NEGOCIOS | Bitcoin DEPORTES | Torneo Clausura 2022SUCESOS | Régimen de excepción

Desapariciones son el centro de obra teatral inclusiva que une a El Salvador y Costa Rica

En medio de la pandemia, dos grupos de teatro centroamericanos borraron las fronteras ‘on line’ y construyeron virtualmente una puesta en escena que desentierra el olvido y cuestiona a la región

Por Rosemarié Mixco | Nov 01, 2021- 06:07

La obra, que intercala lenguaje teatral y cinematográfico, se estrena este 5 de noviembre en Costa Rica. Video: imagen de carácter ilustrativo y no comercial / https://www.instagram.com/p/CVT_HDNtpBG/

Joshua Natael Romero Chafoya, Karen y Eduardo Guerrero Toledo, Víctor Omar Franco Puro, Yeris Joe Paredes, Jimena Ramírez... Todos son jóvenes que desaparecieron en El Salvador entre septiembre y octubre de 2021.

Hace más de 40 años, aproximadamente 15,000 compatriotas engrosaron la lista de desaparecidos, en un conflicto armado que se cobró al menos 75,000 vidas.

Pero, ¿cuántas personas más han sido condenadas a ser parte de este grupo de ausentes? ¿Cuántas voces fueron silenciadas por alzar la voz y defender sus ideas?

Lee también: Gissel, Karla y Morelia, tres de las niñas y adolescentes salvadoreñas desaparecidas en octubre

Llámese guerra, política, delincuencia, migración, violencia intrafamiliar... no importa la causa, las víctimas son seres humanos que navegan entre los recuerdos y el olvido de una colectividad.

La urgente necesidad de recuperar esas memorias está al centro de la coproducción teatral “938 KM hacia el olvido”, una puesta en escena que ha unido a dos proyectos de arte inclusivo de El Salvador y Costa Rica.

Producción, póster oficial y escena de las grabaciones en San Salvador. Fotos: cortesía Melissa Córdova

La pasión por el teatro que impulsa a Entre Colores y Sombras en San Salvador y Esurios Teatro-Los hambrientos Producciones en San José les valió para obtener el Fondo de Ayudas para las Artes Escénicas Iberoamericanas (Iberescena) y construir una puesta en escena en la que cohabitan distintas expresiones artísticas.

El proyecto, único en su tipo, unió a un grupo de centroamericanos convencidos en la urgente necesidad de desenterrar el olvido y visibilizar el papel fundamental que la memoria histórica tiene en la construcción de una sociedad.

Te puede interesar: “Si fuera un futbolista hombre, entonces ya se hubiese paralizado el país”: expsicóloga de jugadora desaparecida

El bebé que comenzaron a gestar hace ya más de un año está por nacer. Este 5, 6 y 7 de noviembre, en CREA Museo de los niños de San José, Costa Rica, debuta el montaje creado desde la virtualidad, en medio de una pandemia. Luego de dos fines de semana de presentaciones en la capital tica, la obra será proyectada en línea.

Seis son los protagonistas de “938 KM hacia el olvido”. Cuatro a cargo de personajes de carne y hueso; dos, de seres oníricos. Por El Salvador Manuela Romero es El olvido:  un personaje onírico que representa el dolor de las y los olvidados. Gabriel Pinto es El militar: hombre atormentado por los recuerdos de las acciones por sus "principios". Y  Fernando Elías caracteriza a Lucas: un joven en estado de abandono en la búsqueda de su identidad.

Manuela, Fernando, Gustavo caracterizados. Fotos: cortesía Melissa Córdova

Por Costa Rica, Melissa Maita es Emma: una mujer condenada al olvido a causa del alzehimer. Cristian Salazar interpreta a El desaparecido: un hombre que lucha por no quedar en el olvido ante su desaparición. Y Valeria Flores es El recuerdo: se convierte en un alivio y a la vez tormento para los personajes que luchan entre sus miedos.

Según la sinopsis oficial, la historia se desarrolla en “La nada”, un lugar inmaterial donde se encuentran los seres que están entre el olvido y el recuerdo; en este espacio son confrontados a desenterrar sus historias, que los llevaran a su verdad.

Mira además: Iniciativa Volarte llena de colores el Parque Cuscatlán

Tal y como indica Melissa Córdova, de Entre Colores y Sombras, el guion original es producto de un trabajo colectivo, que fue evolucionando a lo largo de meses de trabajo virtual, y que retó a todos y cada uno de los integrantes de esta producción.

Su propuesta es una que intercala el lenguaje cinematográfico y el teatral, y que conectará literalmente a Costa Rica y El Salvador en el escenario.

Melissa, Cristian (arriba) y Valeria (abajo) en sus papeles. Fotos: cortesía Melissa Córdova

“Debido al tema de la distancia se grabaron a los personajes de El Salvador y van a interactuar en vivo con los personajes de Costa Rica, con este juego del lenguaje del cine y el lenguaje del teatro”, explica la productora y directora salvadoreña.

Pero, ¿por qué 938 kilómetros? “... porque es más o menos la distancia que hay entre capital y capital, San José y San Salvador, y fue virtualmente como empezó a surgir esta obra”.

Entérate: “Tintino”, la puesta en escena más inclusiva de El Salvador

La distancia solo fue uno de los retos que la puesta en escena les impuso. También les tocó identificar la mejor metodología de trabajo, dirigir a través de la pantalla, descubrirse mutuamente como artistas, conocer distintos tipos de formación, conocer contextos, que aunque cerca, son tan distintos.

Fue una experiencia enriquecedora, tanto profesional como personal, según lo expresado por Cristian Salazar Segura, uno de los actores costarricenses, en uno de los conversatorios sobre la obra que se han realizado vía Facebook Live, previo al debut en Costa Rica.

La actriz Manuela Romero durante las grabaciones en San Salvador. Foto: cortesía Melissa Córdova

El director teatral es el tico Esaú Cubero, quien compartió la dirección con su compatriota Brayan Bolaños, a cargo de la dirección audiovisual.

Para Camila Alas, “938 KM hacia el olvido” ha sido una escuela para todo el staff. A ella, personalmente, le tocó contribuir como productora, y como asistente de ambos directores. “Preparen los pañuelos... es una obra muy fuerte”, enfatizó Alas al referirse al producto final, en otro de los conversatorios digitales.

Lee además: VIDEO y FOTOS: Iniciativa de educación artística inclusiva urge de apoyo para continuar formando a jóvenes talentos

La puesta en escena es “la historia colectiva de Centroamérica, de nuestros pueblos, que intentan desenterrar el abandono y rescatar la memoria de los que ya no están”.

En Costa Rica, la entrada puede adquirirse a través del Móvil +506 8429-5656. Los viernes y sábados se presentará a las 7:00 de la noche, y los domingos, a las 6:00 de la tarde. Se podrá disfrutar el 5,6,7, 12,13 y 14 de noviembre.

Con esta puesta en escena, Entre Colores y Sombras celebra tres años de promover el arte inclusivo en El Salvador. Foto: imagen de carácter ilustrativo y no comercial / https://www.instagram.com/p/CUOXy-3sYo6/

KEYWORDS

Centroamérica Compañía De Teatro Cultura Desaparecidos Proyecto De Teatro Entre Colores Y Sombras Teatro Trends Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad