Este es el bar de Santa Tecla que donó su cocina para alimentar a las comunidades más necesitadas durante la cuarentena

La Ataraxia es un café y bar cultural de Santa Tecla, que frente al cierre por la cuarentena, ha donado su cocina al proyecto de la Olla comunitaria, una iniciativa que trata sobre preparar alimentos para las comunidades con bandera blanca y colectivos vulnerables durante la emergencia.

Foto EDH/ Lissette Lemus

Por Marvin Romero

May 23, 2020- 22:05

Sergio León y Nidia Aguilera dejaron su hogar – que ya no podían pagar- y se mudaron a una habitación del bar La Ataraxia, un espacio cultural que ellos mismos fundaron en el centro de Santa Tecla. El cierre obligatorio, a causa de la cuarentena por la pandemia de COVID-19, los obligó a tomar esa medida para poder solventar el pago del alquiler del lugar en donde se ubica el bar, además de saldar los sueldos de quienes ahí trabajan.

Aunque durante los primeros días del confinamiento, La Ataraxia consiguió seguir funcionando en modalidad a domicilio, pronto se volvió imposible seguir operando y, en pocos días, Sergio y Nidia tomaron la decisión de cerrar por completo.

Sin embargo, a pesar que en la cocina de La Ataraxia dejaron de prepararse bebidas, café y platillos, los fogones no se apagaron y, sobre ellos, ahora se cocinan cientos de platos diarios para llevar alimento a las comunidades con bandera blanca: aquellas que han resultado más afectadas durante el tiempo de la cuarentena en El Salvador.

La iniciativa de La Ataraxia es parte del movimiento La Olla Comunitaria, que en la región centroamericana inició en el bar Rayuela GT, de Guatemala, y poco a poco ha conseguido replicarse en otros bares y restaurantes de la región y hasta de América del Sur.

La semana pasada alcanzaron la meta de elaborar más de 300 platos por día. Foto EDH/ Lissette Lemus

Quienes forman parte del colectivo de la Olla Comunitaria prestan sus cocinas y espacios para la recolección de víveres y artículos de primera necesidad, preparan platos de comida y canastas básicas para luego repartirlos entre los residentes de las localidades directamente impactadas por las consecuencias del confinamiento.

Junto a un grupo de amigos y voluntarios, Sergio y Nidia organizaron a los colaboradores habituales de La Ataraxia y comenzaron a dar forma al proyecto que ahora alimenta a más de 300 personas al día. Durante las semanas que han funcionado con este formato, han preparado un total de 3,439 platos.

“Comenzamos con los fondos del bar y luego recibimos donaciones”, explicó Nidia. Las redes sociales de La Ataraxia han sido piezas clave en este esfuerzo, pues es ahí en donde se difunden las solicitudes de ayuda.

Nidia Aguilera comentó al ver el rostro y la gente de las personas beneficiadas les causa mucha felicidad como voluntarios. Foto EDH/ Lissette Lemus

A diario, las personas visitan la entrada del bar para dejar la materia prima con la que Eduardo Méndez, mejor conocido como Guayo y quien es el cocinero de La Ataraxia, prepara durante horas los platos que se distribuirán, no solo en Santa Tecla, sino del interior del país. “Es una gran satisfacción el estar ayudando a las demás personas”, expresó Guayo.

Los alimentos y la ayuda han sido repartidos entre diversas comunidades vulnerables durante la emergencia: dormitorios públicos, la comunidad El Espino (ubicada en el municipio de Santa Tecla), colonias y mesones con bandera blanca, comunidades del municipio de Santo Tomás, la colonia Las Colinas, la fundación Salvamás y los Agentes del Cam.

Sergio León explicó que La Olla Comunitaria ha dado una razón de ser a un bar que, de otra forma, estaría completamente cerrado. Confirmó que este espacio cultural corre un grave peligro de desaparecer pues, en poco tiempo, será imposible seguir cumpliendo con los pagos que requiere mantenerlo a flote.

Hizo un llamó a que se considere a estos lugares dentro de un plan de reinserción económica cuando la cuarentena se levante.

Sergio León y Eduardo Menéndez posan tras finalizar la jornada diaria. Foto EDH/ Lissette Lemus

FOTOS

El bar La Ataraxia lleva alivio a los más necesitados durante la cuarentena

Sergio León tuvo que cerrar su negocio en el paseo El Carmen de Santa Tecla debido a la cuarentena por el COVID-19 y eso lo impulsó a emprender un proyecto solidario que lleva alimentos a más de 300 personas necesitadas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad