he tenido ningún problema por ser mujer ni dentro de la orquesta ni fuera de la orquesta”, afirmó.

A ella el público la considera el único ícono femenino en la industria musical salvadoreña, aceptando de una vez por todas que la cumbia, salsa y merengue son los géneros que nunca morirán.

“La música tiene su época, alguna música, el tango tuvo su época los vals también… pero la salsa, la cumbia y el merengue jamás se van a morir porque son los géneros bailables, populares, en cualquier parte alegran el ambiente, las fiestas, las discotecas”, detalló; aunque reveló que ha bailando reguetón y que le tiene el debido respeto al género.

Te puede interesar: The King Flyp lo logró, superó los dos millones de vistas del video “Mi tierra” y lo celebra haciendo un clavado en su natal Morazán

Nory Flores puede hablar con autoridad sobre todo lo que compone la industria musical. Dejó claro que sí quiere dejar una huella, la cual considera ya dejó plasmada.

“En el país la gente me conoce bien, que es lo más importante, y como siempre dicen ‘no somos moneditas de oro’, pero yo creo siempre que para la mayoría yo ‘sí soy monedita de oro’ y me siento muy satisfecha”, recalcó.

Concluyó: “He dejado una huella bastante kilométrica que nadie como elemento femenino creo que la ha dejado ni la va a dejar”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Artistas Salvadoreños Música Salvadoreña Nory Flores Orquesta Hermanos Flores Pandemia Trends Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad