VIDEO: Una madre busca en la finca El Guarumal a Jonathan, el niño “que nunca existió”

El desaparecido, un niño de 14 años, vivía sin el control de su madre, quien dice que trabaja en un comedor.

Ana y uno de sus hijos llegaron el martes anterior hasta el sector de El Guarumal, donde están haciendo excavaciones. Foto EDH/ Óscar Iraheta

Por El Diario de Hoy

Sep 18, 2019- 23:00

Desde agosto del año pasado, Ana (nombre ficticio) no ve a su hijo, Jonathan A. C. El día que desapareció vestía unas sandalias de plástico de color morado, una calzoneta negra y una camisa azul con rayas en el cuello.

Ana trabaja cocinando en un comedor informal y vive en una comunidad cercana a Villa Lourdes, donde también delinque la Pandilla 18 Revolucionaria, la misma que entierra a sus víctimas en la finca El Guarumal, según lo han revelado excavaciones realizadas entre 2013 y 2014 y las de la última semana.

Algunos vecinos dicen que pertenece a Lourdes y otros a El Limón, ambos cantones del municipio de Colón, en el departamento de La Libertad.

A pie, con un machete en la mano y acompañada por otro de sus hijos, la mujer llegó el martes anterior hasta la montañita donde las autoridades hacían excavaciones para desenterrar restos humanos.

Llegó atraída por las noticias del cementerio clandestino e impulsada por el deseo de saber si alguno de los cadáveres corresponde al de su niño… “Era solo un niño, para mí era un niño; no puedo creer cómo puede haber gente tan mala”, repetía entre sollozos. Ella da por sentado de que su hijo está muerto.

Ana dice estar consciente de que su hijo podría haber andado en malos pasos debido al descuido de ella. Un descuido que llegó a tal punto, dice, de que nunca registró el nacimiento del niño, es decir, que Jonathan nunca fue inscrito en un registro familiar de alguna alcaldía.

Cuando se le pregunta cómo se llama la persona que anda buscando responde: Jonathan A.C. de 14 años.
Es así como ella lo llamaba, aunque del niño no hay documento que ampare tal identidad.

“El amor de una madre por saber qué fue de su hijo, es más grande que el miedo” respondió cuando se le preguntó si no tenía miedo de caminar sola con su niño por las asoladas calles de tierra (casi veredas) que llevan desde Villa Lourdes hasta el lugar donde están haciendo las excavaciones, unos dos kilómetros.

Ana contó que una tarde que llegó de trabajar le dijeron que Jonathan no había llegado a la casa todo el día. Lo buscó en sedes policiales, en hospitales y en las morgues judiciales pero no halló ni un rastro del niño.

Puso la denuncia de la desaparición para que la policía lo buscara, pero no hubo avances en la investigación. Fue todo lo que ella, madre soltera, pudo hacer por su Jonathan.

Volver con la desesperanza
Ayer se volvió a su casa con la misma ansiedad que ha vivido por 13 meses, porque el único cadáver que las autoridades recuperaron era de un hombre adulto, con una posible identidad por los documentos que hallaron cerca del cuerpo.

En El Guarumal, la pandilla 18 ha enterrado a rivales, es decir a pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13), a posibles miembros de esa agrupación criminal a quienes juzgan como tales por el simple hecho de vivir en un lugar donde domina la pandilla contraria, y hasta a sus mismos compinches que han traicionado a la pandilla o porque rompieron las reglas que les imponen.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad