FOTOS: La Zona Rosa se revitaliza y muestra nuevo rostro

Millonarias inversiones corporativas, comerciales y de apartamentos han florecido en los últimos años en esta zona de la colonia San Benito. Su impulso económico demanda un mayor orden y refuerzo de energía eléctrica.

En los últimos años se han construido millonarios y exclusivos proyectos que van desde los $10 hasta los $90 millones de dólares. Foto EDH/ Jessica Orellana

Por Karen Molina

Ene 28, 2020- 05:44

El distrito comercial y corporativo de la Zona Rosa, en la colonia San Benito, ha vuelto a resurgir de la mano de modernas edificaciones corporativas, de apartamentos y comerciales que le están impregnando un nuevo rostro a este ícono de la ciudad.

En los últimos años se han construido millonarios y exclusivos proyectos que van desde los $10 hasta los $90 millones de dólares y no terminan aquí. Las desarrolladoras inmobiliarias ya tienen planes de nuevos proyectos que se vienen para el futuro.

La nueva torre corporativa Insigne, cuya inversión supera los $30 millones de dólares es, por ejemplo, una de las más recientes edificaciones inaugurada hace apenas un año. Su imponente torre de 21 pisos se puede ver desde cualquier ángulo de la zona y dado que su diseño es de los más vanguardistas, otorga una vista moderna para todo el que frecuente la zona.

Bambu City Center tiene áreas al aire libre con una mezcla de restaurantes y bares, con la finalidad de que los clientes puedan disfrutar un “after office” o reuniones familiares. Foto EDH/ Lissette Monterrosa

A pocos metros de ella está el recién inaugurado Bambú City Center, un nuevo centro comercial que además incorpora un edificio corporativo de cuatro pisos.

Su vista exterior, con elementos naturales, da a sus calles un ambiente fresco y moderno, que no le puede envidiar nada a zonas comerciales tan famosas como las de Miami.

Y un poco más allá aún se erige Plaza Presidente, una torre de lujo que también combinará con un centro comercial frente al ya reconocido Hotel Sheraton Presidente.

Esta torre de 23 niveles también es visible desde cualquier punto de la Zona Rosa y promete estar abierta al público a finales de este año.

 

Vista panorámica desde una de las ventanas del moderno edificio Insigne. Foto EDH/ Ricardo Flores

¿Pero qué ha hecho que los inversionistas hayan decidido establecer sus proyectos en esta zona? Por años, la Zona Rosa se ha considerado uno de los lugares más exclusivos de San Salvador.

Desde su delimitación y nombramiento en 1946, esta parte de la ciudad fue considerada un área de residencias exclusivas y fue en la década de los ochenta que vio su boom comercial, convirtiéndose, además, en una zona de mucha vida nocturna y llamativa para los turistas.

Oscar Cornejo, presidente de la Asociación Corporación Zona Rosa y gerente general de Inversiones Bolívar- una de las principales desarrolladoras de proyectos inmobiliarios en el país- afirma que la Zona Rosa siempre ha mantenido su atractivo por su ubicación, infraestructura adecuada (espacios grandes), amplias calles y con muchas conexiones a otros centros importantes de la ciudad.

Pero cree que el boom de nuevos edificios en la zona se debe a que todas las iniciativas que se han desarrollado y potenciado en los últimos años a través de la Asociación que dirige y que está integrada por inversionistas, alcaldía de San Salvador y otras instituciones culturales y de turismo para devolver a la capital una zona ordenada, en la que se pueda caminar con libertad y recuperar los espacios públicos.

“Hemos empujado una serie de iniciativas para que la zona urbana no decaiga haciendo proyectos, buscando ordenamiento, al permitir desarrollos de forma ordenada. Para que estos distritos se mantengan atractivos, se necesitan gente que puede vivir, trabajar y desarrollar su comercio en la zona”, afirma el ejecutivo.

Y es justamente eso lo que están ofreciendo ahora todos los proyectos en un solo lugar: hoteles, centros comerciales, oficinas, edificios de apartamentos, bares, restaurantes, etc.

 

La ubicación es clave para hacer negocios. Calidad Inmobiliaria está desarrollando su segunda inversión en el país, Edificio INSIGNE, en el corazón de San Benito, la Zona Rosa. Foto EDH/Cortesía

Hace algunos años las inversiones de importantes centros comerciales, residenciales y apartamentos se trasladaron a la zona su poniente de la capital, pero ahora la Zona Rosa se ha convertido en imán de nuevos proyectos.

Tanto así que ahora Cornejo afirma que hay una Zona Rosa ampliada, que incluye todos los negocios y proyectos habitacionales del bulevar del Hipódromo, que antes estaba fuera del radio conocido exclusivamente como Zona Rosa.

Solo Inversiones Bolívar tiene proyectados seis edificios de vivienda, un hotel y ha comprado un centro comercial icónico de Zona Rosa para remodelarlo y dale nuevos bríos.

“Es una zona con mucho potencial todavía”, afirmó Cornejo. Eso sí. No omite mencionar que por varios años los permisos de construcción fueron un obstáculo para que muchos de los edificios que hoy están terminados no hayan sido construidos con la celeridad que seguramente pensaron.

Mercedes Sánchez, gerente de Mercadeo de Bambú City Center, afirma por su parte que el centro comercial edificado por Bambú Development Inc. da a la zona no solo un nuevo look sino también una amplia gama de actividades para todos. Desde un ambiente familiar hasta vida nocturna entre amigos.

El ambiente en el centro comercial se torna relajado. La música de ambiente permite a los visitantes sentirse en un lugar apacible en el que puede hacer sus compras con total tranquilidad. Foto EDH/ Lissette Monterrosa

Construcción ordenada
Pero a más proyectos, también se necesita de una construcción más ordenada que dé a todos un espacio sostenible y armónico.

Cornejo afirmó al respecto que en estos momentos se están haciendo modificaciones a los convenios que se han firmado con la alcaldía de San Salvador para obtener fondos con los que se pueda tener una mejor infraestructura tanto para inversionistas como para público en general.

En ese sentido se está analizando mejoras en el área de estacionamiento pues debido a que es una zona con mucha vida nocturna, muchos de estos establecimientos no cuentan con parqueos disponibles y los vehículos se estacionan a orilla de calle, afectando al peatón y a los demás negocios aledaños.

También se debe reforzar temas como seguridad y las zonas peatonales para los capitalinos.

Demanda de energía aumentó 10 % en tres años
Si hay más edificios, también se requiere de más energía eléctrica. Esto lo sabe muy bien CAESS/AES la compañía distribuidora de energía eléctrica que suministran el servicio en la Zona Rosa.

Según Luis Solís, gerente general y David Alvarenga, gerente comercial de CAESS, en los últimos tres años la demanda de energía en la Zona Rosa aumentó un 10 % y se espera que en cinco años esta haya crecido 25%.

“Es una de las zonas más demandantes de energía. Solo las superan las zonas industriales”, afirma Solís.
Por esa razón la compañía ha tenido que hacer significativas inversiones en su equipo de suministro y mantenimiento con el fin de garantizar a todas las nuevas construcciones tengan una energía sin interrupciones.

Los proyectos como Plaza Presidente ya están incluidos dentro de los planes de inversión que la empresa ha hecho a futuro.

Según Alvarenga, la distribuidora ha invertido $3 millones solo en la Zona Rosa para garantizar un buen servicio y tener contingencias y no descarta seguir invirtiendo más en el área dentro de sus planes quinquenales, con el fin de suplir la demanda de energía del área.

La inversión ha representado conductores semi aislados que llevan un forro que impide una afectación si hay un contacto con algún animal o ramas, así como un plan de poda preventiva y equipos de control que les permite saber anticipadamente fallas y así repararlas en el menor tiempo posible.

Alvarenga añadió que la compañía está incursionando en la utilización de tecnología de punta como el uso de drones para verificar daños a la red y medidas de prevención.

 

Desde los pisos más altos del edificio Insigne se puede apreciar gran parte de San Salvador.
Foto EDH/ Ricardo Flores

Por ahora los conductores siguen siendo aéreos, pero no descartan la posibilidad de que con mayor financiamiento puedan comenzar a trabajar con conductores subterráneos, tal como se hizo con el proyecto del Centro Histórico de la capital.

“Nuestra red es muy robusta y confiamos en que seguiremos suministrando energía de calidad a esa zona en crecimiento”, señaló Solís.

Te recomendamos
Consulta por teléfono sobre el subsidio de $300 ofrecido por el Gobierno ante emergencia
Marta, la vendedora que no recibió el bono de $300: “Grité por la angustia y decepción de no tener dinero”
Cómo identificar las diferencias entre el coronavirus, la gripe y las alergias
¿Cómo cortarte el cabello durante la cuarentena? Los mejores consejos para lograrlo
VIDEO: Alberto Laresca, el imitador salvadoreño de Selena Quintanilla

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad