Romeo Meo es el rey del cosplay

Romeo Hernández encontró en la pasión por recrear a personajes, un camino para rememorar la infancia, entregar diversión y ser, por una vez, el héroe de alguien.

Romeo tiene una predilección por el personaje de Spider-Man. / Foto Por EDH-Ricardo Flores.

Por Sara Castro

Nov 23, 2018- 20:07

Se abrió paso en el mundo del cosplay local como Romeo Meo. Desde el día que se subió a un escenario vestido como Light Yagami, personaje conocido como Kira en la serie de manga “Death Note”, nunca más quiso dejar de surcar el mundo de la representación de personajes de ficción.

Poco a poco Romeo Hernández, de 22 años, comenzó a asistir a más convenciones de cómics y su atracción por esta subcultura lo llevó a ser minucioso en la elaboración de disfraces y aplicó su experiencia en teatro a sus apariciones: no era cualquier Spider-Man, Romeo Meo debía aparecer haciendo piruetas o podía estar colgado de algún soporte.

Esos peculiares performances llamaron la atención del público, pero también de jurados, que siempre le otorgaban la máxima condecoración en los concursos de cosplayers. De esta manera, Hernández logró participar en convenciones grandes en Guatemala, Honduras, Costa Rica y pronto estará en Panamá.

“El cosplay me ha llevado lejos. He hecho muchos amigos de diferentes países, he conocido lugares, se me han abierto puertas”, reconoció el joven artista.

Oportunidades que le dejan una retribución apretada, pero suficiente para seguir confeccionando sus disfraces, comprando pelucas, lentes de contacto, maquillaje, tela, o cualquier elemento que pueda contribuir a la creación de un personaje de película, ánime o videojuego.

Fotos EDH / Ricardo Flores.

Y es que llevar a la vida a un superhéroe, a una caricatura de Disney o a una criatura de miedo, como el tenebroso payaso Pennywise, no es tarea sencilla. Romeo Meo es meticuloso: investiga las características más sobresalientes de los personajes, completa el atuendo con las piezas más parecidas posibles y el ritual de maquillaje lo perfila como el mejor símil de una figura extraída de una película o de una historieta.

“Uno de los trajes más caros que hice fue el de la criatura de ‘La forma del agua’ (Guillermo Del Toro). Pasé nueve horas maquillándome, para recrear los tonos turquesa y azules del monstruo, ponerme aletas y prótesis”, relató.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Romeo Meo (@meromeomeo) el

No importa el tiempo de producción, y mucho menos la visión de la sociedad sobre el mundo cosplay, Hernández encuentra en esta pasión una forma para olvidarse de Romeo y de entregar al público un instante de sonrisas.

“No importa lo que vos representés sino lo que significa para el espectador. Si alguien me da un abrazo me siento bien porque a esa persona le gustó lo que hice, valoró mi trabajo (…) tuve tantos elementos que la persona me reconoció como un personaje”, expresó Hernández.

En la caracterización de Chandelure, personaje de Pokémon.

Por el momento, los estudios universitarios de este cosplayer están en pausa. Su mirada y esfuerzos están enfocados en recrear fantasía, en salir de casa disfrazado de una criatura (a pesar de los insultos que recibe en el trayecto) para alegrar a un público ávido de entretenimiento.

Romeo Meo solo espera que así como los cosplayers tienen respeto por su audiencia, así la sociedad salvadoreña comience a cimentar una cultura de tolerancia para los artistas.

 

 

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad