¡Larga vida al rock salvadoreño! Edwin Marinero, un guerrero dentro de una batalla sin fin

El promotor de la música y la cultura salvadoreñas ha sobrepasado todo tipo de obstáculos para dar a conocer la música nacional. Aunque se han logrado avances, todavía falta mucho camino por recorrer.

El esfuerzo de Marinero es reconocido por muchos. / Foto Por EDH / cortesía

Por Elis Silva

Feb 27, 2021- 13:05

Todo verdadero amante del rock y metal salvadoreño conoce a Edwin Marinero, un personaje omnipresente en la escena quien por años ha dedicado gran tiempo de su vida a la promoción y divulgación de ambos géneros en todo el territorio nacional e incluso internacional.

Con el interés provocado por su esfuerzo y su trabajo en el rubro musical, elsalvador.com entrevistó a “Marinero” —como la mayoría lo conoce—, nacido en 1972 en Sesori, San Miguel, como él mismo dice, en “tierras lenkas”.

Lee también: Banda salvadoreña KAB’RAKAN fusiona en su música la potencia maya con el death metal

A inicios de los años 80, ya en San Salvador, comenzó a sentir el gusto por el rock gracias al legendario grupo Kiss; fue en este momento que dio inicio una travesía que hasta el día de hoy no tiene fin.

Uno de los primeros conciertos se realizó en las instalaciones de la Universidad de El Salvador. Foto EDH / cortesía

“Cuando era joven, la verdad que no entré de lleno con la música rock, entré porque me gustaba mucho el pop rock. Luego, una colección que tenía mi hermano, que era full fanático de Kiss (…) fue la puerta que abrió las puertas al rock, al heavy metal. Estamos hablando por 1983, a principios de los años 80, tenía como 10 o 12 años, ya vi los cara pintada y todo ese rollo”, detalló Edwin, a quien por años se le ha visto deambulando “pegando” afiches sobre postes y muros de docenas de conciertos.

Aunque admitió que inició con el pop rock, pronto se dejó seducir por el heavy metal y el metal extremo. Foto EDH / cortesía

Al encontrar un nuevo mundo, como todo joven curioso, comenzó a investigar sobre “toques” y música nacional, esto lo llevó casi directamente donde los Sibrián, familia a la que pertenecen íconos y fieles seguidores del rock.

“En una de esas me fui a meter a los intramuros de la Sagrada Familia y ahí escuché los primeros covers de Metallica. Ahí conocí a Noel Ambrosio Sánchez, como ya veníamos bien tarde bajamos el Paseo General Escalón hasta el centro de San Salvador, veníamos platicando de lo que sabía él, compartiendo y todo el rollo. Quedamos como cuates en esa época”, relató el también artista, quien ha pertenecido a bandas como Soul’s Dying Path, Arcane, Angelus y Vértigo.

Marinero también tiene experiencia tocando la batería. Foto EDH / cortesía

“Tenía un vecino donde yo vivía, en la colonia IVU, Alfredo, que Chente Sibrián le decía Mac Farlan y nosotros le decíamos Dio, porque se parecía a Ronnie James Dio. Me hice amigo de él e hizo una banda que se llamaba Soter, ese grupo había ‘teloneado’ con Broncco en el gimnasio de la Zacamil, yo no estuve en ese concierto por mala suerte”, relató.

Pronto los amigos se harían muy cercanos a los Sibrián: “Conocí a René, a Gemma, Gerardo, a Chente, a la niña Adelita, al Nazi, a todos ellos, iba a ver los ensayos, nos hicimos grandes amigos”.

Junto a Chente, Gerardo y Gemma Sibrián. Foto EDH / cortesía

Marinero reveló que inició como “marañón” -así se les conoce a los que bajan y suben los instrumentos de una agrupación- de Broncco y hasta se iba de gira junto a esta icónica banda.

Los primeros intentos por organizar conciertos comenzaron a finales de los años 80, en septiembre de 1989 planeaban hacer un toque cerca del lago de Güija, pero “no lo hicimos porque en octubre fue la ofensiva, estaba bien caliente para esa época”.

A inicios de la década de los 90 poco a poco se fueron reuniendo varios rockeros (fans y músicos), fue “creciendo la amistad de las bandas under, que eran contaditas con los dedos de las manos”.

No te pierdas: Álvaro Torres y Alfredo José, dos leyendas de la música salvadoreña que cantarán con Grupo La Calle

Ahí ya se veían indicios de lo que sería el Club Rockers, al que pertenece aún Marinero. Pronto llegaron los primeros encuentros musicales, uno de los primeros se realizó en El Ranchón de Metrosur; justo ahí quedaron claras algunas cosas para Marinero: salvadoreños de distintas partes del país sentían el mismo interés musical que él y asistían a los toques.

En diciembre del 92, con un concierto realizado en la Universidad de El Salvador, fue más que obvio que no sería tan fácil hacer crecer  la escena, ya que no todos estaban de acuerdo con el pensamiento de esta comunidad musical.

Razones como esta consolidarían de una vez Rockers, aquellos que se han mantenido luchando desde entonces por expandir el rock nacional y en ese momento también ya internacional (para 1993 ya habían visitado El Salvador agrupaciones como Cenotaph, de México, y Mantra, de Costa Rica).

Edwin Marinero, como miembro de Rockers Club, brindando detalles sobre el concierto de Luzbel en el 2005. Foto EDH / archivo

Cuando se le preguntó ¿qué ha significado Rockers para la escena nacional?, Marinero aseguró que prefiere que sea la audiencia metalera quien lo diga, pero en lo personal: “La verdad que no planificamos qué tanto tiempo iba a estar haciendo cosas por medio del nombre Rockers El Salvador, pero para mí significa un trabajo constante con pocos y mínimos recursos que hay alrededor de uno”.

“Pero el empeño, el empuje y creatividad que tienen las bandas locales, a raíz de que creen, están dentro de la escena y están haciendo cosas para estar activas, ese es el significado que le podría dar verdad”, señaló.

Te puede interesar: Diego Selva: “Hubiera sido lamentable que Los R.E.D.D. fuera una banda de moda”

El Metal Fest es uno de los eventos más importantes y grandes de los que ha estado a cargo Edwin. Todos conocen este evento musical, pero pocos saben todo lo que se tuvo que pasar para consolidar este concierto que ha reunido a grandes bandas.

“No es un invento propio, en todas partes del mundo se da un festival con el nombre de la región donde lo hacen. Desde que nació Rockers nadie le daba más de cinco años de existencia, mucho menos para un festival de metal con el número de bandas que habían en ese tiempo”, detalló.

Promocionando otro toque. Foto EDH / archivo

Entre sus declaraciones y la percepción general que se tiene, sin olvidar el golpe que dio la pandemia, el apoyo para la escena ha decaído. “Lo que yo recomiendo es que siempre nosotros mismos seamos los que debemos apoyar, pero eso queda a consciencia de cada quien, no podemos obligar a nadie tampoco”.

¿La mayor dificultad a la que te has enfrentado como promotor?: “El principal obstáculo fue la familia, en un principio, de ahí la sociedad, al meterte en esta onda de ser rockero todas las puertas se te empiezan a cerrar. No te dan trabajo en cualquier lugar, te obligan, te reprimen a hacer cosas en contra de tu voluntad para que estés dentro del círculo de ellos”.

Pero también hay otro muro que es necesario derribar para evolucionar: “Hoy nos encontramos con algo más interno, lo que genera anticuerpos alrededor de la escena, que es el chismorreo mordaz, que trata de verte derrotado. Si bien es cierto en ciertas ocasiones ha golpeado un poco fuerte seguimos en pie resistiendo y esperando lo que venga”.

En el 2010, junto al también recordado miembro de Rockers, “Guillermetal”. Ambos promovían el Metal Fest. Foto EDH / archivo

Su logro más grande en el ámbito musical es seguir en actividad pese a todo lo que ha enfrentado, sin importar las limitantes espera mantener “la iniciativa de querer hacer más cosas si la vida lo permite”.

Lee también: El artista salvadoreño Rafael Alfaro se ha transformado en un ovni que sobrevuela el universo del rock progresivo

¿Qué huella querés dejar?: “Dentro de la escena y el país es el reconocimiento y el valor que tiene la música rock en general, llámese rock suave, duro, extremo (…) que los grupos sigan constantes con su trabajo, que no se ahueven, que tengan el valor necesario para ir por sus sueños. Esto se convierte en más capricho que sueño, porque los sueños con ponerse a dormir se logran, pero los caprichos tenés que ir pasando obstáculo tras obstáculo hasta llegar a la conclusión y haber consolidado algo”, expresó.

Y añadió: “La huella que quiero dejar es que sigan adelante, que no se apague la llama del rock y metal en todo caso. Hay mucha gente que a pesar de la edad que tiene sigue trabajando aún, ya no como antes, pero seguimos al pie de la música y con ganas de ver esta escena más grande”.

El Metal Fest se ha convertido en un tradición para la escena. Foto EDH / archivo

Otro detalle que es de aplaudir es que los involucrados en impulsar a la música salvadoreña trabajan con lo poco que se tiene, con esfuerzo propio y los recursos limitados, “falta por hacer mucho, aunque verdaderamente hice más de lo que me hubiera propuesto”.

Ahora, rozando los 50 años, ve las cosas bajo la mirada de un experto, ya que la experiencia es la más valiosa y su anhelo es que se llegue a “tocar fondo”.

“Para que verdaderamente se reacomode todo en este país, porque todos los anhelos que uno puede tener siempre están interconectados con la disponibilidad del lugar, de la promoción en los medios de comunicación (…) tener las mismas posibilidades y difusión sin entrar en contradicciones ni broncas, tener las mismas posibilidades que otros géneros musicales, de espacio, de otro tipo de actividades, tener el mismo recurso de apoyo, ya sea gubernamental o privado, de actividades que no son más ni menos de lo que el rock hace en este país”, concluyó.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones