“Jesús, el que fue crucificado, no está aquí… ha resucitado”

A diferencia de los memoriales de grandes hombres de la historia, la tumba de Jesús está vacía... Un recorrido poco antes de la pandemia nos llevó al lugar donde Cristo vivió, fue escarnecido y ejecutado y, como dicen los evangelios, resucitó al tercer día.

El Edículo, en el interior de la Basílica del Santo Sepulcro, es una capilla con una cámara mortuoria donde fue depositado el cuerpo de Cristo. / Foto Por AFP

Por Mario González

Mar 31, 2021- 17:39

La tumba con los restos de Buda está en China; la de Mahoma, en Medina, Arabia; la de los patriarcas hebreos, en Cisjordania, Palestina; la de San Pedro, el primer Papa, en el Vaticano; la de Cristo, en Jerusalén, pero, a diferencia de las demás, esta última está vacía…

Sin embargo, es el punto de encuentro de millones de cristianos y no cristianos que anualmente la visitan en Jerusalén, la ciudad más sagrada para las tres grandes religiones monoteístas: judaísmo, cristianismo e islamismo.

Lee también: Imperios e identidades: Las novelas de Hella Haasse, holandesa-indonesia

Con días calurosos como en San Miguel y frías noches como El Pital, un peregrinaje pre-pandemia me llevó a la estación de autobuses de la Ciudad Vieja, desde donde se puede observar una fortaleza gótica de colosales murallas que protegen la antigua urbe. Al entrar, aquello parece más bien el Mercado Central de San Salvador —como un hormiguero con cientos de marchantes que pululan en puestos de venta de pitas de carne de cordero, ropa, celulares y accesorios—. Parece cualquier cosa menos la urbe santa en la que vivió y murió Cristo, pero que también ha sido el escenario de sangrientas conflagraciones desde tiempos inmemoriales.

La Basílica del Santo Sepulcro se yergue imponente tras soportar siglos de guerras y violencia. Foto: EDH / Mario González

Conquistadores han llegado a destruirla a sangre y fuego, como Tito con sus disciplinadas y brutales legiones en el año 70 de nuestra era, a partir de lo cual los romanos hasta le cambiaron nombre: Aelia Capitolina, y pretendieron aplastar sus recuerdos, tradiciones y arquitectura.

Te puede interesar: Artistas sudamericanos presentan obra de teatro virtual sobre San Óscar Arnulfo Romero desde Washington, Estados Unidos

Habiendo superado esta etapa, 300 años después el emperador Constantino y su madre, Santa Elena, restauraron los santos lugares del cristianismo, entre ellos la Basílica de la Natividad y el Santo Sepulcro.

Pequeño altar de losa en la tumba de Cristo, el lugar más venerado y más oculto del cristianismo. Foto: EDH / Mario González

La empedrada ruta de ingreso a la Ciudad Vieja, por donde caminan hombres con largos mantos árabes y mujeres con sus tapados típicos, conecta con la Vía Dolorosa, en la que caminó Cristo con la cruz a cuestas, donde sendas capillas marcan las 14 estaciones hasta llegar a la Basílica del Santo Sepulcro, también llamada “de la Resurrección”. En ese lugar la tradición enseña que estuvo el Gólgota y “cerca” el sepulcro que cedió José de Arimatea para depositar el cuerpo exangüe del Mesías.

La Vía Dolorosa, pese a ser un lugar venerado para los cristianos, es un pasillo en medio de un mercado, como el Central en San Salvador. Foto: EDH / Mario González

Se trata de una monumental basílica fundada por Santa Elena donde, según la tradición, encontró la cruz de Cristo. En su interior está una pequeña cámara mortuoria, llamada Edículo, donde fue depositado el cuerpo de Jesús. Está alumbrada solo por la mortecina luz de velas frente a un pequeño altar ante el cual oran brevemente los peregrinos que van pasando por turnos.

No te pierdas: En el Día Internacional del Títere, Ocelot Teatro diversifica su show para enfrentar la crisis económica que golpea al gremio

Vida y muerte, brevedad y eternidad, paz y bien se mezclan indescriptiblemente en ese momento, un sentimiento suprahumano y una tranquilidad infinita. Como dijo el ángel a las mujeres en esa incierta mañana del tercer día: “Jesús, el crucificado, no está aquí”, pero más de 2000 años después podemos experimentar la esperanza en una vida mejor…

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones